martes, 26octubre, 2021
16 C
Seville

Cuatro de cada diez personas tienen trabajos precarios

Un estudio realizado por UGT revela que 20 de cada cien trabajadores tienen empleos temporales a jornada completa, ocho parcial indefinido y siete sufren una situación de precariedad laboral extrema, con contratos temporales a jornada parcial

Eva Maldonado
Redactora en Diario16, Asesora de la Presidencia de la Conferencia Eurocentroamericana.
- Publicidad -

análisis

Sánchez ha provocado que el PSOE no le interese a nadie

A nadie le amarga un dulce, dice el adagio popular. Si lo trasladamos a la política, en concreto, nadie disfruta más de un baño...

El juez Marchena cruza su Rubicón para hacer política

Manuel Marchena es, de largo entre todos nuestros jueces, el más literario, el más novelesco e interesante de una amplia nómina de magistrados funcionariales,...

El Repaso del 25 de octubre: caso Alberto Rodriguez, simulacro en Nueva York y noticias de actualidad

Como cada día en El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad. No te pierdas El Repaso de hoy, donde analizamos el caso de...

Sánchez comienza a gobernar utilizando métodos franquistas

Pedro Sánchez se encuentra en una situación límite en la que podría encontrarse en los próximos días sin socios en el gobierno y en...
- Publicidad-

La temporalidad en el empleo ha sido y sigue siendo uno de los rasgos característicos del mercado laboral español donde las cifras son superiores a los países del entorno europeo (en 2018, una tasa del 26,9% en España; del 14,1% en la UE de los 28) y se mantienen especialmente elevadas en las fases expansivas del ciclo económico (en 2006 llegó hasta el 34%).

La parcialidad, en cambio, es un fenómeno de arraigo más reciente que despega en la segunda mitad de los años 2000 y se ve fuertemente impulsado por la reforma laboral de 2012. Con valores aún lejanos a la media europea (14,5% frente a 19,2% en 2018), su característica distintiva es el carácter involuntario que tiene en España (con una tasa de parcialidad involuntaria del 55,8% frente al 24,8% en la UE28).

La unión de ambas situaciones -temporalidad y parcialidad- hace interesante observar dos índices: el de precariedad extrema y el de estabilidad en el empleo.

Situación crítica en especial para mujeres y personas de origen extranjero

De cada 100 personas ocupadas en el mercado laboral español, sólo 65 tienen un contrato indefinido a jornada completa. El resto, 35 de cada 100, afrontan una situación de precariedad: 20 cuentan con un empleo precario temporal (a jornada completa), 8 con uno parcial (indefinido) y 7 sufren una situación de precariedad laboral extrema, soportando un contrato temporal a jornada parcial.

Unas circunstancias, la temporalidad y la parcialidad involuntarias, que están muy extendidas en el mercado de trabajo español, pero que sufren en mayor medida las personas más discriminadas: mujeres y personas de origen extranjero (extranjeros y con doble nacionalidad).

De cada 100 mujeres, sólo 58 tienen un empleo indefinido y a jornada completa, mientras de cada 100 hombres son 71 los que disfrutan de esta situación. En términos de precariedad, 9 de cada 100 mujeres sufren la precariedad conjunta de temporalidad y parcialidad, mientras una cifra muy inferior de hombres (4 de cada 100) se encuentran en esta situación.

Las diferencias son aún más acusadas al analizar los datos por origen: 6 de cada 100 españoles de origen tienen un empleo precario, mientras que son 11 entre los trabajadores con doble nacionalidad. Por su parte, de los españoles de nacimiento, 67 poseen un empleo estable, mientras sólo 51 extranjeros lo tienen.

Se trata de un fenómeno vinculado a la concentración de actividades productivas de carácter estacional en determinados territorios y con un menor peso de las actividades industriales. Por eso, en las CCAA con menos recursos, más afectadas por las actividades estacionales (agricultura, turismo, ocio, …) y con escasa relevancia de las actividades industriales, hay un mayor predominio de la precariedad en el empleo y menor estabilidad laboral.

Más allá del perfil estacional, la cultura de la precariedad se extiende en actividades del sector público y del privado y en regiones con presencia de ramas de mayor contenido tecnológico (industria, servicios tecnológicos y profesionales…). Un hecho que prueba que la normativa existente sigue facilitando una temporalidad y parcialidad injustificadas.

Medidas para combatir la precariedad y mejorar la calidad en el empleo

En general, los datos muestran una leve mejoría en los resultados de los índices a lo largo del último año; en parte por la implantación del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2019-2020. A pesar de ello, la situación es crítica, por lo que es necesario un cambio en las políticas de regulación para combatir la precariedad y mejorar la calidad del empleo, tanto en las empresas como en las administraciones públicas.

  • La situación de precariedad es generalizada, y sólo podrá revertirse si se deroga la reforma laboral de 2012, como paso previo a una reforma de mayor calado.
  • Además, deben ponerse en marcha actuaciones para que la regulación asegure un empleo de calidad en los sectores privado y público; por un lado, eliminando la contratación temporal y parcial fraudulentas y, por otro, impulsando la contratación indefinida y a jornada completa.
  • Ello implica seguir reforzando la inspección de trabajo, para combatir la contratación temporal injustificada, el tiempo parcial fraudulento y las horas extraordinarias no pagadas.
  • De igual forma, es necesaria una inversión en recursos humanos y materiales para reformar las políticas de empleo desde lo público. Las medidas de políticas activas, de orientación y formación, no sólo deben centrarse en las personas desempleadas, sino que deberán ser accesibles a todas las personas trabajadoras, también y muy especialmente para aquéllas que sufren subempleo y precariedad en el empleo. Ello implica un cambio de enfoque en la implementación de estas políticas de empleo.
  • Por último, es imprescindible hacer referencia a las políticas macroeconómicas destinadas al cambio del modelo productivo. Se necesita una inversión pública para modernizar el tejido productivo, para que sectores y regiones puedan combatir el carácter estacional de la producción y empleo del país y ser competitivos y productivos.
- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Un programa informático obsoleto del SALUD aragonés deja sin opciones laborales a miles de profesionales sanitarios

Profesionales sanitarios de Aragón presentan un escrito ante el Justicia de Aragón que denuncia una discriminación del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) respecto a...

El Consejo de Ministros aprueba hoy la primera Ley de Vivienda de la Democracia

El Consejo de Ministros de este martes aprobará hoy el anteproyecto de la Ley de Vivienda que ha mantenido muy tensas en algunos momentos...

Sánchez ha provocado que el PSOE no le interese a nadie

A nadie le amarga un dulce, dice el adagio popular. Si lo trasladamos a la política, en concreto, nadie disfruta más de un baño...

Los gobiernos y los reguladores financieros deben intervenir a los bancos para salvar al planeta

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica declaró a Diario16 que «es fundamental que todos los flujos financieros sean compatibles con la acción climática y...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Un programa informático obsoleto del SALUD aragonés deja sin opciones laborales a miles de profesionales sanitarios

Profesionales sanitarios de Aragón presentan un escrito ante el Justicia de Aragón que denuncia una discriminación del Servicio Aragonés de Salud (SALUD) respecto a...

El Consejo de Ministros aprueba hoy la primera Ley de Vivienda de la Democracia

El Consejo de Ministros de este martes aprobará hoy el anteproyecto de la Ley de Vivienda que ha mantenido muy tensas en algunos momentos...

Sánchez ha provocado que el PSOE no le interese a nadie

A nadie le amarga un dulce, dice el adagio popular. Si lo trasladamos a la política, en concreto, nadie disfruta más de un baño...

Los gobiernos y los reguladores financieros deben intervenir a los bancos para salvar al planeta

Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica declaró a Diario16 que «es fundamental que todos los flujos financieros sean compatibles con la acción climática y...