Foto: Twitter @RealBetisFem

Desde CCOO y Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) denuncian que el Consejo Superior de Deportes, que lidera Irene Lozano hasta su incorporación a la lista electoral del PSOE con Gabilondo a las comicios en Madrid, se ha saltado a los sindicatos y a los profesionales en la organización de la Liga profesional Femenina.

Para ambas entidades, en esta nueva negociación «tocaba erradicar la parcialidad, conseguir salarios dignos e iguales a los de los masculinos, además de desarrollar medidas sobre la maternidad y la conciliación». 

A través de un comunicado conjunto a CCOO y AFE, señalan que «un convenio colectivo no puede ser sustituido, como se ha querido marcar desde la Secretaría de Estado para el Deporte, en una negociación de buena fe entre la patronal, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y la Federación».

Recuerdan, en este sentido, que «en un estado social y democrático de derecho como es el nuestro, los sindicatos tienen un papel fundamental y la negociación colectiva es su razón de ser».

Para CCOO, las relaciones laborales deben ser negociadas entre la patronal y los sindicatos representativos de las futbolistas. Según afirman, «estos sindicatos son los que se han preocupado siempre de regular y mejorar las condiciones e intentar disminuir la discriminación por razón de sexo». 

AFE y CCOO aseguran que la igualdad en el deporte todavía es una rampa difícil de subir y «no vamos a permitir que se pretenda ningunear la denuncia del convenio colectivo, o que se pacten las condiciones de una Liga profesional obviando ese convenio».

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa inmunidad europea versus la justicia española
Artículo siguienteMadrid tiene el 14% de la población española, pero el 40% de los contagios por covid
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre