Ese día mi hijo ,y el que suscribe, veníamos de Ibiza donde estuvimos viendo la última película de Tarantino “Erase una vez en Hollywood”, al finalizar fuimos al puerto donde un autobús nos llevó a la puerta del embarque del Super Ferry “Pinar del Rio” .

Un embarque pasadas las 21:00 horas

Se produjo en la llamada modalidad “A pegotón” que consiste en que, tras chequear los billetes, meten a bulto a todos los pasajeros a esperar, más de cuarenta minutos, de pié en una sala desde la que abrían las puertas para poder acceder al barco.

Al abrir estas nos dieron el “pistoletazo de salida”, de allí al punto de anclaje del puerto donde estaba el barco, habrían unos 250 metros que los hicimos todos a paso de legionario con una cabeza clara de pelotón y un escapado que tenia a dos a rebufo, claro, no podíamos dejarlos, los del pelotón debían de entrar juntos en “meta”.

La travesía empieza sobre las 22:00 hs

Una vez acomodados nos esperaban dos horas soporíferas hasta llegar a Denia, su destino, el viaje se iba consumiendo entre las idas y venidas a por refrescos, cabezaditas y los videos en las pantallas de TV del SuperFerry

A eso de las 23:20 hs, unos diez minutos antes de llegar a puerto, nos avisan por altavoces, de que la tienda del barco va a cerrar y de que estamos a pocos minutos de llegar.

Embarranque

Eran las 23:25 hs cuando el barco empieza a dar tirones muy secos hasta que el motor de repente se para.

Al rato, por megafonía, el Capitán llama a su tripulación para que se presenten en cubierta, a todo esto el barco parado sin motor moviéndose con las olas.

Pocos minutos después aparece personal de la tripulación con la cara desencajada, nuevamente, el Capitán, por megafonía nos dice que cogeríamos los chalecos salvavidas, debajo de nuestros asientos, y nos los pusiéramos, habíamos embarrancado por la boya verde de entrada al puerto pero que la situación estaba controlada.

Nos explicó que teníamos dos opciones, la más probable, es que nos sacara un remolcador que ya mismo venía, y la hipotética, pero muy hipoteca de que como medida extrema hiciéramos un transbordo a otro barco, el de salvamento marítimo.

Aquí como siempre rige Murphy y finalmente nos evacuaron por transbordo.

Ante la noticia del encallamiento

Los pensamientos que en ese momento le llegan a uno a la cabeza es preguntarte por lo que hago yo aquí, luego, a ver como salimos de esta situación límite y con las llamadas a la calma del Capitán de que la situación estaba controlada eran ciertas te entra el sosiego.

Las reacciones de otras personas eran diversas algunos los vi llorando, a otros con risa nerviosa, y en mi caso, hice de John Wayne para calmar la ansiedad de mi hijo eso si, la solidaridad actuaba sola entre nosotros.

Si el Capitán nos decía que nos sentáramos pues todos de pie, éramos una marea naranja de chalecos asfixiantes pero “controlables”.

Un inglés, al que le esperaba un taxi en el puerto y sin papa de español, me pasó su móvil para que convenciera al taxista, que estábamos llegando, de que se quedara a esperarlo.

Luego le tuve que explicar, a este hombre, que es lo que estaba pasando.

Por el barco circulaban diferentes versiones del suceso, eso entre grabaciones, selfies y fotos, unas que decían que el barco se hundía, otros que se escoraba por la izquierda, aparecieron verdaderos expertos en la estanqueidad de un Ferry, exclusas y componentes, mientras otros íbamos apagando las televisiones que en ese momento mostraban el documental de un naufragio.

La guinda final de aquella estancia fue un cumpleaños feliz que todos los pasajeros cantamos al unísono, deberían de ser los nervios, pasadas las 12 de la noche más de una hora allí dentro, a uno de los pasajeros.

Entonces nos dijeron que nos iban a sacar por grupos de 30 personas ancianos, mujeres y niños primero por transbordo.

Quiero señalar que el comportamiento de la tripulación del barco fue impecable.

Llegada a puerto 1:00 hs

Salimos en la noche transbordando del Super ferry a un barco de Salvamento Marítimo que, al lado del “Pinar del Rio”, parecía un cascarón de nuez y se cimbreaba como una pluma entre las olas.

Llegando puerto estalló un castillo de fuegos artificiales espectacular iluminando el cielo dejando caer luces en cascada y que pudimos ver en que primerísima línea, eran las fiestas en Denia.

El desembarco en puerto fue muy anodino, mi hijo y yo, dejamos los chalecos en una esquina pero como si nos los hubiéramos llevado no había ningún responsable para atender nada.

No pude recoger testimonio gráfico alguno porque a todo esto me quedé sin batería del móvil al salir de Ibiza

Los coches

Cuando escribo esta crónica me llega la noticia de que han sacado del barco los coches, setenta coches y dos autobuses ,seis días después del hecho, de lo cual me alegro porque una señora que llevaba una mudanza.

Muchos de sus propietarios no paraban en Denia y se tuvieron que quedar a dormir en el hall de las oficinas de la naviera porque no había hoteles en 100 kms a la redonda.

Al acabarse todo tenia la extraña sensación de que eso seguía siendo la película de Tarantino que había visto en Ibiza y cuando ahora lo recuerdo esa sensación aún ronda por mi cabeza.

Hoy lo cuento como una aventura desde la distancia pero hay que estar ahí.

Compartir
Artículo anteriorSánchez, Iglesias, a ver si con una canción
Artículo siguienteEl Amazonas nos importa un carajo
Con Ubaldo se inaugura una nueva etapa en el humor gráfico español ,se empieza a reconocer este en las Instituciones,con la creación y puesta en marcha de la Muestra de Humor gráfico de la UAH. Miembro de la National Cartoonists Society, la sociedad más prestigiosa de Humor gráfico en USA y de FECO (Federación Europea de Dibujantes). Sus trabajos han aparecido en varios diarios y revistas además de en páginas web también ha participado en diversas exposiciones tanto colectivas como propias tanto en el extranjero como en nuestro país. Con de cinco libros publicados , uno de ellos, Justycia fue elegido por Amazon como uno de los libros de humor gráfico más vendidos en España. También ha colaborado en las actividades de la Academia del Humor y en el Museo de Humor gráfico de la Unión Europea, siempre al frente de proyectos innovadores en el mundo del humor dirigió para Movistar la primera revista de humor gráfico para móviles de este país,revista Elcan. En la actualidad sus dibujos recorren el mundo entero al ilustra las conferencias que Richard Stallman(creador de GNU-Linux, Presidente de la Free Software Foundation y uno de los padres de Internet)da por todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + cuatro =