La banda de música de la Ciudad de San Fulgencio (Provincia de Alicante) “La Unión Musical de San Fulgencio” en el concierto de Agosto en el Centro de Interpretaciones Artísticas de la localidad.

La presidenta de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, ha mantenido hace escasos días (27 de Julio del 2020) una reunión con Ximo Puig Presidente de la Generalitat Valenciana y José Manuel Rodríguez Uribes, Ministro de Cultura.

En la reunión Daniela González ha trasladado al ministro la necesidad urgente de atender económicamente a todo el colectivo tanto económicamente como a través de ayudas fiscales. En dicha reunión han efectuado un repaso a los principales problemas del sector.

El ministro le ha anunciado que el Gobierno de España declarará las bandas de música de la Comunidad Valenciana como manifestación representativa del patrimonio cultural inmaterial a propuesta de la Generalitat y del propio ministerio.
La propia presidenta de la FSMCV ha valorado dicho anuncio como un avance importantísimo por lo que supone de protección patrimonial y ayuda fundamental para las Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana que tiene 1.100 bandas de música, más de 600 centros educacionales musicales, 40.000 músicos, 60.000 alumnos y 200.000 socios, un movimiento artístico social único en el mundo.

El ministro de Cultura del Gobierno Español reconoció la importancia de este hecho y lo que aporta de forma histórica al desarrollo social, cultural y musical de la Comunidad.

La crisis de la pandemia Covid-19 ha golpeado especialmente con mucha dureza a las Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, las incertidumbres son muchas, especialmente las de financiación de dichos entes.

El colectivo ha cifrado en 5 millones de euros, los impactos durante el primer trimestre del año actual, la valoración hasta final de año elevará este impacto negativo en 20 millones de euros.

La presidenta Daniela González ha demandado una línea de ayuda directa por parte del Estado, así como la necesidad de incrementar el importe dedicado a toda la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana por parte del Instituto Nacional de las Artes Escénicas de la Música (INAEM).

También ha propuesto la bajada de impuestos a las Sociedades Musicales del 25 al 10%, una bajada del IVA en la compra de instrumentos del 21 al 10% y cambios en la ley del IRPF, Impuestos en la Renta de las Personas Físicas con bonificaciones y exenciones concretas.

La Federación dispone de su propio sello discográfico en beneficio de todas las sociedades musicales. El mismo sirve como instrumento idóneo de más de un millar de divulgaciones musicales de bandas e intérpretes con interpretaciones musicales que garantiza la conservación del patrimonio artístico musical de la Comunidad Valenciana y la defensa igualmente de la propiedad intelectual de los autores.

Ella misma presentará un nuevo proyecto para la declaración de las Sociedades Culturales Musicales como Patrimonio Cultural Inmaterial, después de haber conseguido en el 2018 que sean consideradas como entidades de Interés Cultural.

En Agosto estuve presente en el concierto de verano de la Banda de Música de La Unión de San Fulgencio, municipio con mayor número de extranjeros de la Comunidad Valenciana -casi 6.000-, situado a 16 Km de Elche y a 22 del Aeropuerto de Alicante, situado en la Vega Baja del río Segura, dicho concierto se realizó en el Centro de Interpretaciones Artísticas de dicha localidad.  Decir que uno de los muchos exponentes de la música de bandas es la banda de San Fulgencio en la provincia de Alicante por su tradición y prestigio.

Su Director José Mª “Chema” González Olivares -quédense con el nombre de este joven director muy bien considerado- cursa estudios superiores de Dirección de Orquesta en Murcia y con Jan Cober en Holanda. Trombonista de profesión, realiza estudios musicales en dirección de banda con José Rafael Pascual Vilaplana en la Vall d´Albaida, desborda juventud -30 años de edad- y dinamismo por los poros y una profunda entrega a su profesión de trombonista y Director de bandas.

La aplicación informática Skype nos permite tener un contacto real y digital a la vez. En una amena conversación me ha manifestado su gran preocupación hacia el futuro del proyecto musical en San Fulgencio – así sucede lo mismo en toda la Comunidad- y una enumeración de los medios que necesitan urgentemente para continuar en la brecha con la Escuela Musical Municipal, compromisos de conciertos a futuro y financiación de los gastos.

Sello discográfico de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana.

Hablamos del panorama musical en la Comunidad Valenciana relacionado con la bandas y agrupaciones musicales. Él es director al mismo tiempo de la Banda de la Sociedad Unión Lírica Pinosense, (Pinoso), de la Banda Joven de la Unión Musical “La Aurora” de Albatera, de la Banda de La Unión Musical de San Fulgencio -en la Vega Baja- y profesor de trombón en Pinoso y Albatera, localidades todas ellas de la provincia de Alicante en la Comunidad Valenciana.

La banda dispone actualmente de 60 integrantes, estudiantes de música en la localidad y voluntarios musicales con titulaciones, algunos de ellos de varias nacionalidades, fue fundada en el año de 1.983 por D. Rafael Belmonte vecino de la localidad y Presidente honorífico, después de algunas vicisitudes, se creó  la Escuela de Música municipal en 2015.

La Unión Musical de San Fulgencio obtuvo 2º y 3º premio en el Certamen de Bandas de Alicante en 2012 y 2013

Entre otras es una banda de reconocido prestigio en los conciertos musicales en la Provincia de Alicante y Comunidad Valenciana.

Respecto al acuerdo político reciente del Ministerio de Cultura con la Federación de Bandas de la Comunidad nos explica que a pesar de las palabras del ministro, debe sustanciarse en cosas concretas sobre el papel, el primer paso como reconocer a las bandas en la Comunidad como patrimonio inmaterial es importante, pero ahora eso debe tener sus contenidos reales, en algo que suponga un apoyo financiero a todo el colectivo.

Apoyo que debe ser urgente dada la situación creada por el Covid19 de falta de ingresos por la suspensión de todo tipo de conciertos remunerados, principal línea de financiación. La Federación de Sociedades Musicales debe tomar iniciativas concluyentes para que estos apoyos progresen como así lo esperamos todos.


José Mª González Olivares, director de varias bandas de música en la Comunidad Valenciana.

¿Cómo te iniciaste en este mundo de la música?

Comencé con 9 años en la banda de mi pueblo que es San Isidro, del que también soy concejal, municipio cercano a San Fulgencio en Alicante, llevo fiestas, servicios sociales y tomo parte también del área cultural compartida con una compañera. La música se apoderó de mi corazón y de mis sentidos. Forma parte ya no de mi segunda piel sino de mi forma de respirar.

¿Qué interpretaciones te gusta más dirigir?

Principalmente la música española, compositores como Miguel Asins Arbó, Santiago Quinto, Amando Blanquer entre otros son mis referentes.

¿Cómo ves el futuro musical en la Comunidad?

Veníamos de una situación ascendente en cuanto a financiaciones, planteamientos, funcionamientos de las áreas culturales en los ayuntamientos, la pandemia ha frenado todo esto de golpe y porrazo.

Una de las importantes partes que sustentan a una sociedad musical son sus actuaciones extras como Semana Santa, conciertos en localidades cercanas, Moros y Cristianos,etc.

Los ingresos normales de Marzo a día de hoy de una banda mediana podrían ser de unos 20.000 euros. Esto se ha venido abajo, equivale a medio año del funcionamiento de una Escuela de Música media, sin tener en cuenta que hay escuelas musicales TOP de más de 200 alumnos aproximadamente.

Estamos ante una situación de pura supervivencia. Hay muchas escuelas de música elementales municipales en grave riesgo por falta de material, y recursos como las simples nóminas. Las Escuelas de Música nutren de músicos a las bandas y detener el funcionamiento de las bandas por más de 4 meses suponen graves problemas a futuro. Si multiplicamos todo esto por 600 centros de enseñanza musical y más de 1.100 bandas estamos ante un terrible problema. Las cifras son escalofriantes.

Deseo no obstante felicitar a la Presidenta de la Federación Daniela González por el éxito en su gestión, las cosas, creo, se están haciendo bastante bien, Leandro Vilató nuestro compañero en San Fulgencio y Presidente de la FSMCV-Vega Baja Baix Vinalopó, miembro de la Unión Musical de la localidad y componente de la directiva de la FSMCV, están haciendo un trabajo brutal en los últimos años, todos los profesores están titulados en enseñanzas superior en  conservatorios superiores y son profesionales en los últimos años.

Las bandas están en una situación crítica, algunas que tenían algún remanente económico lo han gastado en las propias escuelas de música, suponiendo esto una bajada en el nivel y en la cancelación de muchos proyectos musicales.

Aquí todos los ayuntamientos tienen que dar un paso al frente

Muchos ayuntamientos que son los financiadores de sus escuelas de música, o asumen una parte de la financiación de sus escuelas y bandas, han mantenido sus acuerdos y convenios, otros han dicho “no hay actuaciones, no hay convenio” y eso es una posición verdaderamente crítica y cuestionable.

¿Cuál es el nivel ahora mismo de las bandas en Valencia?

En lo referente a las escuelas de música, primero hay que felicitar a todo el profesorado y directores de las escuelas de música, que durante la pandemia han adaptado toda la enseñanza a las circunstancias y mantenido las clases y programaciones mediante plataformas digitales, siempre pensando en el alumno y el nivel de la enseñanza. Por otra parte, el nivel de matriculaciones se mantiene con el transcurso de los años, lo que es una buena señal de permanencia, incluso con incremento ligero, es una buena tendencia, es verdad que la calidad en la enseñanza y otras cuestiones técnicas se van adaptando con el transcurso de los años a una enseñanza más actualizada, siempre en pro de mejorar. Hay que tener presentes que en cualquier localidad hay mucha oferta cultural y deportiva que ocupa el ocio de muchos jóvenes. La música no es el único alimento. Por eso reestructurarse para ir cambiando cosas es importante.

La Unión Musical de San Fulgencio en un concierto en el Auditorio de la Diputación de alicante.

En los pueblos el área de música es algo que se debe tener en cuenta por parte de los padres, aunque solo sea como elemento festivo para algunas familias, hay que dar un paso más. El nivel técnico de las bandas está creciendo. En la Vega Baja que es de donde soy y en toda la provincia de Alicante, el potencial de las bandas ha ido a más. Se puede ver en las últimas ediciones de los certámenes.

En cuanto a las escuelas, el piano siempre es de los instrumentos más demandados; otros instrumentos como los de cuerda violonchelo y contrabajos ya aparecen en bandas, como la del Municipio de San Juan en Alicante, que cuenta con una orquesta dentro de su oferta educativa, o la Banda de Almoradí, que cuenta con un amplio número de Violonchelos y contrabajos en sus filas. Aunque son instrumentos poco fomentados para su inclusión en bandas pequeñas, debido a la falta de instrumentos prioritarios como clarinetes, saxofones, fagotes u oboes. Esto forma parte del fomento de la música al poder integrar nuevos instrumentos con timbres y partituras más contemporáneos.

Hace unos días pude oíros interpretar La MISION de Ennio Morriccone, con una interprete solista Inés al Oboe de 15 añitos.

La verdad que solo pude hacer ocho ensayos antes del concierto, Inés acaba de concluir tercer año de enseñanzas profesionales en el conservatorio Municipal de Almoradí, es una firme promesa con una proyección tremenda, es un músico modelo y una buena intérprete, acude a todos los ensayos y es trabajadora.

Para cursar enseñanzas superiores hay que desplazarse a Murcia y Alicante. Almoradí, Orihuela, Torrevieja y Catral poseen conservatorio donde realizar las enseñanzas profesionales, el resto de los municipios disponen en sus escuelas de enseñanza elemental de cuatro años.

¿Valencia o Alicante? ¿Norte o Sur?

No veo a Valencia sin bandas de música, San Fulgencio en Alicante ya la tiene hace 37 años, San Isidro, Montesinos, la Daya, Santa Cecilia en Rojales siguen una parecida antigüedad, hay otras que son centenarias como la de Almoradí que en la Vega Baja es un modelo y una referencia, la Union Musical “La Aurora” de Albatera con más de 130 años de historia o la de Pinoso donde el año pasado celebramos el 90 aniversario, el resto de bandas de municipios más pequeños se han construido más recientemente. En Valencia esta tradición está más arraigada, no conozco ningún pueblo sin su banda.

¿Cuál es tu opinión sobre el trabajo del conjunto de grupos y personas que forman el entramado musical de la Comunidad Valenciana? 

Debemos mostrar la polivalencia que en su trabajo deben adoptar grupos y entidades artísticas como las bandas de música, estamos todos obligados a “reinventar” nuestras formas de hacer

Por ejemplo, conciertos de las bandas en grupos reducidos para música de cámara, como un quinteto, un sexteto, o bien menos instrumentación para conciertos reducidos, incorporación o con acompañamiento por ejemplo coral, con intérpretes cantantes solistas y grupo de la banda, presencia en inauguraciones de exposiciones y conferencias, en terrazas de cafés, estaciones de metro, conciertos multibandas, actos institucionales, presencia en los mercados cada día de mercado para dinamizarlos, etc.

Trabajando en todo ello con los encargados de las áreas culturales de los ayuntamientos como asesores de programas y actividades y mostrar que la banda de música no es solo un grupo de 70 músicos que no se puede separar, no, puedo poner música a cada acto de un pueblo, y sobre todo intentar romper con el discurso de:

“te doy una subvención porque me acompañas en la procesión o pasacalles de turno”

Esta reinvención tenemos que adaptarla para que cada ayuntamiento vea que nosotros queremos formar parte de esa nueva normalidad, ayudando a sectores en crisis como la restauración, por ejemplo, para tomarnos un refresco con un quinteto de músicos de la banda de tu pueblo o un simple trio de músicos acompañando puede ser algo fantástico. Una integración más plena de las actividades de la ciudadanía en el día a día con la música.

Los directores debemos mostrar a los políticos las muchas utilidades que tiene una banda musical fuera de las rigideces actuales

Debemos “reubicar” las actividades de la banda de un Pueblo. No solo estoy presente en Navidad, Santa Cecilia, Fiestas Patronales, El Patrón, la Procesión, etc. Nuestros escenarios deben de ser más múltiples y variados. No dar un concierto para justificar una subvención. Ese no es el camino.

“Hay que recordar que las bandas son un ente social, cultural y educativo, profundamente ligado a la idiosincrasia de un pueblo y no se las puede dejar de lado en estos momentos”.

Chema González Olivares joven director de bandas en la Comunidad Valenciana, indudablemente tiene un futuro brillante por delante. A la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad y a su presidenta Daniela González nuestros deseos de que el acuerdo estatal no sea papel mojado y sirva para solucionar la grave crisis que se cierne en el horizonte de una comunidad con una gran historia en la música popular de sus bandas.

Fuentes:

Federación Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana

José Mª González Olivares-Director Unión Musical de San Fulgencio y Sociedad Unión Lírica Pinosense.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSeis millones de euros para ayudas a la restauración del entorno de antiguas minas de carbón
Artículo siguienteEl Congreso votará esta semana sobre la Monarquía
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre