El futbolista portugués mira orgulloso a Mateo mientras sostiene también a su melliza Eva María, cuando nacieron en junio de 2017.

Las redes sociales guardan un efecto bumerán de imprevisibles consecuencias para sus adictos. El futbolista portugués Cristiano Ronaldo es uno de ellos. El uso indiscriminado y asiduo por parte de personajes públicos de relevancia internacional debería contar en todo momento con una cohorte de asesores de imagen que frenaran los pies –nunca mejor dicho en este caso– a los que intentan mostrar aspectos de su vida privada sin atenerse a las consecuencias. El futbolista portugués Cristiano Ronaldo subió a las redes sociales un video familiar el pasado viernes 5 de abril en el que se divierte con su hijo Mateo mientras ignora a su hija Eva María, mellizos de 17 meses, en su domicilio de Turín, donde milita el internacional luso en el Juventus.

El padre orgulloso da unos toques de balón con su pequeño Mateo ante los intentos infructuosos de su hermana Eva María por participar en el juego. Ninguneada por su progenitor y aburrida de sus intentos por tocar también la pelota, la pequeña opta por entretenerse con una escoba y un carrito de limpieza de juguete.

El video, que cuenta con millones de visualizaciones e incluso se ha creado una etiqueta con la frase #EvaTambiénQuiereChutar, se ha hecho inmediatamente viral, pero no en el sentido que pretendía el orgulloso padre, acostumbrado incluso a firmar autógrafos tras ser condenado a 23 meses de prisión y 19 millones de multa por defraudar a Hacienda, sino por el evidente sesgo machista que muestra el futbolista al no intentar jugar a la pelota en ningún momento también con su hija.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre