Pedro Sánchez con Donald Tusk en Moncloa el pasado día 6 de junio. Foto: Flickr

Pedro Sánchez está en Osaka en la cumbre del G20, donde está manteniendo reuniones con los principales líderes europeos. En esos encuentros está tratando el tema del reparto institucional en la UE, es decir, que el nombre de Josep Borrell estará encima de la mesa para lograr que el político catalán obtenga una Comisaría dentro de la futura Comisión.

Aunque este reparto institucional tendrá que ser debatido y acordado entre los 28 países miembros de la UE, Sánchez estaría aprovechando esta reunión del G20 para realizar lobby en favor del actual ministro de Exteriores en funciones.

Hay que tener en cuenta que la situación política de Borrell le hace ser un candidato con ciertos lastres, tal y como publicamos en pasados días en este medio, puesto que su historial de puertas giratorias, además de la sanción impuesta por la CNMV por la utilización de información privilegiada para la venta de sus acciones en Abengoa, provoca que en Europa haya perdido puntos de cara a la elección en la futura Comisión.

Sánchez intentará aprovechar el papel que las urnas le han dado al PSOE dentro de la configuración del Grupo Socialdemócrata europeo para que Borrell sea uno de los políticos tenidos en cuenta en la elección a 28. Hay que tener en cuenta que el posicionamiento del ministro de Exteriores en referencia a la crisis en Cataluña cierra muchas puertas a la hora de cerrar acuerdos con los partidos nacionalistas, tanto catalanes como de otras comunidades autónomas, una vez que se configure el gobierno…, si es que la legislatura se inicia. Por esa razón es fundamental para el Ejecutivo que Borrell salga a Europa en un puesto importante.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre