Croatas e ingleses buscaban hacer historia en Luzhniki y acceder a la final que les enfrentaría a Francia. Los británicos eran semifinalistas por tercera vez en su historia, mientras que para los balcánicos era la segunda. La tónica de este mundial fue totalmente diferente a la del anterior para ambos, que no pasaron de grupo.

Para Croacia era un sueño haber llegado a semifinales y, sin embargo, parecía que entró al partido dormido. Corría el minuto 5 cuando Trippier mandaba al fondo de la portería un excepcional golpeo de falta directa haciendo inútil la estirada de Subasic (0-1).

Sin embargo, este gol les despertó, se pusieron el mono de trabajo y empezaron a jugar a medida que corría el partido. Mantenían la posesión de balón, pero sin crear ocasiones claras, mientras que los ingleses, cuando llegaban, lo hacían con peligro buscando la velocidad de Sterling con balones largos.

La estrategia les sirvió a los ingleses.

Inglaterra ha hecho 12 goles en el mundial y 9 fueron a balón parado: 3 de penalti, 1 de falta directa y 5 de falta indirecta o córner. Se nota que hay mucho trabajo detrás de todo esto por parte de Gareth Southgate. Muchas veces una buena estrategia vale mucho más que un juego bonito.

La primera parte finalizó con los ingleses mucho mejor que los de Zlatko Dalic que, quizá acusaron y no supieron sobreponerse con suficiencia al tempranero gol inglés.

Tras el inicio de la segunda mitad Croacia salió más enchufada, con muchas más ganas de buscar el empate que Inglaterra de buscar ampliar la ventaja en el marcador.

Perisic cambió el rumbo del partido

El fútbol es un estado de ánimo. El extremo zurdo del Inter de Milán estuvo desaparecido en la primera mitad, quizá estaba haciendo una de sus actuaciones más flojas desde que inició la Copa del Mundo. Pero corría el minuto 67’ cuando el mismo, tras el único fallo que tuvieron los ingleses en defensa, supo adelantarse a Walker y definir a la perfección un gran centro de Vrasliko (1-1). A partir de este momento empezó su recital y sus mejores minutos en Rusia, tanto que envió un balón al palo tras una buena bicicleta dentro del área.

Croacia empezaba a jugar y a dar miedo. Pusieron contra las cuerdas a los británicos, que incluso acabaron pidiendo la hora y perdiendo tiempo para llegar a la prórroga, que era lo mejor que les podía pasar. Y así fue, el árbitro decretó el final del encuentro. Nos iríamos hasta el 120.

Prórroga

El cansancio hacía mella en el físico de los jugadores. Era la tercera prórroga que iban a jugar los croatas, en total 90 minutos solamente en tiempo extra, un partido completo más.

Los ingleses seguían intentando aprovechar su poderío físico en los corners y Vrsaliko sacó bajo palos un cabezazo de Stones. Un gol que podría haber sentenciado el partido, pero el lateral del Atlético de Madrid lo impidió.

La segunda mitad de la prórroga estuvo marcada por el fallo defensivo que propició el gol de Mandzukic en el 109’.

Croacia hace historia y disputará su primera final en la historia. El partido será el domingo a las 20:00 contra Francia.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre