Las cadenas de televisión privadas tienen su propia línea editorial y, según la tendencia ideológica del espectador, casi de manera inconsciente, se sintoniza uno u otro canal. Esto no debería ocurrir con TVE, la cadena pública que pagamos todos de nuestros bolsillos, pero ocurre y depende de quién gobierne. El mejor ejemplo  reciente es el trato que desde TVE se le ha dado a la sentencia de los ERE de Andalucía, estando en el Gobierno el PSOE y siendo parte afectada y hacer una comparativa con lo que el mismo medio hizo con la sentencia del caso Gürtel, gobernando el PP y siendo también parte afectada.  De la TVE de la Gürtel a la de los ERE: lo que la izquierda aporta a la libertad de expresión.

Sería de necios obviar la fuerza que tiene un medio de comunicación audiovisual. La televisión entra en todos los hogares día a día y, si no está bien gestionada la información, es decir, si las noticias no se tratan de forma objetiva, el efecto creado y muchas veces buscado, es la manipulación pura y dura del televidente. La televisión establece la ilusión de que ver es comprender. Por eso informar se ha convertido, ahora, en mostrar la información. Estar informados es asistir virtualmente al acontecimiento.

Desde que Rosa María Mateo está al frente de la cadena pública, el tratamiento de las noticias que afectan negativamente al Gobierno y a su partido ha cambiado radicalmente en los Informativos de TVE. Este martes, e inmediatamente después de conocerse la sentencia del primer juicio de los ERE en Andalucía, TVE ha interrumpido la programación habitual para ofrecer un Especial Informativo, en el que Ana Blanco ha ido relatando en directo lo que se iba conociendo sobre las condenas que afectaban a la cúpula del PSOE y Gobierno de Andalucía.

Nada parecido al trato que TVE dio a la sentencia del caso Gürtel, cuando Mariano  Rajoy gobernaba España, dando una vez más muestras de su falta de objetividad e independencia silenciando la sentencia por la que la Audiencia Nacional condenaba al extesorero del PP, Luis Bárcenas, a 33 años por blanqueo y al propio Partido Popular a pagar una multa de 245.492 euros como partícipe a título lucrativo de esta trama. Mientras todas las demás cadenas generalistas informaban en directo de la sentencia, en La mañana de La 1 decidieron silenciar esta información y no fue  hasta diez minutos después de que se supiera la noticia, cuando conectaron  con los servicios informativos.

Pero no pareció suficiente para los que dirigían en aquel momento TVE  el retraso en comunicar la noticia, ya que en el telediario de ese mismo día  no se habló de la sentencia   hasta el minuto 22  y con una duración de solo 45 segundos. Como anécdota decir que  la subida de temperaturas, al igual que la venta de boletos de lotería de Navidad, informando de que se habían agotado los boletos terminados en 155, fueron destacadas en el inicio del informativo y, noticias  como el décimo noveno congreso del Partido Comunista chino contaron con más tiempo que esta información dedicándole más de dos minutos frete a los 45 segundos ocupados por la trama Gürtel.

Así las cosas, los ciudadanos, después de haber disfrutado de una TVE independiente en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, algo indudable que llegó a subir a niveles históricos las cuotas de audiencia para la cadena pública, no deberíamos pasar por alto  el trato recibido por noticias que afecten al gobierno de turno o al partido en el poder por parte de la televisión de todos los españoles. De momento, el PSOE de Sánchez muestra que TVE puede informar con independencia, libertad y agilidad sobre cualquier tema de actualidad con objetividad y diligencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + trece =