Los niveles de partículas contaminantes se han disparado en los últimos días en casi todas las ciudades españolas debido al anticiclón que se ha posado pertinazmente sobre la Península Ibérica. En algunas zonas de Galicia ayer se registraron hasta 23 grados, una temperatura inédita en aquellas tierras. Esta ola de calor, unida al intenso tráfico rodado −más la entrada de polvo africano por la zona oeste de España, de Huelva a Galicia−, ha convertido el aire de nuestras ciudades en irrespirable. Sin embargo, los ayuntamientos no han adoptado las medidas oportunas para proteger la salud de la población, según denuncia el grupo Ecologistas en Acción.

Solo el Principado de Asturias –Gijón y Oviedo–, y el Ayuntamiento de Valladolid pusieron en marcha el pasado fin de semana protocolos de restricción de la circulación y velocidad de los vehículos para reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. A su vez, Murcia activó el viernes medidas informativas a la población, pero el resto de ciudades con problemas similares “guardan completo silencio, incumpliendo sus propios protocolos de actuación”. Así, en las ciudades de A Coruña, Alicante, Avilés, Bailén, Barcelona, Bilbao, Burgos, Cádiz, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Donostia, Granada, Guadalajara, Huelva, Jaén, Las Palmas, León, Logroño, Madrid, Málaga, Pamplona, Pontevedra, Puertollano, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Santander, Santiago, Sevilla, Toledo, Valencia, Vigo, Vitoria o Zaragoza se ha superado el valor límite diario de partículas PM10, establecido por la normativa en 50 microgramos por metro cúbico, sin que por parte de las autoridades locales y autonómicas respectivas se haya adoptado ninguna medida, ni informativa ni de limitación del tráfico urbano, “al carecer de planes de acción a corto plazo o no haberlos puesto en marcha a pesar de haberse alcanzado los niveles de referencia”.

En varias de estas ciudades los niveles de partículas finas (PM2,5) también han sido muy altos, especialmente en las estaciones orientadas al tráfico, lo que demuestra que el origen de la contaminación es en buena medida urbano, “por lo que para reducirla deben tomarse medidas sobre el tráfico urbano y, en su caso, la industria y la actividad portuaria”, añaden las fuentes ecologistas. Los niveles más elevados de partículas se han alcanzado este fin de semana en Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife, triplicando el valor límite diario, en este caso por la llegada de polvo desde el continente africano. No obstante, la situación más grave se da en las ciudades que acumulan ya más de tres días consecutivos por encima del límite legal, como A Coruña, Avilés, Bailén, Barcelona, Bilbao, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Donostia, Gijón, Granada, Getafe, Puertollano, Santander, Santiago, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Especialmente significativo es el caso de las ciudades de Sevilla y Valencia, que pese a haber aprobado recientemente protocolos de actuación frente a episodios de alta contaminación por partículas PM10, han acumulado casi una semana por encima del valor límite diario, sin que los respectivos ayuntamientos hayan declarado el episodio ni hayan puesto en marcha las medidas previstas para informar a la población y para atajarlo, como la restricción del estacionamiento y el tráfico de vehículos pesados o de automóviles en general. Córdoba, Getafe, Granada y Puertollano acumulan asimismo una semana de mala calidad del aire, pero las autoridades locales y autonómicas carecen de planes de acción en estos casos, según los ecologistas.

La contaminación atmosférica por partículas fue responsable en 2015 de casi 28.000 muertes prematuras en España

Aparte de la “escasa sensibilidad” de la mayor parte de las autoridades locales y autonómicas frente a un problema que ocasiona miles de fallecimientos prematuros cada año en España, Ecologistas en Acción llama la atención sobre la “disparidad de criterios” entre los planes de acción a corto plazo existentes, y en especial sobre el hecho de que con la excepción de Asturias, Barcelona, Murcia, Sevilla, Valencia o Valladolid, todavía en 2019 la mayor parte de las áreas metropolitanas carece de este tipo de protocolos de protección de la salud. Por ello, y ante la persistencia del anticiclón durante esta semana, Ecologistas en Acción pide que se extiendan a todas las áreas urbanas afectadas las medidas de reducción del tráfico motorizado adoptadas por las autoridades de Asturias y Valladolid, “advirtiendo a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como la infancia, las personas mayores, las mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan”. Asimismo, insta a los ayuntamientos de las ciudades grandes y medias y a las comunidades autónomas con áreas metropolitanas en su territorio a que redacten planes de acción a corto plazo que permitan adoptar las medidas de lucha contra la contaminación necesarias “frente a episodios de mala calidad del aire como el que venimos sufriendo en los últimos días”.

La contaminación atmosférica por partículas fue responsable en 2015 de casi 28.000 muertes prematuras en España, según el último informe sobre la calidad del aire publicado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, citando estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El Instituto de Salud Carlos III ha estimado en casi 3.000 las muertes anuales producidas por la exposición a corto plazo a partículas en la veintena de ciudades españolas donde se ha encontrado una asociación significativa entre contaminación y mortalidad. Se trata por ello de un importante problema ambiental y sanitario, agravado por el cambio climático global, que está reduciendo las precipitaciones e “incrementa las situaciones meteorológicas estables favorables a la acumulación de la contaminación atmosférica”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre