miércoles, 29junio, 2022
32.7 C
Seville

Crisis del Sáhara: crónica de una cadena de errores del Gobierno español

Cada paso que ha dado Sánchez en este incidente internacional ha ahondado un poco más en el conflicto territorial entre Marruecos y Argelia

- Publicidad -

análisis

Abengoa y los intereses ocultos de la Moncloa

Pedro Sánchez es un hombre que no olvida y que se cobra facturas. Da igual que sea a una persona, a una entidad o...

El Repaso del martes 28 de junio

Cada día te ofrecemos un Repaso de la actualidad, tanto de las principales portadas nacionales como internacionales. Puedes escucharlo pulsando aquí Puedes verlo en...

El Repaso del lunes 27 de junio

En El Repaso analizamos las principales portadas de los medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En una hora, con El Repaso, tendrás una...

La Corte Penal Internacional corre serio riesgo de caer en la inoperancia por la pasividad de Estados Unidos

Estados Unidos debería reafirmar su apoyo a la justicia para las víctimas de graves crímenes internacionales en todo el mundo, señaló Human Rights Watch...
- Publicidad -
- Publicidad-

Argelia ha declarado la guerra comercial a España. Era la reacción lógica por el brusco cambio de posición de Moncloa respecto al contencioso territorial saharaui. Los argelinos amenazan con cerrarnos el grifo del gas y de paso con cancelar todo tipo de transacción mercantil, una medida que a los españoles podría costarnos, grosso modo, la friolera de 3.000 millones de euros en contratos en diversas áreas industriales. La prensa sanchista, siempre tan optimista y condescendiente con el Gobierno de coalición, se esfuerza estos días por convencernos de que tres mil millones no es para tanto, una pequeña fiesta, una menudencia de nada que comparada con nuestro inmenso PIB no deja de ser unas migajas. Sin embargo, pese a lo que puedan decir los palmeros de la prensa oficialista, el sartenazo argelino nos hará daño. Mucho daño.

De entrada, algunas compañías eléctricas ya tiemblan y preparan drásticas subidas en la factura de la luz. La injusticia cometida con los desahuciados saharauis repercutirá, más temprano que tarde, en el bolsillo de los españoles. Pero el conflicto va más allá de lo económico para adquirir proporciones de aguda crisis internacional. En las últimas horas la situación ha alcanzado un nivel de máxima tensión y el régimen de Argel ya amenaza con lanzar contra las costas españolas una flotilla de pateras con unos cuantos miles de espaldas mojadas a bordo para generar otra grave crisis demográfica similar a la que en mayo de 2021 organizó el rey de Marruecos en la frontera del Tarajal. Se mire como se mire, esta vez Pedro Sánchez la ha liado parda. Cada paso que desde hace un año ha dado el Gobierno español en el espinoso asunto del Sáhara Occidental ha sido errático y más nocivo que el anterior. Toda la gestión ha resultado nefasta y lo que es aún más preocupante: todo se ha explicado rematadamente mal a la opinión pública española. Si de lo que se trataba era de ofrecer asistencia médica por razones humanitarias al líder del Frente Polisario, Brahim Gali, mejor hubiese sido darle publicidad a la operación, no meterlo por la puerta de atrás de un hospital riojano con alevosía y nocturnidad. Tampoco hubiese estado de más telefonear al rey Mohamed VI para tratar de tranquilizarlo dándole garantías de que la operación Gali no suponía ningún cambio drástico de posición respecto al Sáhara ni un movimiento hostil contra los amigos marroquíes. El tacto y el respeto mutuo es la base de la buena diplomacia. Pero aquello se hizo como se hizo y a partir de ese instante la cosa fue de mal en peor.

Tras la avalancha humana en la frontera del Tarajal, una cruel represalia del sátrapa de Rabat, vino el escándalo del espionaje Pegasus, que a día de hoy mantiene no pocas incógnitas sin despejar. Los españoles siguen sin saber si el teléfono de Sánchez fue pinchado y hackeado por agentes secretos marroquíes, de la CIA o del CNI y mucho nos tememos que durante algún tiempo el caso seguirá rodeado del mayor de los misterios. Entretanto, Estados Unidos nos sentó a la fuerza en una mesa de negociación para que firmáramos el acuerdo Trump de autonomía para el Sáhara Occidental bajo soberanía marroquí, una traición en toda regla a un pueblo hermano respecto al que España sigue teniendo responsabilidades como potencia descolonizadora. De esta manera, desobedecimos las resoluciones de la ONU sobre la necesidad de organizar un referéndum de autodeterminación y dejamos abandonados a su suerte, cuando no en manos de la dictadura alauita, a 267.000 personas que viven en esa zona del desierto. Muchos de ellos aún conservan el DNI español si es que no lo han roto ya tras la jugarreta de Moncloa.

Si Sánchez se vio forzado a tragar con el plan yanqui (un regalo envuelto en papel de celofán de la Administración norteamericana a su tradicional aliado marroquí), el presidente debió comunicarlo a los españoles. Si hubo presiones de Washington y la OTAN para que España cerrara cuanto antes el asunto, dándole un escarmiento a Argelia por sus alianzas con Putin –se dice que Rusia planea abrir bases navales en ese país del norte de África, amenazando a Occidente y poniendo en grave riesgo la estabilidad regional– el presidente del Gobierno debió habérselo contado a los españoles. Y si a fin de cuentas lo único que ha habido aquí es la razón del pragmatismo, es decir, la necesidad del premier socialista de quitarse de encima un problema, la patata caliente saharaui, el presidente debió haber dado cuenta a los españoles.

De cualquiera de las maneras, el asunto merecía cuando menos que el inquilino de Moncloa pasara por el Parlamento y lo explicara todo con luz y taquígrafos, ya que se estaba librando un trance histórico para nuestro país. Lo lógico habría sido que los partidos hubiesen refrendado el acuerdo, o mejor aún, que el pueblo español hubiese sido llamado a las urnas para que votara en referéndum el futuro de lo que durante tanto tiempo fue una provincia más. Pero eso, consultar a la ciudadanía sobre cuestiones trascendentales, en este país es poco menos que ciencia ficción. Sánchez decidió tomar la decisión por su cuenta y riesgo, en plan caudillo, como Franco lo hubiese hecho en 1975, y a otra cosa mariposa. Él creía que portándose como un buen chico, haciendo lo que le decían los norteamericanos, los marroquíes, la UE y la OTAN se resolvería el problema. Pero un abuso tremendo se había cometido con nuestros hermanos saharauis y nada que se construya con la argamasa de la injusticia puede perdurar. Así ha sido. Al final la crisis ha terminado reventando por Argelia, un país con el que manteníamos importantes relaciones comerciales y que ahora nos pasa la factura, factura que inevitablemente tendrán que pagar los españoles en forma de tarifa eléctrica.

Poco a poco la bola de nieve se ha ido haciendo más gorda. Sánchez empieza a ser consciente del enorme fiasco cometido y ha dado órdenes a su ministro de Exteriores Albares para que cancele su viaje a la cumbre de las Américas y se vaya corriendo a Bruselas, sin perder ni un solo minuto, para pedir el amparo de la Unión Europea. De momento, la UE ha respondido tal como se esperaba a la petición española de auxilio y socorro, y aunque ha rechazado de plano el chantaje calificándolo de inadmisible –advirtiendo de que los socios del club comunitario reaccionarán con contundencia contra el régimen de Argel frente a “cualquier tipo de medida coercitiva” que adopte contra un Estado miembro como es España–, insta a españoles y argelinos a darle una salida negociada al conflicto. Por fortuna estamos en Europa y el desaguisado de Sánchez quedará en parte amortiguado por el mullido paraguas de Bruselas. Pero no podemos dejar de preguntarnos, jugando a la historia ficción, qué habría pasado si nuestro país no formara parte del selecto club europeo. Hoy estaríamos solos y metidos de lleno en una guerra de consecuencias imprevisibles entre marroquíes y argelinos. Por una vez la suerte se ha aliado con nosotros ganándole la partida a la siempre desastrosa diplomacia nacional.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Los saharauis son ciudadanos españoles, estaban censados en el Registro Civil español, tenían DNI español; lo hecho por los gobiernos españoles y por el Demerito, dejarlos abandonados, solamente tiene un calificativo: ALTA TRAICIÓN.

  2. Moine 11/06/2022 a 11:00. Creo que los saharauis son para usted una excusa más para atacar su presidente y su gobierno. Usted no les cree, solo se aprovecha de su situación. Igual que su/s jefes pp/vox. Cabe no olvidar que pp/vox son el brazo político del terrorismo en nuestro país.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Desmontando las falacias mediáticas de Gil y Cerezo

Tras arreciar las críticas de algunos medios y la afición por el desfase presupuestario de 40 millones que impedirán al Atlético de Madrid fichar...

Stoltenberg asegura que la OTAN ya conocía las intenciones de Rusia sobre Ucrania desde 2014

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado este miércoles, el llamado Concepto Estratégico de Madrid. Se trata del documentos consensuado por...

A Unidas Podemos no le gusta el pacto para ampliar la presencia militar de EE UU en España

Al socio del Gobierno de coalición, Unidas Podemos no le gusta el pacto alcanzado ayer entre los presidentes Pedro Sánchez y Joe Biden para ampliar...

Por primera vez las brazadas contra la fibrosis quística serán en Mallorca

Tras 21 años organizando la Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística, el viernes 1 de Julio a las 10,30 horas se dará la...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Desmontando las falacias mediáticas de Gil y Cerezo

Tras arreciar las críticas de algunos medios y la afición por el desfase presupuestario de 40 millones que impedirán al Atlético de Madrid fichar...

Stoltenberg asegura que la OTAN ya conocía las intenciones de Rusia sobre Ucrania desde 2014

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha anunciado este miércoles, el llamado Concepto Estratégico de Madrid. Se trata del documentos consensuado por...

A Unidas Podemos no le gusta el pacto para ampliar la presencia militar de EE UU en España

Al socio del Gobierno de coalición, Unidas Podemos no le gusta el pacto alcanzado ayer entre los presidentes Pedro Sánchez y Joe Biden para ampliar...

Por primera vez las brazadas contra la fibrosis quística serán en Mallorca

Tras 21 años organizando la Vuelta a Formentera nadando contra la Fibrosis Quística, el viernes 1 de Julio a las 10,30 horas se dará la...