En un matadero de Guetersloh, en el centro de Alemania (región de Westfalia), han aparecido 657 casos positivos de COVID-19 entre los trabajadores.

Las autoridades sanitarias de la localidad han establecido cuarentena para unas 7.000 personas, entre las que se encuentran todas las que trabajan en el matadero.

Se han cerrado escuelas, guarderías y el propio matadero como medida de urgencia durante los próximos 14 días.

Test en en el sector cárnico

No es el primer brote que se registra en un matadero alemán: han sido ya varios los casos y sobre todo afectan a trabajadores que provienen de la Europa del este. En este sentido, se ha explicado que el brote «tiene que ver con el alojamiento de las personas y las condiciones de trabajo en la empresa» ha señalado Armin Laschet, primer ministro del Estado de Renania.

Después de que en el mes de mayo se detectase un brote en una planta de procesamiento de carne en Coesfeld, Renania del Norte, el Gobierno ordenó que las empresas de este sector hicieran test de manera periódica a sus trabajadores. De hecho, ayer se anunció que se harán pruebas a todos los trabajadores de los mataderos del estado.

Datos en aumento en las últimas horas

El balance registrado en Alemania durante las últimas 24 horas es de 26 víctimas mortales, 580 positivos.

El día anterior se registraron 30 fallecidos y 345 contagios.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre