Esto no lo ha dicho el papa, ni un santo consagrado, no es un poema de Lope de Vega ni una profecía de Nostradamus. Es de nuestro genio Alejandro Sanz, un aprendizaje su pasado que nos dejo como mensaje encriptado en una canción.

Un mensaje que todos interpretamos en aquel momento y que hoy nos toca poner en práctica, sin trampa ni cartón. Un mensaje que  hoy es un «padre nuestro» para cada uno de nosotros.

Quizás sea la lección teórica más importante que cualquier persona deba poner en práctica para convertirse en ser humano. Quizás sea el momento de ser humano, de tener humanidad. Hoy todos, cada uno en nuestro circulo estamos siendo afectados por esta pandemia directamente.

Esto no ha sido una elección, venga de donde venga ha sido una imposición, y como tal debemos gestionarla, sin miedo, con respeto. El miedo nos hace inútiles, nos cega en nuestro propio interés. El respeto nos hace eficaces nos da luz a lo que podemos hacer, a lo que debemos hacer…

Dar algo que tienes te hace sentirte bien, sentirte solidario. Quitarte de algo para dárselo a otro que lo necesita más te enseña una lección, te enseña el verdadero significado de ser solidario, te hace ser solidario. Todos de una u otra forma necesitamos ayuda, y todos de una u otra forma podemos darla.

Es el momento de mirar a tu vecino y saber que está bien, saber que puede comer. Es el momento de mirar a tu vecino y pedirle ayuda si no estás bien , si no tienes que comer. Y la forma más lógica la dicta el sentido común….

Entre todos llegaremos a todos si cada uno llega al de al lado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre