Para todos aquellos a quienes, desde el corazón, llamo amigos

 

Dicen que un hombre nunca es demasiado viejo como para no volver a sentirse enamorado de la vida cuando le sonríe una mujer. Ay, y cuando esa mujer es joven y bellísima y tiene los labios de fresa y sus ojos son un paisaje marino, hasta los moribundos recobran el color y la alegría.

Lo hace todos los días, sonreír a los hombres, viejos y jóvenes, pero con los ancianos se esfuerza más, le llena de felicidad ver como despiertan y vuelven a sentirse vivos. Esa sonrisa deslumbrante que salva de la tristeza cada día a tantos hombres; aunque casi ninguno -casi ninguno- imagina que tras ese pelo rubio y largo, la deslumbrante sonrisa angelical, el rimel en las pestañas, la falda corta y los zapatos de tacón, hay un hombre, un tío: actor humilde, generoso, magnífico.

 

(No sé, aún no es la hora de acostarse, sólo medianoche, así que tal vez escriba otro relato antes de acostarme; sigo haciendo uno diario y tengo cuentecitos correteando por la casa en los lugares más insospechados: ayer encontré uno en el cajón de los cubiertos, mezclado y haciéndose el gallito con los cuchillos; pero aún así cuando llega el momento de entregar el relato semanal al que ahora me he comprometido -soy León Salgado, El Cazador- hago otro nuevo.
Me había sentado para repasar y pulir alguno de los ya escritos, pero siempre me divierte más hacer uno nuevo, y se me ha ocurrido de repente que estaría bien hablar de las sonrisas, me he acordado de ROBAR UNA SONRISA (El Año del Cazador pieza 37), y le he dado una vuelta, un cambio de sexo, pero no me parecía suficiente, y entonces la pirueta final. Fácil y rápido, me quita la obligación de encima y puedo salir a dar un paseo sin rumbo por la ciudad, como tanto me gusta hacer mientras todos duermen.)

 

Las Ovejas


(Javier Puebla es autor de El Año del Cazador, una suerte de novela neurológica formada por 365 cuentos escritos en 365 días. Un juego que anteriormente nunca se había hecho en la historia de la literatura. Aunque muchos de los relatos que conforman la obra han sido publicados en periódicos y revistas, han servido de soporte para guiones de películas, o han sido traducidos y hasta utilizados para enseñar español en Estados Unidos y Canadá, la novela completa, El Año del Cazador, de momento (aunque varios editores han comenzado a salivar y sobrevolar el manuscrito) sólo puede conseguirse solicitándosela directamente al autor a través de Twitter, Instagram o Facebook, o en el correo elcazadordecuentos@javierpuebla.com

                         

Esta Suite del Cazador para Diario16, es una apuesta del periódico y del autor para mantener viva esa mirada de Cazador, capaz de convertir en cuento cualquier cosa; y cuando hay sonrisas por medio siempre resulta facilísimo). Pieza 43.

 

https://www.facebook.com/ElCazadordeCuentos/

https://twitter.com/LeonCuentos

https://www.instagram.com/elcazadordecuentos/

 

(Mecanografía: LF)

Compartir
Artículo anteriorCincuenta años de cárcel para el etarra Gorka Lupiañez
Artículo siguienteEl disputado voto de la izquierda en las provincias pequeñas
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =