Ante la llegada del verano, Cruz Roja recuerda pautas sencillas para prevenir problemas vinculados con las altas temperaturas, en una campaña que durará todo el verano. Con el título ‘Yo me protejo ante el calor’, la ONG avisa de que los niños, las personas mayores y con enfermedades crónicas son los que más expuestos están a los riesgos de las altas temperaturas, y son los que más hay que vigilar.

Cruz Roja recomienda permanecer en la sombra, protegernos del sol (gafas, gorras), hidratarnos con frecuencia y evitar (siempre que sea posible) la realización de actividades en las horas donde se registran las temperaturas más altas. Recuerdan que los días de calor intenso obligan a que nuestro cuerpo haga un esfuerzo de adaptación para mantener la temperatura normal, lo que puede llevar a calambres, deshidratación, insolaciones o golpes de calor.

Cuando estemos en casa debemos permanecer en las estancias más frescas y bajar persianas, toldos, etc, para evitar que el sol entre directamente. En los coches, nunca dejar a los niños/as ni a las personas mayores en el interior. Se recomienda llevar líquidos para la hidratación y prestar especial atención a los cambios bruscos de temperatura al entrar y salir del vehículo.

La ONG recomienda realizar comidas ligeras, no automedicarse, utilizar protección solar adecuada y aplicarla 30 minutos antes de salir de casa, de forma generosa y renovarla regularmente. Y sobre todo, si en algún momento nos encontramos mal realizando una actividad física al aire libre, detenerse y pedir ayuda.

Para el entretenimiento favorito del verano, en las piscinas, Cruz Roja recuerda que debemos comprobar la profundidad de la zona, lanzarnos con los brazos extendidos, tomar precauciones extras en ríos, pantanos y embalses, evitar zonas de desagües, vigilar a los más pequeños y evitar consumir alcohol y drogas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre