sábado, 12junio, 2021
28.1 C
Seville

Cuando Fernando Alonso era como Charles Leclerc, y Carlos Sainz: magnífico

- Publicidad -

análisis

La condena a Ratko Mladić y la interminable pacificación de los Balcanes

Las guerras balcánicas de los 90 tuvieron un impacto político y mediático particularmente destacado, quedando en la memoria colectiva como un paradigma de hasta...

La macabra relación entre el negacionismo de Vox y el incremento de los asesinatos machistas

En medio de la consternación por el asesinato de las niñas de Tenerife Vox continúa su discurso negacionista de la violencia de género

‘¡Viva Rusia!’, el guion inédito de Berlanga que desquiciará a la extrema derecha

Berlanga fue el mejor psicoanalista de lo español de nuestro tiempo. Ahí están sus películas, auténticos retratos sociológicos, instantáneas de momentos históricos y radiografías...

El Repaso del 11 de junio: hoy nos quedamos sin palabras. Ni una más, ni una menos.

En El Repaso de hoy nos hemos quedado sin palabras. No hay nada más importante que repasar hoy que la situación que estamos viviendo...
- Publicidad-

Los ojos brillantes, felices, de Charles Leclerc tras conseguir entrar en la última ronda de clasificación del Gran Premio de Francia 2018 en el circuito de Paul Ricard, nos hacen pensar inevitablemente en los ojos de Fernando en el año 2001, y sobre todo en 2003, cuando Fernando Alonso conseguía sus primeros puntos en el Gran Premio de Australia; por delante de Ralf Schumacher.

Qué duro para todos los seguidores de nuestro as del volante ver como se quedaba fuera en la primera manga de clasificaciones, a pesar de haber realizado dos vueltas sin ningún error, prácticamente perfectas; porque el McLaren sigue siendo una terrible decepción intolerable.

Eric Boullier es gafe

Desde hace dos años venimos diciéndolo, pidiendo a McLaren sin maldad pero con convencimiento y pasión que se libre de Eric Boullier (si no lo quieren despedir que lo pongan de recogepelotas o de jefe del equipo de lavado y fregado de los garajes). Ya hemos repetida muchas veces, pero aquí va otra vez, que él, Boullier, es el responsable, el que da el visto bueno a motores y frenos y chasis que luego no funcionan. Tendría que ser él, debería saber, quien los echase atrás antes de dejarlos hacer el ridículo en la pista.

Venimos de Le Mans, de una victoria merecida y necesaria, tanto para Alonso como para sus seguidores en todo el mundo, y muchas miradas en la tarde del sábado de la noche de San Juan se han apagado al ver que saldrá mañana en el puesto número 16. Vergonzoso. Triste. Injusto. ¡Queremos sangre!, ¡queremos que se sacrifique al becerro torpe e inútil para apaciguar a los dioses de los robots con ruedas y corazones de mil caballos!

Alonso sigue siendo grandísimo, quizá aún el mejor piloto de cuantos corren en la actualidad, y no dudamos en LAS ALMAS Y LA FI que en igualdad de condiciones, coches idénticos, Fernando Alonso aún sería capaz de quedar antes de Leclerc, como queda prácticamente siempre delante de Vandoorne, otro corredor excelente.

Pero esos ojos brillantes de Charles Leclerc, con tanto futuro por delante, imantando los objetivos de las cámaras de televisión, nos llenan de nostalgia, inevitable añoranza de aquellos tiempos en los que estábamos muy cerca -aún no lo sabíamos, pero se intuía- de convertirnos en los primeros, en ser los campeones absolutos del mundo.

Fernando no está, no estamos, compitiendo en igualdad de condiciones con los otros dos mejores pilotos de la parrilla actual: Hamilton y Vettel (con permiso de Ricciardo y Verstappen); y eso también hace que nuestra mirada tienda a clavarse en el suelo.

Aunque por fortuna aún nos queda el maravilloso regusto de la victoria en Le Mans y la muy brillante clasificación de Carlos Sainz, que saldrá séptimo después de haber demostrado vuelta tras vuelta que era el mejor de su equipo, y que se siente -y se sabe- con fuerzas y talento suficientes para acabar siendo él también campeón mundial. Ojalá.

 

Tigre tigre.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo
- Publicidad -

lo + leído

Suspendido el partido Dinamarca-Finlandia tras quedarse Eriksen sin conocimiento

Corría el minuto 43 del partido Dinamarca-Finlandia cuando el jugador del Inter de Milán, el danés Christian Eriksen, se dirigía a la banda para...

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”

Tomás Gimeno asesinó a sus hijas “para provocar a su expareja el mayor dolor que pudo imaginar”, según el auto judicial, “mató a las niñas...

El PSOE combatirá el mensaje “negacionista” de la violencia machista de la derecha y la ultraderecha

“Si queremos un país fuerte, unido, que trabaje en la misma dirección, que en el futuro todos estén incluidos y nadie se quede fuera...

Gales arranca a Suiza un empate desde la mediocridad

La selección británica logró empatar un partido en la que Suiza puso el fútbol y las ocasiones más claras aunque terminó sufriendo