La Policía Nacional ha resuelto un intento de crimen de película en la pequeña isla de Mahón, en Balears. Una pareja de amantes y un sicario trataron de matar al marido de la mujer infiel sin conseguirlo. Entre sus planes, habían intentado contactar con sicarios en el extranjero o adquirir un arma de fuego y munición. Al no conseguirlo pensaron en envenenar al hombre con una lata de cerveza que contenía sustancias tóxicas.

El tercer arrestado es un residente en la isla que aceptó el encargo por unos 2.000 euros

Al parecer, ella había ideado el plan junto al amante, llegando a contratar a un tercero para llevar a cabo el crimen, abonándole un adelanto de unos 2.000 euros. Aunque parezca un guion de un serie, la realidad supera a la ficción.

El mes de agosto del pasado, una mujer avisó al 091 avisando que estaba siendo acosada por un hombre en las inmediaciones de su trabajo, siendo detenido este individuo y trasladado a dependencias policiales. En la investigación posterior, los agentes averiguaron que ambos mantenían una relación sentimental y que el individuo trataba de convencer a la mujer para que ésta revelara a su marido la existencia de esta relación, bajo la amenaza de difundir unos videos comprometedores para ella.

Una lata de cerveza manipulada

Los agentes continuaron con las gestiones para esclarecer los hechos y constataron la existencia de una lata de cerveza sin abrir que, según manifestó la mujer, había sido manipulada por su amante y que contenía en su interior sustancias para envenenar a su marido. La lata habría sido colocada en una nevera situada en su puesto de trabajo con el objeto de deshacerse de él y poder iniciar una nueva vida.

Los análisis practicados por especialistas de la Policía Nacional confirmaron la manipulación del recipiente cerrado, que contenía una mezcla diluida de fármacos que, si bien no se confirmó que pudiera ser letal, si al menos hizo sospechar a los investigadores que podría ser un método apto para dormir o menguar la consciencia de la víctima, quedando indefensa ante presuntas intenciones delictivas.

A partir de ese momento la investigación dio un giro inesperado y lo que en un principio parecía un caso de acoso a una mujer por parte de un extraño, apuntó indicios de poder tratarse de un plan homicida ideado en el marco de una relación extramarital.

Diversos métodos para cometer el crimen

Los agentes comprobaron que, durante los meses anteriores, el amante junto con la mujer había contemplado diversos métodos para eliminar al marido, y que habían ido desechando y preparando otros para tratar de asegurar el resultado, así como detalles macabros respecto de la ocultación de su acción criminal e intentar que pareciera fortuito.

El principal sospechoso había tratado sin éxito de adquirir munición y un arma de fuego, confirmándose la compra de una pistola de electroshock que no llegó a utilizar. Igualmente se ha averiguado que trató de conocer la forma de adquirir diversas sustancias tóxicas, llegando a plantear la obtención de fármacos para eutanasia, de uso veterinario, aparte de la manipulación de la lata de cerveza.

También intentó contactar con dos supuestos sicarios en el extranjero, iniciando conversaciones con uno de ellos que finalmente no fructificaron

La pareja ofreció dinero a un tercer individuo residente en Mahón que, presuntamente, habría aceptado el encargo de llevar a cabo la acción criminal, recibiendo un adelanto cercano a los 2.000 euros. Los agentes han comprobado que, antes de la frustración de este plan, habría llegado a vigilar en varias ocasiones el domicilio de la víctima.

El pasado jueves se procedió a la detención de la pareja presuntamente implicada en los hechos, practicándose el registro del domicilio de uno de ellos.

Posteriormente se detuvo al tercer individuo que, según manifestaciones de los anteriores, le habría sido encargado el plan. Todos ellos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre