bar

España sigue siendo un país de bares. La crisis, la despoblación del rural y los cambios de hábitos (con un aumento de locales de comida para llevar y de grandes cadenas de restauración) no lograron desbancarnos del ranking mundial de países con mayor densidad de bares por habitante. Aunque en la década entre 2007 y 2017 se cerraron más de 18.000 de estos negocios, según datos de la Federación de Hostelería de España, el porcentaje de bares por habitante sigue siendo muy elevado: uno por cada 252 personas. Es decir, en un municipio con solo mil vecinos puede llegar a tener hasta cuatro bares. ¿Cómo se obtiene esta cifra? Pues de dividir los 46,6 millones de personas censadas en España en 2017 entre los 184.430 locales con licencia de bar en esa misma fecha (los datos de 2018 aún no están disponibles).

Los bares en España son mucho más que un local en el que tomar un café o una cerveza. Pese a los cambios sociales y nuevos hábitos -como el “brunch”- continúan siendo un lugar de encuentro, una segunda casa en la que estar con los amigos sin necesidad de quedar porque sabes que te los vas a encontrar, un auténtico local social en el que ponerse al día sobre las novedades de los vecinos, un centro de ocio en el que jugar la partida o ver el derby de tu equipo… Por eso, no se concibe un pueblo, por muy pequeño que sea, en el que no haya un bar. El tiempo libre en España va asociado a la hostelería; aunque el plan de ocio sea cultural -como el cine o al teatro- siempre se complementa con “ir a tomar algo”. La socialización frente a una caña o un vino va en nuestro ADN.

Dentro de la rutina de muchos españoles está la visita a su bar de referencia. Para ello hay muchas posibilidades: desde el café de primera hora al pincho de media mañana pasando por los vinos al salir del trabajo o las tapas de fin de semana con la familia o los amigos. La crisis hizo que muchos españoles tuviesen que reducir estos hábitos pero con la recuperación económica pronto se retomaron. A ello hay que sumarle las buenas cifras del turismo. ¿El resultado? El sector hostelero español crece (incluye también a hoteles y restaurantes) superando la facturación de 129.450 millones de euros, lo que supone el 7,2% del PIB nacional. Además, también incrementa su número de trabajadores alcanzando los 1,63 millones de ocupados.

Oportunidad de negocio

Las salidas a bares y restaurantes de los españoles se han incrementando en los últimos meses. La modernización del sector -con la incorporación, por ejemplo, de zonas infantiles específicas o rincones instagramables– hace que sea una oportunidad de negocio. Los trámites e inversión necesarios para abrir un bar las detallan en este post sobre cuánto cuesta montar un bar de SillasMesas.es, una empresa de Málaga especializada en mobiliario de hostelería y cuyas ventas se realizan exclusivamente por Internet.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre