Dolores de Cospedal, la ex secretaria general del PP, testifica hoy en el juicio por el borrado de los ordenadores que Luis Bárcenas usaba en la sede del Partido Popular.

Están citados el propio extesorero ‘popular’ y la que fuera ‘número dos’ del partido María Dolores de Cospedal.

La vista oral comenzó la pasada semana en el juzgado de lo penal número 31 de Madrid con las cuestiones previas, en las que el PP intentó sin éxito evitar el juicio aplicando la doctrina Botín, ya que solo hay acusaciones populares, ejercidas por IU y varias asociaciones.

En el banquillo de los acusados se sentará el PP (como persona jurídica), su extesorera Carmen Navarro, el que era responsable de los servicios jurídicos Alberto Durán, y José Manuel Moreno, que ocupaba el puesto de director del sistema de informática.

Delito de daños informáticos

El partido está acusado por el delito de daños informáticos, por el que piden multas que alcanzan hasta los casi 11 millones de euros o la suspensión de actividades durante seis meses, mientras que Navarro, Durán y Moreno están acusados por delitos de daños informáticos y encubrimiento y se enfrentan a hasta cuatro años y medio de prisión.

Entre los seis primeros citados como testigos se encuentra Bárcenas, cuya declaración será relevante porque su demanda contra el PP dio inició al procedimiento, aunque finalmente fue retirada en septiembre de 2016.

Compartir
Artículo anteriorEl pactódromo
Artículo siguienteLa euroorden española impide a Josu Ternera salir de prisión
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + siete =