La pandemia del COVID-19 además de provocar una terrible crisis sanitaria y ya económica; además de cobrarse miles de víctimas mortales y familias enteras con un incierto futuro laboral, también ha afectado al ámbito político y ha provocado más de una dimisión.

La última que se conoce, aunque el dimisionario alega motivos personales, es la del consejero de Empleo e Industria de Castilla y León, Germán Barrios, que ha explicado que su dimisión obedece a diferencias “insalvables” con el vicepresidente Francisco Igea (Cs) sobre asuntos relacionados con su Consejería.

La directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, tras fuertes discrepancias con el equipo de Gobierno de Ayuso sobre el cambio de fase de la comunidad, también dimitió por “responsabilidad” al considerar que Madrid no debía entrar en la fase 1 de desescalada.

Sonada fue la dimisión de la consejera de Sanidad de Aragón, Pilar Ventura, tras asegurar en unas declaraciones poco afortunadas que era un “estímulo” para los médicos que se tuvieran que hacer sus propios equipos de protección que provocó una ola de indignación entre el colectivo. “Me equivoqué, lamento que mis palabras equivocadas hayan ofendido”, afirmó Ventura en la rueda de prensa en la que comunicaba su marcha.

La ausencia de unidad de criterio para la desescalada en Canarias y discrepancias con la consejería provocó la dimisión hace unos días del director general de Ordenación, Innovación y Calidad de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, Gregorio Cabrera.

La concejal de EH Bildu en Beasain, Maddi Imaz, dimite después de  saltarse el confinamiento y participar en una fiesta con decenas de jóvenes.  Imaz reconoció haber actuado con “irresponsabilidad”.

En el caso de la concejal de Igualdad, Mayores, Infancia y Cooperación al Desarrollo del Ayuntamiento de Puente Genil, Mariola González, el acudir a una misa de lunes santo, pese al estado de alarma y el estricto confinamiento en el que se encontraba toda España, y que motivó la apertura de expediente por parte de la Policía Local, fue la razón por la que la edil cordobesa dejó su cargo tras recibir duras críticas en redes sociales.

También el haberse saltado el confinamiento fue el motivo por el que el alcalde de Badalona, Álex Pastor, tuvo que dimitir, aunque en este caso, el regidor fue detenido tras dar positivo en un control de alcoholemia.

El director de Emergencias del Servicio Vasco de Salud, Jon Sánchez, presentó su dimisión al hacerse público que había sido multado por saltarse el confinamiento y trasladarse a su segunda residencia, en la localidad cántabra de Castro Urdiales.

Fuera de nuestras fronteras, el coronavirus también ha provocado dimisiones en la mayoría de los casos por diferencia de criterios, como es el caso del ministro de Salud de Brasil, Nelson Teich; el presidente del Consejo Europeo de Investigación, Mauro Ferrari; o por saltarse el confinamiento como la consejera de Sanidad de Escocia, Catherine Calderwood o,   el epidemiólogo y asesor en materia del COVID-19 de Boris Jhonson, Neil Ferguson.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre