Jordi Cuixart es una voz poco conocida en España, pero sin duda, un referente en Cataluña. Es transparente, directo y no pierde nunca el sentido de su lucha pacífica y reivindicativa.

En la entrevista que ha concedido esta mañana ha analizado sus declaraciones ante los jueces, ha hablado sobre su opinión sobre los propios jueces, la actitud que están teniendo los partidos políticos, Zapatero, la necesidad de movilizarse, la respuesta a la sentencia, e incluso, sobre Rosalía.

Está muy estable anímicamente. Físicamente también. Quien le ha visto siempre lo dice: sales de verle con un «chute» de energía, de dignidad, de fortaleza increíble. Sin duda, Cuixart se ha convertido en el referente que va más allá de la defensa de la independencia de Cataluña: es la muestra de la coherencia, la valentía y la determinación.

En su entrevista ha pedido unidad en el independentismo, sobre todo, para que sean capaces de reaccionar de manera conjunta ante la sentencia del juicio. Él considera que deberían ser absueltos, pero se muestra consciente al prever condenas. Ha llamado la atención ante el hecho de que la movilización posterior a la sentencia está paralizada por culpa de los partidos. 

Sobre la división del independentismo: los partidos son parte. 

«Si JXCat y ERC no se ponen de acuerdo con los ayuntamientos y la diputación, ¿cómo demonios sabrán lo que tienen que hacer con ello? Debemos apoyarnos y decidir juntos. Creo en una movilización constante pero no permanente». 

Sobre la ruptura evidente en el independentismo, Cuixart ha sido claro y directo: «Es una falta de estado total. Permíteme que reivindique el papel de los partidos políticos. Son necesarios. Más que nada porque la alternativa es peor, es el totalitarismo. Necesitamos los partidos políticos. Pero ellos deben entender que son precisamente eso, una parte. Una parte.» «si no son capaces de ver que entre el 2010 y el 2015 la sociedad catalana hizo saltar por los aires el sistema de partidos, les volverá a pasar. Y más aquí, en Cataluña, con una ciudadanía que participa mucho en la vida pública». 

Además, ha hablado de las consecuencias que podrían tener estas luchas entre partidos: «Si no vigilan, pueden perder la Generalitat. Yo tengo muy claro que ahora mismo soy más útil a largo plazo que en el regate corto. Y a veces pienso que para volver a nacer hay que morir antes. ¿A qué me refiero con esto? Pues a que no habría que preocuparse mucho porque surgieran nuevos liderazgos políticos». 

 

Cuixart prefiere que la movilización se mantenga, de manera organizada y estructurada, a una parada indefinida.

Cuixart, ¿presidente de la Generalitat?

Sobre sí mismo tampoco ha tenido problema en hablar: «Yo quiero ser presidente de Omnium (cuando le preguntan si él podría ser el próximo presidente de la Generalitat en un futuro)». Y añade: «Dentro de diez años, o el tiempo que creo que estaré aquí, que será mucho, me veo volviendo a la fábrica.» Y hace una interesante reflexión para tratar de explicar por qué todo el mundo le quiere: «Ahora gusto a todo el mundo porque no soy de ningún partido. Como me dice Txell (su mujer), ahora todo el mundo te quiere porque «eras de la nieta y eras de la abuela». «Cuando entre en algún partido, dejaré de gustarle a todo el mundo. Descarto la candidatura a la presidencia de la Generalitat». 

Cuixart conoce la clave para salir de prisión: y no lo hará. 

«Si quisiera salir de prisión, o al menos intentarlo, tengo muy claro lo que tendría que hacer: dimitir como presidente de Omnium, renegar de todo lo que he hecho y empezar a decir todo lo que quieren oír. Y es justo lo contrario de lo que pienso hacer». 

Sobre «ensanchar la base»: no tiene sentido si hay que hacer renuncias. 

Es conocido que el lema reciente de ERC ha sido «ampliar la base», dando a entender que todavía no era el momento para avanzar hacia la independencia. Este discurso ha generado muchas dudas entre el independentismo, y sobre todo se trataba de argumentar cuando se intentaba ampliar alianzas (con los Comunes o incluso con el PSC).

Cuixart ha sido también muy claro en este sentido: «No tiene sentido ampliar la base si tienes que hacer renuncias. ¿La prioridad es quedar bien y salir de la cárcel? No. Debemos ser coherentes con nuestros actos. No puedes pasar de declarar la independencia a que la prioridad sea un referendum pactado que entusiasme a España». 

Sobre sus declaraciones ante los jueces: palabras para la autocrítica

«La primera vez que fui a declarar ante la juez Carmen Lamela, le puse muy nerviosa porque le dije que no reconocía ese tribunal (la Audiencia Nacional) y que en cualquier caso me tendría que juzgar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Desde allí me enviaron a prisión. El primer mes de prisión no tenía sentido.»

«En la segunda declaración, acordé con mi abogada que dría que una posible solución al conflicto entre España y Cataluña sería un referendum pactado. Y que alegaría que como ciudadano estoy a favor del cumplimiento de todos los derechos humanos. Me sentía sucio.»

Sobre el juez Marchena: «No es tan guay»

«En la tercera declaración nadie me preguntó por el referendum. No me sentía bien. No era coherente conmigo mismo. Si repasamos el audio de la declaración se vé cómo lloro. La puta manía que tenemos de agradar.» 

«Sobre el juez Manuel Marchena: en las formas es muy correcto, muy educado, pero en el fondo es duro. Y eso ha despistado a mucha gente que lo encuentra «guay». Ese tío no es tan guay. Un juez que no hace caso a dos resoluciones de un grupo de trabajo de la ONU no es guay. Es un juez que se pasa por el forro muchas cosas. Y todavía hay gente que le admira, supongo que por estrategias de defensa.» 

Sobre la estrategia de Javier Melero

«Parte de la idea de que no es un juicio político. Y yo digo que sí que lo es. Y lo mismo puedo decir para el responsable de los mossos, cuando dijo que todo estaba preparado para ir a detener al gobierno de la Generalitat». 

Respecto a los indultos: son un sinsentido

«Hablar de indultos es un sinsentido. Nos aleja de la resolución del conflicto político que me ha traído a la prisión. Yo estoy en la prisión porque este país tiene derecho a decidir su futuro. Y un indulto nos haría alejarnos del foco». 

Zapatero: honesto y coherente

«Encuentro muy honesto y hasta cierto punto coherentes sus declaraciones porque es responsable, en parte, del callejón sin salida del Estatut. Él es consciente de todo aquello y es loable su actitud». 

«Lo volvería ha hacer»: Cuixart explica lo que quiso decir

«Volvería a ejercer los derechos fundamentales. Cada derecho condenado, lo volvería a ejercer. No hacerlo quiere decir que cometimos un delito». 

Los pasos para ganar

«La persuasión y movilización, la no cooperación y la desobediencia civil. Y vamos por la primera.»

Sobre el rey Felipe VI: responsable último

«Hemos minimizado el 3 de octubre. El responsable último de todo aquello que estaba pasando era el Rey. No está pasando nada que no quiera Felipe VI. Dio barra libre a los policías que nos estaban pegando, a los que avaló en su actuación y en las que vendrían después».

Europa: ni minimizarla ni magnificarla

«A Europa no hay que magnificarla ni minimizarla. Europa, como concepto, también necesita morir para nacer de nuevo. Que Europa está lánguida lo demuestra el nombramiento de Borrell como máximo responsable diplomático».

 

Para escuchar la entrevista entera, pulse aquí

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cuatro =