No hay imposibles para aquel que está dispuesto a darlo todo por un sueño. Así nos lo demuestra el ultrafondista Sergio Turull, 

conocido en redes sociales como @pitufollow en Corro porque caminar me cansa (Editorial Arcopress)  un libro de superación, reflexiones, consejos y experiencias vitales donde narra uno de sus mayores retos deportivos: correr 121 kilómetros por una buena causa, para dar visibilidad a la fibromialgia a través del deporte.

Sergio es un ejemplo a seguir en superación. Empezó a correr en 2012, tras mantener una conversación con un hombre que le cambió la vida. Desde entonces vive entregado al deporte y ha completado algunos de los desafíos más extremos: Ironman, el Camino de Santiago corriendo 24 horas, dando vueltas a una pista de atletismo o una ultramaratón en el desierto. Le encantan las carreras de obstáculos y su espíritu espartano contagia a sus seguidores, una comunidad de decenas de miles de “leones”, con los que comparte día a día su pasión por el deporte.

 

Sergio, en este libro narras uno de los mayores retos deportivos, correr 121 kilómetros por una buena causa. ¿Qué causa es esa?

Desde hace años intentamos dar voz y hacer visible una enfermedad invisible llamada fibromialgia. A través del proyecto Imheart nos juntamos distintos deportistas (afectados y no afectados) con ganas de ayudar y concienciar sobre esta y otras enfermedades.

 

-Empezaste a correr en el 2012, tras mantener una conversación con alguien que te cambió la vida… ¿quién fue y qué te dijo para que te convirtieras en ultrafondista?

Es un hombre anónimo, con una larga trayectoria en ultrafondo. Su capacidad de superación me hizo plantearme muchas cosas, entre ellas, si sería yo capaz de correr algún día 100 kilómetros.

Que el título no engañe, no es un libro solo para runners. Corro porque caminar me cansa es una forma de entender la vida. No dejar nada para mañana por si llega el día en el que no exista el mañana

 

-Vives entregado al deporte, pero… ¿Trabajas en alguna otra cosa o puedes vivir de ello?

A día de hoy puedo decir que vivo de mi pasión y detrás de ello hay mucho trabajo y esfuerzo para mantenerlo.

 

-Has completado muchos desafíos extremos… Enuméramelos y dime cuál ha sido el más duro.

Son tantos que he perdido la cuenta. Pero sin duda los que me han marcado más han sido: Camino de Santiago corriendo; la vuelta a Menorca por Camí de Cavalls (185 kilómetros); la Transgrancanaria (125); los 101 kilómetros de Ronda; 24 horas corriendo en una pista de atletismo, entre muchos otros. Pero sin duda el más duro ha sido la marathon des sables, 230 kilómetros por el desierto de Marruecos en autosuficiencia.

 

-¿Cuántas horas al día entrenas?

Un par de horas mínimo. Los fines de semana aprovecho para alargar un poco más las sesiones.

Me gustan las emociones fuertes, hacer cosas que me hagan vibrar, salir de la zona de confort y sentir que cada día lo disfruto como si fuera el último

 

-Tu libro está lleno de motivaciones, consejos, reflexiones… Danos un aperitivo que enganche a quien aún no lo ha comprado.

Que el título no engañe, no es un libro solo para runners. Corro porque caminar me cansa es una forma de entender la vida. No dejar nada para mañana por si llega el día en el que no exista el mañana. En el libro intento transmitirlo a base de experiencias y reflexiones que van a mantener muy atento, vivo y motivado al lector mientras lo sostiene en sus manos. Por supuesto, incluye consejos basados en mi experiencia tras todos estos años corriendo.

 

-¿Cuál es la experiencia vital, lejos del deporte, que más te ha marcado y cambiado?

Hacer la maleta nada más terminar la carrera para empezar una nueva vida en otra ciudad. A pesar de que años más tarde volví a mi ciudad de origen, Barcelona, esa etapa me enseñó a ser independiente, con todo lo que eso conlleva.

 

-Dices vivir con intensidad huyendo de las rutinas… ¿Sabes que para mucha gente, la rutina es la única forma de mantener sus nervios a raya y lograr una vida en paz?

Respeto que haya gente que encuentre la estabilidad en llevar una vida de rutinas, pero no la comparto. Me gustan las emociones fuertes, hacer cosas que me hagan vibrar, salir de la zona de confort y sentir que cada día lo disfruto como si fuera el último.

Los leones son personas con una gran fuerza interior que van en busca de nuevos retos y objetivos. Gente que le ruge a la vida y que deja huella, gente con hambre de superación

 

-También huyes del conformismo… ¿Qué significa ese concepto para ti?

Básicamente, no acomodarme, no conformarme con lo que tengo. Siempre podemos aspirar a más, lo difícil es encontrar la motivación y las ganas de dar nuestro cien por cien para alcanzarlo.

 

-Dices levantarte cada día con la misma ilusión con la que se levanta un niño el día de Reyes. “Levantarme con ganas de moverme”… Dicho con todo el cariño, a algunos podrá sonarles a “escapismo”… ¿No estarás huyendo de algo?

De lo único que huyo es de la rutina, quiero vivir con emociones, explorando nuevos lugares y nuevas aventuras.

 

-Levantarte un sábado, desayunar copiosamente, echarte la siesta, hacerte una maratón de series… ¿Lo ves imposible?

En ocasiones lo he hecho, pero esos días son la gran excepción y vienen precedidos por algún gran entreno, competición o viaje.

 

-Has conseguido crear una comunidad de decenas de miles de «leones». ¿Por qué les llamas así? ¿Cómo son ellos?

Son personas con una gran fuerza interior que van en busca de nuevos retos y objetivos. Gente que le ruge a la vida y que deja huella, gente con hambre de superación.

 

-¿Por qué utilizas el nick de @pitufollow?

Es el primer nick que utilicé en Twitter, en 2010, cuando me escondía detrás del avatar de un pitufo, y a día de hoy aún lo conservo.

 

-Dice uno de tus lectores que: Este libro es de los que hacen abrir los ojos ante la vida. Más gente como Sergio necesita el mundo. Con tanto runner, y tanto maratón-man… ¿Por qué crees que les llegas más que otros?

Disfruto compartiendo mis entrenamientos y mis retos deportivos porque sé que pueden llegar a inspirar a muchas personas que pasan por un momento de desmotivación y también a otras tantas que ya se han iniciado en este mundillo. Supongo que al final lo que engancha es la forma de comunicar las cosas; yo intento hacerlo siempre poniendo todo el corazón, tal y como lo siento.

 

-¿En qué piensas cuando corres, cuando acometes alguno de tus retos? ¿Cantas, reflexionas, oyes música, repites mantras….?

Son momentos de desconexión donde puedo liberar la mente y abstraerme de todo. Me encuentro conmigo mismo y eso es lo mejor. A veces me da por reflexionar, otras me da por cantar y otras simplemente me centro en dar el 100 por cien en el ejercicio.

 

-Hemos visto que la red social donde mayor comunidad tienes es en Instagram, pero también eres activo en Youtube, ¿qué importancia das a los vídeos?

Me encanta grabar y editar las carreras que afronto para tener un recuerdo de estas en el futuro. Es algo que hago para mí mismo, para el Sergio del futuro, pero que además comparto con mis seguidores para que lo tomen como ejemplo de que con sacrificio podemos lograr mucho más de lo que pensamos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre