Los mayores, al cuidar de sus nietos, no sólo han facilitado la conciliación laboral y familiar de sus hijas e hijos, han colaborado en la economía doméstica y han aportado toda su experiencia a los más pequeños de la familia, sino que además, han conseguido con esta actividad mejorar su salud. Así, al menos, lo dice un estudio realizado por la Pompeu Fabra.

Mantenerse activos, hacer ejercicio, un trabajo remunerado o cuidar de los nietos, son las claves para mantener una buena salud en las personas mayores. Así lo ha recogido un estudio realizado por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, donde se recoge cómo la actividad física con moderación explica hasta el 30% de las diferencias de salud que se pueden observar en personas mayores.

El estudio llega además a la conclusión de que de hecho, cuando las personas mayores de 65 años son más activas, se perciben a sí mismas y son objetivamente más saludables. Además, el envejecimiento activo está asociado a niveles superiores de educación: el grado de participación en estas actividades entre personas mayores con diferente formación es responsable de hasta el 30% de las diferencias observadas en cuanto a salud directamente relacionadas con el nivel de estudios.

El estudio ha sido realizado por los profesores del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la UPF Bruno Arpino, codirector del Centro de Investigación y Desarrollo en Metodología de la Encuesta, conjuntamente con Aïda Solé-Auró, miembro del Grupo de Investigación en Sociodemografía.

La investigación, que se enmarca en el proyecto de europeo CREW (Care, Retirement & Wellbeing of Older People Across Different Welfare Regimes), se publicó el año pasado como artículo científico (en inglés) en la revista Journal of Aging and Health. Analiza las desigualdades en salud entre personas mayores con diferentes niveles educativos utilizando tres medidas diferentes: percepción subjetiva del estado general de salud, depresión, y finalmente, limitaciones físicas.

Según los profesores que han realizado el trabajo, Arpino y Solé-Auró, «La hipótesis fundamental que queríamos probar era si estas desigualdades (o parte de ellas) pueden explicarse por el diferente grado de envejecimiento activo de las personas mayores, es decir, por el nivel individual de participación en actividades como el trabajo remunerado, el voluntariado, las actividades sociales y el cuidado de los nietos.

Una hipótesis que se ha demostrado cierta, puesto que tal y como explican ambos pedagogos “hasta un 30% de las desigualdades vienen explicadas por el diferente grado de envejecimiento activo de las personas mayores, y también que las personas mayores con educación superior tienden a ser más activas”.

Y añaden que aunque entre los marcadores estudiados han observado que uno de los puntos más importantes y que influían en la salud era el de trabajos remunerados y voluntariado, siendo cuidar a los nietos más marginal, ésto no quiere decir que “el cuidado de los nietos no sea relevante para los propósitos del envejecimiento activo”, pero que simplemente “no ayuda a explicar las desigualdades socioeconómicas en términos de salud”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − 6 =