Las redes sociales se han conmocionado con la historia de la enfermera en prácticas que se contagió con coronavirus y a las que querían echar de casa. Elena Cañizares denunció en un hilo de Twitter que sus compañeras de piso la pidieron que se fuera.

La joven enfermera natural de Almagro (Ciudad Real), hace las prácticas de enfermería en Madrid, y su historia se ha hecho viral este lunes por un hilo de Twitter en el que cuenta todo esto y que ya ha sido retuiteado por más de 20.000 usuarios, además cuenta con más de 118.000 me gusta.  

“Ayer me hice la PCR porque estoy estudiante de enfermería y tengo que hacer prácticas. Llevo 15 días relacionándome con mis tres compañeras de piso y mi novio solamente. Me ha pillado en el piso de Ciudad Real donde vivo el 90% de mi tiempo.

“Mis compañeras de piso se fueron a sus pueblos para el finde. Les informo que me han dado el positivo, me dicen en videollamada que me debería ir a mi pueblo con mis padres (de más de 60 años, uno infartado y otra con hipertensión)”, explica Elena.

Además, cuenta que sus compañeras de piso no aceptan que ella permanezca en el domicilio y la acusan de ser una “egoísta”.

En varios audios colgados por la sanitaria en prácticas, sus amigas la piden que, ya que tiene coche, “coges tus cosas y te vas a tu casa (en el pueblo de Almagro) y no propagas nada, infectas lo mismo que si te quedas en el piso e infectas a todo el piso», ignorando que una persona positiva en la Covid no puede abandonar su pido y debe hacer una cuarentena de mínimo 10 días.

Pero la falta de compañerismo y de cordura va a más, “Tenemos nuestra vida, no tenemos por qué estar en esas condiciones”. (prepararte la comida en un túper y dejártela en la puerta de tu habitación, como les había pedido).  

Para eso tienes tu casa (la de sus padres). No tienes por qué afectar a otras familias teniendo tu casa”.

Por último, la acusan de joderles la vida, “tú te quieres quedar ahí a costa de que otras tres personas se tengan que joder y no puedan ir al piso a hacer su vida normal. Tenemos universidad y gimnasio y tú no piensas en eso”.

Al final, Elena decide publicar su historia en las redes sociales, sin pensar hasta donde podría llegar. Y ahora que ha llegado hasta el infinito, pide que no se machaque a sus “compañeras de piso”. Además, ha asegurado que no va a hacer públicos los perfiles de estas personas.

Ahora comprobamos que muchos de estos mensajes que aqui reproducimos han sido borrados de Twitter.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre