La Cruz Roja lanzó en marzo del año pasado la mayor movilización de recursos, capacidades y personas de su historia, el Plan Cruz Roja RESPONDE frente a la COVID-19, para atender a las personas más vulnerables frente la pandemia.

El objetivo previsto inicialmente era el de apoyar a 1.300.000 personas afectadas por la crisis sanitaria, social y económica generada por la COVID-19. Durante este año, en el que la organización humanitaria ha mantenido además su compromiso habitual con los colectivos con los que trabaja, el Plan Cruz Roja RESPONDE ha atendido ya a más de 3.500.000 personas. Con ello ha triplica su intervención prevista inicialmente para hacer frente a la pandemia.

El 63% de las personas atendidas son mujeres; el 35% tiene edades entre 25 y 59 años y las personas mayores de 60 años representan el 33% de la población.

Gracias a la solidaridad de la ciudadanía, empresas, medios de comunicación y otras organismos y administraciones públicas, Cruz Roja ha invertido más de 108 millones de euros para el Plan RESPONDE.

Más de 66.500 personas voluntarias, el 58% mujeres, han participado hasta ahora en Cruz Roja RESPONDE, demostrando su compromiso humanitario con las personas afectadas por la COVID-19.

El plan es una intervención integral frente a la COVID-19 a través de acciones en las áreas de socorros, inclusión social, salud, educación, empleo y medio ambiente.

Mejora del acceso al empleo y la lucha frente a la brecha digital

Además, el incremento de las tasas de pobreza, exclusión social y desempleo lleva a la organización a focalizar su respuesta durante este año en la mejora del acceso al empleo y la lucha frente a la brecha digital.

A principios de 2020, Cruz Roja puso los cimientos de lo que sería la mayor operación de toda su historia en cuanto a movilización de recursos, capacidades y personas.

Ante el incipiente impacto de la COVID-19, la Organización humanitaria intensificó su actividad con las personas más vulnerables a través de iniciativas como una campaña especial de seguimiento telefónico a 400.000 personas de sus programas, identificadas como especialmente vulnerables ante el virus, con el fin de informar, ayudar y detectar nuevas necesidades.

Cruz Roja ponía a disposición de las autoridades sanitarias todos sus recursos humanos y logísticos, acompañando a personal sanitario, recogiendo muestras, trasladando a personas afectadas u ofreciendo también sus equipos de apoyo psicosocial. Activaba campañas de comunicación y de sensibilización en todos sus canales, ofreciendo a toda la sociedad cursos abiertos y gratuitos sobre el COVID-19 y reforzaba su distribución de alimentos y kits de primera necesidad.

De manera simultánea, la Organización humanitaria diseñaba y preparaba un plan integral capaz de responder al impacto de un virus que comenzaba a afectar a todos los ámbitos y a todas las personas, una respuesta que contemplaba 6 áreas de actuación: socorros, salud, inclusión social, educación, empleo y medio ambiente.

Declaración del Estado de Alarma. 

Una situación excepcional requería una respuesta sin precedentes, y así fue: el Plan Cruz Roja RESPONDE frente a la COVID-19, lanzado ahora hace un año tras la declaración del Estado de Alarma, es la mayor operación de la historia de Cruz Roja Española en cuanto a la movilización de recursos, capacidades y personas”, destaca el presidente de la Organización humanitaria, Javier Senent, que recalca la excepcionalidad de la situación: “además de mantener nuestra intervención habitual con las personas vulnerables con las que trabajamos cada año, teníamos que responder al enorme incremento de las demandas de ayuda y multiplicar nuestra intervención para hacer frente a la crisis sanitaria, social y económica generada por la pandemia”.

“El ‘mérito’ de Cruz Roja, está en nuestro ADN, es saber aunar voluntades, en este caso frente a un reto histórico, y, gracias a la entrega de más de 66.500 personas voluntarias, el respaldo de los socios y socias y el apoyo de miles de empresas y entidades, hemos podido atender ya a más de 3.500.000 personas en nuestro país”, afirma el presidente de Cruz Roja.

En total, Cruz Roja ha recaudado e invertido para su Plan REPONDE más de 108 millones de euros (se han distribuido ayudas en alimentos por valor de 41 millones de euros, ayudas económicas directas por más de 30 millones, compra de materiales, alquileres, etc).

Respecto al origen de los fondos, el 22% corresponde a donativos particulares, el 28% a donaciones de empresas y el 50% a las administraciones públicas.

Esta gran inversión ha sido posible gracias a la capacidad de Cruz Roja de aunar voluntades, lo que ha permitido atender a las 3.500.000 personas que apuntábamos anteriormente a través de 20 millones de respuestas o acciones, tanto directas como indirectas.

“La duración de la pandemia está requiriendo un esfuerzo exigente y, continuo, pero con etapas diferenciadas, en función de la evolución de la propia pandemia y sus consecuencias en la sociedad, a las que nos vamos adaptando con la mayor flexibilidad posible, para poner el acento en lo que en cada momento más se necesite, como es ahora la crisis socioeconómica que se va agravando”, recalca el presidente de la Organización humanitaria.

“La presencia y capilaridad de la organización en todas partes es una de sus grandes fortalezas y lo es gracias al Voluntariado. Cruz Roja es una organización de la sociedad para la sociedad, y ello gracias a las más de 66.500 personas voluntarias del Plan RESPONDE”, apunta Javier Senent.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre