ERP son las siglas de Enterprise Resource Planning, lo que se traduce como Planificador de los Recursos Empresariales, y se define como aquel software de gestión que permite a las empresas gestionar sus recursos, como son las ventas, las compras, la facturación, la contabilidad o el inventario.

 El ERP empresarial es muy utilizada por las grandes empresas, pero desde hace unos años a ahora, es cada vez más popular entre las pequeñas y medianas empresa (PYMES). Este tipo de software puede dar acceso a distintos usuarios de la empresa y puede controlar todas las áreas de la misma. Para profundizar en el concepto un poco, en esta web se explica con detalle su definición y sus funciones.

Los sistemas de gestión empresarial ERP ofrecen una serie de ventajas a un negocio, ya que en el entorno actual en que se encuentra la sociedad, la gestión online se convierte en clave para ser una empresas más competitiva y más productiva. De hecho, si echamos la vista atrás, a la hora de gestionar un negocio, lo más habitual era encontrarse con programas tradicionales como Excel o Access, para el manejo de las compras, las ventas o el inventario, y otros softwares por separada para la contabilidad y otros aspectos. Ahora, actualmente, es posible reunir todos los aspectos en un mismo programa de gestión, lo cual facilita mucho las tareas y se traduce en algo muy importante en un negocio, la obtención de tiempo.

A continuación, se explican en qué consisten las ventajas de implantar un ERP en tu empresa:

1. Productividad

Con la implantación de un software de gestión como es un ERP, se consigue eliminar las tareas rutinarias y repetitivas de una empresa, lo cual se traduce inmediatamente en unos empleados más productivos y eficaces, ya que, al deshacernos de parte importante de las tareas, la empresa y los empleados dispondrán de más cantidad de tiempo. El tiempo obtenido se podrá dedicar a los objetivos principales de la empresa, como es la venta del producto o el servicio. De este modo, se incrementa de forma notable la productividad de la empresa, ya que consigue mayores beneficios utilizando únicamente los recursos necesarios para ello.

2. Automatización

La mayor ventaja de un ERP es que una vez se introduzca y registre la información en él, no se deben volver a introducir, si no que aparecerán los datos de forma totalmente automática. Si tomamos como ejemplo las compras y las ventas, dar de alta cada pedido no será necesario, ya que una vez realizada una venta e ingresada con el TPV, la información se conectará con el software en el momento y, de forma automática, se actualizarán todos los datos: inventario, ingresos…

Además, cada usuario podrá tener acceso en todo momento y en tiempo real a todos los informes y a toda la información desde cualquier dispositivo electrónico, logrando así el control de las tareas de cada departamento.

3. Menor coste

Al instalar un ERP se consigue unificar en un mismo software toda la información y todos los aspectos de cada departamento de tu empresa. De este modo, al tener solo un software para todo, el ahorro se hace notable ya que, por un lado, no se tendrá que invertir en actualizaciones o renovaciones de programas o, incluso, mantenimiento y desarrollo del software de cada programa de gestión de cada departamento, si no que, si fuera necesario, solo se realizaría de uno.

4. Sincronización plena

En este aspecto la ventaja reside en el poder de sincronizar los pedidos o los productos de tu tienda online ante cualquier cambio en el software, es decir, si cambias el precio de un producto, de forma automática se cambia en el software de gestión. De este modo, todos los departamentos están informados de los cambios. Este hecho hace que se mejore notablemente la comunicación interna de la empresa y ante cualquier adversidad, es posible actuar con mayor eficacia y rapidez.

5. Disminución de errores

La posibilidad de automatizar tareas, tal y como hemos comentado con anterioridad, trae consigo dos aspectos clave. Uno, que ya hemos comentado es la obtención de tiempo y el incremento de la productividad; y, el otro, la disminución de errores. El ser humano comete errores por naturaleza, y ante tareas muy rutinarias y repetitivas, la falta de motivación puede hacer que falles más y que, además de ello, pierdas tiempo en buscar el fallo cometido, buscando el error del descuadre de las cuentas contables. Así, con los ERP, las cuentas se cuadran de forma automática y a tiempo real por lo que la aparición de errores es prácticamente nula.

En conclusión, son muchas más las ventajas de tener un ERP en tu empresa, pero lo más importante es que se adapta a cada tipo de negocio en busca de una mejora exponencial de la productividad.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre