José Guirao, ministro de Cultura y Deporte.

Al ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, se le ha acabado la paciencia. Aclarar las normas de reparto de los derechos y revertir los efectuados en el 2018 -llevados a cabo sin ratificación de la asamblea general-, reformar los estatutos para acordarlos a la ley de propiedad intelectual y a la normativa europea, e implantar el voto electrónico entre los asociados, son las demandas que su ministerio venía reiterando a la Sociedad General de Autores y Editores desde el pasado septiembre, vía petición de apercibimiento judicial, y que hasta el momento habían sido desoídas por los actuales gestores, al menos, en el grado deseado por Guirao.

Finalmente, y a pesar de las medidas interpuestas por las SGAE para tratar de frenar la acción, ayer el titular de Cultura solicitaba a la Audiencia Nacional autorización para intervenir la gestora de derechos, y de forma cautelar, la remoción de los órganos de gobierno de la entidad, según informaba el propio ministerio en un comunicado de prensa. Guirao había ampliado al menos en dos ocasiones el plazo dado a los responsables de la organización para que adaptaran sus estatutos a la ley y, sobre todo, para que enmendaran su sistema de reparto de derechos, siempre bajo la amenaza de una posible intervención. Finalmente, según la citada nota de prensa, Guirao recurrió el pasado viernes a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, a través de la Abogacía General del Estado, para solicitar la debida autorización que le permita intervenir la SGAE por un plazo de seis meses.

Por su parte, la sociedad de derechos reaccionaba ayer con su propio comunicado alertando del riesgo de paralizar y debilitar la entidad con esa petición de intervención judicial, al tiempo que expresaba “su plena disposición a colaborar con las autoridades judiciales, al igual que ha venido haciendo con el Ministerio de Cultura en los últimos meses”; colaboración insuficiente a todas luces para el ministerio de Cultura.

“Si se ponen al día antes de que el juez hable ya no habrá motivo para la intervención’, ha advertido el ministro de Cultura”

En su nota, la SGAE recordaba que hace dos semanas envió un escrito de alegaciones al Ministerio de Cultura “en el que manifestó un triple compromiso, que afectaba a los Estatutos, al voto electrónico y al reparto de derechos de 2018”, y lamentaba en este sentido “que el Ministerio no haya tenido en cuenta ese firme compromiso y haya optado por judicializar aún más una entidad ya suficientemente judicializada”.

Desde la entidad lamentaban de igual modo que no haya habido comunicación oficial y que hayan tenido que enterarse de la noticia por los medios de comunicación. “Lo que procede es estar con valentía haciendo frente al quehacer diario”, explicaba a la agencia Efe un sorprendido José Ángel Hevia, presidente de la SGAE, al enterarse de la decisión final de Cultura, y añadía: “En el momento en que un juez determine que tenemos que irnos, no solo el presidente sino la junta directiva estaremos a lo que determine la legalidad. Ante una orden judicial no tendremos ningún problema en entregar las llaves de la casa”.

Este cruce de advertencias y defensas entre Cultura y SGAE se remonta al pasado julio, cuando en su primera comparecencia como titular de esa cartera tras suceder a Maxim Huertas, José Guirao explicó sus intenciones en el cargo. Ya entonces lanzó un primer aviso a la entidad de derechos en relación a la crisis interna que sufría, y advirtió que aquella situación preocupaba al Gobierno. Dos meses después, a finales de septiembre, llegó el apercibimiento formal para que se resolvieran “los incumplimientos graves detectados”. Los últimos días de 2018 y sobre todo los primeros de 2019 marcaron el penúltimo capítulo de este melodrama, con Guirao subrayando su advertencia en varias ocasiones. Hasta llegar a la intervención.

¿Es esta inevitable? “Si se ponen al día antes de que el juez hable ya no habrá motivo para la intervención. Yo les invito a que lo hagan, y a otra cosa. Para todo hay siempre solución. Lo que tiene que haber es voluntad”, ha asegurado el ministro de Cultura. El reloj sigue avanzando en contra de la SGAE, donde no olvidemos que incluso hubo hace unas semanas una ‘revuelta’ de más de un centenar de sus miembros que solicitaron al ministerio la intervención.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 1 =