En esta pandemia, lamentablemente, la política se ha inmiscuido y ha querido imponerse desde el primer momento de forma imprudente. Algunos países han mantenido la prioridad, la observación y el método, a pesar de saber que era muy difícil la reacción a corto plazo. Pero otros se han perdido confundiendo prioridades políticas o mediáticas con necesidades científicas, o dicho de otra forma, subyugando estas al mandato de aquellas. Es lo que ha pasado en España.


El problema son las consecuencias que tiene esta intromisión. El estado español ya acumula, según las cifras oficiales, más de 24.000 muertos -que sospecho que son más-. En un artículo anterior titulado, Sánchez y su planteamiento contra el Covid-19 hacía constar que Madrid había cambiado el criterio estadístico de las víctimas, igual que Cataluña, y que se acercaba a las 13.000. Si añadimos las 10.000 de Cataluña, ¿cómo es que el gobierno español admite solo 24.000?.


Las cifras son escalofriantes, pero aun así, nuestros políticos estatales continúan jugando a la política de forma patriótica “Entramos juntos y saldremos juntos” o “Este virus lo paramos unidos” 

Todo sea por “la patria hispana, fuerte y unida“. Pedro Sánchez no se refiere al Covid-19 como un problema sanitario a resolver sino como una guerra donde se tiene que batir al enemigo. La presencia de militares uniformados a las ruedas de prensa me ha parecido poco acertada.

El estado de alarma, el mando único impuesto y retirar las competencias en las comunidades fueron las primeras órdenes de obligado cumplimiento. Cataluña, al ver el peligro, solicitó el confinamiento de su territorio pero Sánchez se negó. Viendo como empeoraba el tema rectificó decretando el confinamiento en todo el estado. Aun así, aquellos 15 días resultaron fatídicos, más aun en no prohibir los desplazamientos de la gente por todo el país.

Si nos fijamos detenidamente en el inicio de la pandemia y las noticias que, poco a poco, salían a la luz podemos declarar, sin temor a equivocarnos, que el gobierno español no le dio una excesiva importancia a la vez que presumía de una magnífica sanidad pública, incluso opinaba que la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona no obedecía a cuestiones sanitarias.

Como ya se ha hecho viral la noticia, hay que destacar la forma que algunos países hicieron frente a la pandemia así que hubo las primeras alarmas y los consejos de la OMS. Estos países están gobernados por mujeres que han demostrado que no les afecta la testosterona típica del sexo masculino. Su éxito contra la pandemia tendría que hacerles caer la cara de vergüenza a la casi totalidad de los mandatarios de todo el mundo del sexo masculino como por ejemplo Donald Trump, Boris Johnson, Giuseppe Conte o Pedro Sánchez.  No se pierdan el siguiente video.

En cuanto a la responsabilidad del gobierno español, esta es total y absoluta. ¿Pero que tenemos que decir de la impotencia de nuestros gobiernos? La cifra de muertos, desproporcionada e insoportable, aumenta de día en día. Ahora el gobierno Sánchez se plantea la desescalada sin tener en cuenta que Torra en Cataluña, Puig en Valencia y Armengol en Baleares, han preparado unos planes sensatos que, aun así, no podrán cumplir, obligados a seguir las ordenes impuestas desde Madrid. Parece que en Moncloa no ven nunca el momento de decir basta, reconocer errores y consensuar las acciones que llevar a cabo

Como muy bien dice mi admirado periodista  Vicent Partal, la desescalada no es cualquier cosa. Bien al contrario. Es un momento trascendental, un punto de inflexión enorme, una oportunidad única para aliviar y curar un poco el impacto, ya más que excesivo, del coronavirus sobre nuestra sociedad.

¿Será válida y definitiva la desescalada propuesta por el gobierno de Pedro Sánchez? ¿Cuántas modificaciones tendrá la versión original? ¿Cuántas enmiendas se llevarán a cabo en diferentes BOES? Hay quien de aprovecha la crisis y habla de política. Miquel Iceta (PSC) continúa diciendo que se está muy bien en España y mucho mejor que en una imaginaria Cataluña independiente. ¿Lo dirá quizás porque el ministro de sanidad es miembro de su partido o… bien por el éxito en la gestión llevada a cabo en su ministerio?

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. claro es que este hombre y el gobierno de españa elegiro en unas votaciones democraticas tienen culpa de todo cuanto cinismo tiene este pais y que poca memoria tiene el pueblo español de las mentiras del pp sus robos saqueos privatizar hospitales etcetcetc y asi es que no paro

  2. Pues me gustaría saber lo que Vd. hubiera escrito con un gobierno PP+VOX
    Probablemente pasarían acuartelados varios meses, con un 155 que se les iban a caer los calzones en Cataluña.
    Recen los que crean para que no lo tumben.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre