El Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef) –un centro docente patrocinado por la Asociación Española de Banca (AEB)‒ ha rechazado facilitar información a Diario16 sobre sus cursos de Derecho impartidos por magistrados del Tribunal Supremo. Este periódico se ha puesto en contacto con Cunef, cuyas fuentes oficiales aseguran que “no vamos a dar información alguna sobre ese tema”. De esta manera, la universidad de la banca tira balones fuera tras la polémica que se ha suscitado en los últimos días a cuenta de los magistrados de la Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo que trabajan dando clases para el centro docente pagado por los banqueros.

La negativa de Cunef confirma las informaciones que viene publicando Diario16, en el sentido de que todo lo que rodea a los cursos sobre derecho bancario y financiero impartidos en esta universidad privada viene marcado por la falta de transparencia. Ocho días después del controvertido Pleno de la Sala Tercera que revocó la sentencia condenatoria contra los bancos, obligando a los clientes a pagar el impuesto de actos jurídicos documentados derivado de los préstamos hipotecarios, nada ha trascendido sobre ese grupo de magistrados que votaron a favor de cambiar la jurisprudencia, en detrimento de los consumidores, y que podrían haber mantenido una estrecha relación profesional con el Colegio de Estudios Financieros de la AEB. El hecho de que las deliberaciones y votaciones del Supremo sean secretas contribuye al oscurantismo en ese sentido. Se sabe que al menos cuatro de los 31 magistrados que forman parte del Pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo (la llamada Sala Tercera) han impartido clases en Cunef, pero podría haber magistrados de otras jurisdicciones del Supremo, como la Sala de lo Penal, que también eran habituales en los cursillos pagados por la banca.

De esta manera, el silencio de Cunef no contribuirá a aclarar cuánto cobra un juez por una clase de Derecho pagada por la banca, ni cómo se reparten los beneficios si un magistrado del Supremo redacta un manual o un libro de jurisprudencia para ese centro docente. La universidad privada también rechaza informar sobre sus planes de estudio y las materias y asignaturas que se imparten en sus clases, cuyos contenidos –cláusulas suelo, multidivisa, vencimiento anticipado, IRPH y otras cláusulas abusivas‒ podrían aportar información sensible sobre los trucos y estrategias judiciales que los profesores enseñan a los alumnos, entre ellos los abogados de la banca que en un futuro no muy lejano ganarán los pleitos a los consumidores en el Alto Tribunal. Esa relación más o menos estrecha entre los juristas-docentes del Tribunal Supremo que imparten el seminario y los letrados de la banca que asisten a las clases en calidad de alumnos podría ser claramente una causa de recusación contra un magistrado en un juicio como el de las hipotecas, según expertos consultados por Diario16.

La falta de transparencia que demuestra Cunef no facilitando toda la información posible a la prensa tampoco contribuirá a aclarar si es cierto o no que hubo presiones de cierto sector de la banca (en connivencia con las derechas de PP y Ciudadanos) sobre los magistrados que en aquellas horas tensas se vieron obligados a votar a favor o en contra de una sentencia histórica como la de las hipotecas. Así, según publica el portal web Confilegal, la Plataforma Cívica por la Independencia Judicial, una asociación compuesta por juristas, emitió un comunicado en esos días alertando de que el presidente de la Sala Tercera, Luis María Díez-Picazo, “suscita la impresión de haber recibido alguna clase de sugerencia o indicación para salvaguardar intereses ajenos al proceso. Y lo peor es que con su nota informativa y su precipitación exterioriza que no ha sido refractario a esa influencia”.

El último nombre que se suma a la lista de profesores que han dado clases para la banca en Cunef es el del magistrado Manuel Marchena, el que puede ser flamante presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ tras el pacto entre el Gobierno del PSOE y la oposición del PP, según publica Colpisa. Esta agencia de noticias asegura que “en la lista de magistrados del Supremo que han participado como profesores aparece Marchena, presidente de la Sala Segunda (de lo Penal) del Supremo, que fue autorizado a compatibilizar su cargo judicial con el ejercicio de la docencia en Cunef durante el curso pasado”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =