El concejal de Barcelona Manuel Valls, y ex primer ministro francés, se encuentra en una difícil tesitura al anunciar ayer el ex ministro socialista Celestino Corbacho que se une al grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento. De esta forma, Ada Colau, que necesitó de los tres votos del equipo de Valls para tomar posesión como primera edil de la ciudad condal, ve también peligrar su legislatura.

Corbacho, por su parte, ha conseguido para pasarse a su grupo municipal el compromiso de Ciutadans de dejarlo actuar como independiente, por lo tanto, sin tener que obedecer a la disciplina de voto que indique el partido. Según su razonamiento, le mueve lo mismo que le llevó en su día a incorporarse a la lista de Valls-Cs, «que es trabajar exclusivamente en el ámbito local y municipal, no tengo ningún interés en la política nacional española ni en la catalana».

Varapalo

Ante este varapalo, no se descarta que hoy, en la rueda de prensa anunciada por Valls, éste renuncie a su apta de concejal del Ayuntamiento de Barcelona.

Así, cuatro de los seis concejales de consiguieron escaño por esta plataforma se integran en el grupo de Ciudadanos y la plataforma de Valls solo la integrará el exprimer ministro y la exsocialista Eva Perera.

Por su parte, Corbacho, ha obtenido también el beneplácito de Cs de representar al partido en la Diputación de la ciudad condal.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEncrucijadas radicales
Artículo siguienteBarrera: “El Consejo Económico y Social defiende una democracia más participativa”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 10 =