Las palabras que se han pronunciado por parte de Elisenda Paluzie y de Jordi Cuixart (a través de carta y mediante la palabra de Marcel Mauri) han sido contundentes.

La presidenta de la ANC, Paluzie, ha sido clara: ha exigido al gobierno catalán que cumpla el mandato de sus votantes y que ponga en marcha la independencia de la república catalana. Su discurso, fuerte, claro y directo ha sido un dardo directo al govern: «nos da igual el número de escaños que tengan en las elecciones los partidos independentistas por separado», exigiendo unidad de acción y alcanzar el objetivo de la independencia.

A continuación, después de las contundentes y energéticas palabras de Paluzie, ha intervenido Marcel Mauri, al frente de Omnium Cultural, quien ha comenzado su discurso denunciando la situación de prisión de Los Jordis y todos los presos políticos. Y a continuación, ha leído una carta de Jordi Cuixart escrita desde la prisión de Lledoners.

En sus palabras Cuixart anunciaba que desde el Supremo avisó de que lo volverían a hacer y efectivamente, apuntaba, lo están volviendo a hacer «Serenamente, pacíficamente sin ninguna acritud, pero con toda la determinación del mundo». Ha enviado un abrazo infinito y ha subrayado que «los presos políticos no son imagen de derrota, sino un paso más hacia la victoria».

Ha indicado que «esta sentencia es un  ataque al derecho a defender la autodeterminación, pero también es un golpe de los poderes del estado a la democracia. Esta democracia que nos pertenece a todos, también a las futuras generaciones. por eso no podremos renunciar a ella: no hay prisiones para encerrar la libertad, y no hay muros para frenar el amor a la vida. Nos tenemos que mantener unidos y no violentos. Que ninguno lo dude.»

Sus palabras se inundaban entre aplausos de la multitud, cientos de miles de personas que han llegado desde todos los puntos de Cataluña.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre