¡Amigos, compañeros, podemitas, prestadme atención!
¡Vengo a inhumar políticamente a Pablo, no a ensalzarle!

¡Las elecciones generales que pierden los hombres perduran sobre su memoria!
¡Frecuentemente el bien queda sepultado con sus dimisiones!

¡Sea así con Pablo!

El noble Iñigo os ha dicho que Pablo era ambicioso.
Si lo fue, era la suya una falta grave,
y gravemente la ha pagado.

Con la venia de Iñigo y los demás,
pues Iñigo es un hombre honrado,
como son todos ellos del consejo ciudadano,
hombres y mujeres todos honrados,
vengo a hablar en el funeral político de Pablo.

Era mi amigo, para mí leal y sincero;
pero Iñigo dice que era ambicioso.

E Iñigo es un hombre honrado.

Varios millones de votos trajo a Podemos,
cuyos reembolsos electorales llenaron las arcas del partido.

¿Parecía esto ambición en Pablo?

Siempre que los líderes de las confluencias dejaban oír su voz lastimera, Pablo lloraba.
¡La ambición debería ser de una sustancia más dura!
No obstante, Iñigo dice que era ambicioso
y Iñigo es un hombre honrado.

Todos visteis que después de las elecciones
Pedro le ofreció tres veces una adhesión,
y la rechazó tres veces.

¿Era esto ambición?

No obstante, Iñigo dice que era ambicioso
y ciertamente, Iñigo es un hombre honrado.

¡No hablo para desaprobar lo que Iñigo habló!
¡Pero estoy aquí para decir lo que sé!

Todos le apoyaste alguna vez y no sin causa.
¿Qué razón, entonces, os detiene ahora para no apoyarle?
¡Ayer todavía, la palabra de Pablo
hubiera podido prevalecer en el Consejo ciudadano!
¡Ahora se pasea por ahí y nadie hay tan humilde que le salude!

¡Oh señores!
Si estuviera dispuesto a excitar al motín y a la cólera
a vuestras mentes y corazones,
sería injusto con Iñigo,
quien, como todos sabéis, es un hombre honrado.

¡No quiero ser injusto con todas ellas!
¡Prefiero serlo con el cadáver político, conmigo y con vosotros,
antes que con esas personas tan honradas!

….. Perdona William, no he podido resistir la tentación…

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCatólicos, comunistas y homosexuales
Artículo siguienteEsperanza de vida
Economista de formación, Informático de vocación. Nacido, crecido y formado en la "Ciudad eterna", nunca imaginé transcurrir la segunda mitad de mi vida lejos de ella. En Barcelona desde 1993, sigo cultivando mi curiosidad por los idiomas, las culturas y las costumbres de los pueblos y gentes que encuentro. Activista y voluntario en la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas.

1 Comentario

  1. Sólo he leído dos líneas de tu artículo, disculpa compañero. Fuera de P, con su SG, pasa mucho frío, incluso en este tórrido agosto, la esperanza de un cambio real para las vidas de las clases populares.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre