El País ha tenido acceso a las declaraciones de Corinna Larsen ante la Fiscalía suiza de diciembre de 2018, en las que confesó que la transferencia de 64,8 millones de euros que hizo a su nombre el rey emérito Juan Carlos I fue un “regalo” para asegurarle su futuro y el de sus hijos, a pesar de que entonces ya se conocía la importante fortuna de la aristócrata alemana. Larsen afirmó ante el fiscal que no le sorprendió que el entonces jefe del Estado aceptara esa donación de Arabia Saudí, “cuando su tren de vida lo financia el contribuyente español”. Y añadió que tras recibir el dinero en Bahamas se desplazó a España “para darle las gracias a Juan Carlos I”. “Estaba extremadamente agradecida y le hice partícipe de mi gratitud”, aclaró.

Además, la examiga del rey Juan Carlos I puntualiza en esas declaraciones ante el juez que el rey emérito le hizo un “regalo” a modo de “gratitud y amor” y porque cree que tenía la esperanza de recuperarla. Sin embargo, asegura que, en ningún caso, el rey trataba de deshacerse de ese dinero cuando lo transfirió en el año 2012.

En marzo de 2020, Corinna reveló que recibió una visita del rey emérito en Londres once días después de que sus abogados se pusieran en contacto con la Casa Real para comunicar que Felipe VI figuraba como segundo beneficiario de la fundación panameña Lucum. En un comunicado difundido por su abogado, Robin Rathmell, Larsen afirmó que buscó “un diálogo de buena fe” que pusiera fin “a la campaña de abuso” de la que se consideraba víctima y negó que le hiciera ningún tipo de chantaje. Así, según el letrado, Corinna solo buscaba “poner fin a la campaña de acoso contra ella y salvaguardar su seguridad y la de sus hijos”.

Ahora, Corinna Larsen afirma que los 64,8 millones que le dio Juan Carlos I provenían del rey Abdalá, quien hizo una donación en favor del rey emérito. Se trata de una declaración inédita a la que ha tenido acceso El País, y que es muy importante para la investigación contra rey Juan Carlos I por presuntos delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Al rey emérito se le investiga por un presunto cobro de comisiones en la construcción del AVE a la Meca.

Según el rotativo madrileño, buena parte del interrogatorio de Bertossa a Larsen se centró en la compra de una casa en Londres y de dos apartamentos en la estación suiza de Villars-sur-Ollon. Y en las transferencias que fueron desde la cuenta de Juan Carlos I a las suyas en el Mirabaud y en la entidad financiera británica HSBC. Larsen atribuyó esas operaciones a “préstamos” del exjefe del Estado y afirmó haberlos devuelto en su día. Además, la comisionista alemana explicó que creó la sociedad Riverhouse-Partners para comprar una casa en Eaton Square (Londres) por cinco millones de libras (5,6 millones de euros), pero que necesitaba una gran reforma que costó cuatro millones adicionales. “Es verdad que Juan Carlos I participó en la financiación para la compra de esta casa con 1,5 millones de libras. Se trataba de una donación de su parte a mi favor. Para comprar esta casa no fue necesaria la autorización de Juan Carlos I”, declaró.

El entramado de sociedades que aparece en la declaración es muy tupido. Para la compra de las casas en la estación de esquí, Larsen creó la sociedad Siam Partner SA, que también recibió un préstamo por parte de Juan Carlos I. “Destinado”, dijo, “a permitirme adquirir dos casas en Villars”. Larsen explicó que entonces su hijo menor estaba escolarizado en Aiglon y que Juan Carlos I frecuentaba a menudo la estación, pero la casa que ella ya tenía allí “era muy pequeña para acogerle”. “Y decidimos adquirir los dos apartamentos”, declaró.

Sobre la sociedad Mountain Lion Inc, la examiga del rey emérito explicó al fiscal Bertossa que es una sociedad que ella ordenó crear al abogado Dante Canónica, supuesto testaferro del exmonarca. La sociedad posee un terreno sin construir en Marrakech. “Es un regalo del rey de Marruecos. Fue un regalo para mí, no a favor de Juan Carlos I. Visité al rey de Marruecos para agradecerle su regalo. Esperaba que construyera una casa en el terreno. Él sabía que yo iba a Marruecos desde hace veinte años. Y decidió ofrecerme ese terreno para que invirtiera allí. Ignoro si Juan Carlos I ha recibido algún regalo del rey de Marruecos”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre