El cuidado personal dice mucho de una persona, pero no solamente tiene una relevancia estética. Cuidarse no tiene que ver únicamente con la estética, es también todo lo que rodea al sentirse bien, saludable y en definitiva con energías para comerse el mundo. Por ello, vamos a repasar una serie de consejos y herramientas que nos facilitarán el cuidarnos sin tener que perder todo ese tiempo que no tenemos.

Elige productos de calidad

En el mercado existen muchos productos destacados para el cuidado personal. Pero debemos elegir bien aquellos que de verdad nos hacen falta y sobre todo, escogerlos por la calidad que tengan. Pues no servirá de nada tener todos los productos del mercado, si no los utilizamos regularmente y si encima no se les puede sacar un alto rendimiento.

En primer lugar, independientemente del sexo vamos a necesitar una maquina depilatoria y /o una buena afeitadora. Estos son la base del cuidado y el aseo propio de toda persona. Son de uso frecuente, con lo que nos tenemos que sentir cómodos con su uso. Tanto en el peinado como en la barba, un hombre debería guiarse por el tipo de forma que tiene su cara. Si por ejemplo, tenemos el rostro alargado, lo ideal sería tener un volumen frondoso de oreja a oreja para disimular las proporciones del rostro. En cambio en un rostro ovalado, se aconseja la famosa barba de dos días. Por otro lado, en las mujeres es muy importante aplicar alguna crema hidratante para que esta no sufra de un exceso de irritación y tener en cuenta que retirar los pelos de raíz es la mejor forma para retrasar el crecimiento. Estas máquinas, utensilios y productos deben cumplir muy bien su función si queremos llevar un cuidado diario regular.

El deporte y la alimentación

Si hay dos cosas que son indispensables a la hora de sentirnos a gusto con nuestro cuerpo llevando una vida saludable estos son el deporte y una buena alimentación. No es necesario que nos pasemos la vida haciendo dieta ni que nos privemos de algún capricho gustativo pero sí que es necesario llevar un control y no pasarse. Comer las 5 raciones diarias de verduras y fruta, no abusar de los procesados ni de las carnes rojas e intentar incorporar las legumbres a nuestras costumbres alimenticias.

El complemento ideal para esa alimentación es la práctica de un deporte regular. Para ello, es necesario aparcar las excusas relacionadas con el tiempo. Al igual que pasa con la alimentación, no es necesario que hagamos dos maratones y tres triatlones. Existen una cantidad increíble de series de ejercicios rápidos que a través de la constancia y la práctica diaria, conseguirán no sólo mejorar el estado físico, además supondrán una gran sensación de aumento del bienestar sobre todos los aspectos psicológicos.

Cuida tu estilo

Si tienes un estilo propio, nunca lo abandones pues te hará diferenciarte de todas las demás personas. Qué ropa llevamos y cómo nos vestimos es la forma de comunicación no verbal más potente para hablarle al mundo. Se acabó eso de utilizar la ropa para esconder todas aquellas imperfecciones que creemos que tenemos. Debemos elegir todos aquellos conjuntos y outfits que nos han sentir bien y que encima, resaltan y ponen en valor todos y cada uno de nuestros puntos fuertes.

Relájate

Podemos realizar clases de yoga o disfrutar de alguna sauna o masaje, pero si queremos tener ese placer de desconexión todos los días al llegar a casa, lo que podemos hacer es encontrar algún aparato de masaje en enlaces web como por ejemplo https://topmasajeadores.com/  donde encontraremos sistemas de relajación muscular para todas aquellas zonas que más sufren el desgaste de la rutina: el cuello, la espalda, los pies, etc.

Esto es especialmente relevante ya que vivimos en ciudades donde parece que el ritmo nunca para y si nos descuidamos podemos llegar a vernos arrastrados por la rutina con toda esa infinidad de reuniones, proyectos y tareas pendientes. Como no podemos vivir constantemente con ese estrés porque llegará un punto en el que afecta a nuestra salud y cuidado personal, debemos relajarnos. Esta serie de consejos y productos no servirán ni funcionarán por ciencia infusa. Necesitamos elaborar un plan que nos ayude a establecer unos horarios para no saltarnos ninguno de los consejos, gestionando y desenvolviendo toda la fuerza de voluntad y compromiso que tengamos. Solo así llegaremos luciremos sanos, fuertes y con un aspecto envidiable.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Cuando conocemos la importancia de la higiene personal somos capaces de tomar las decisiones más adecuadas en cuanto a métodos y productos para nuestro cuidado personal. El propósito principal de la higiene es el de prevenir las enfermedades y mantener o mejorar la apariencia, ya que este es un aspecto muy importante a nivel social, puesto que los malos olores no tienen la aceptación de los demás.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre