“España ha roto con Cataluña. Los catalanes ya lo han hecho. Un país que solo tiene que mostrar a la policía y a los jueces predominantes es un país hundido que ya ha perdido”. (N. Chomsky)

Cómo soluciona España su conflicto con Cataluña. ¿Diagnosticamos…?

Recibo esta frase atribuida a Chomsky, conocido politólogo estadounidense. No necesita autor. La realidad objetiva demuestra que el conflicto Cataluña/España está hace tiempo en manos judiciales y policiales. Total ausencia de “política constructiva” . El presidente español no quiere dialogar con el presidente catalán. Es “antítesis” de lo imprescindible para resolver conflictos. Como consultor he intervenido y aportado Técnicas para solución de problemas. Me piden mi diagnóstico. Presentaré algunas ideas para que diagnostique el lector.

¿Qué aconseja el método Harvard?

Ya lo aporté en Diario16. Recordemos. “Conflicto: situación con intereses y objetivos opuestos y, a veces, comunes”. Dos premisas “clave”: 1: ¿Hay predisposición para solucionarlo? Parecía que sí cara a la Constitución, Estatutos, Presupuestos, etc. ¿Quién lo ha respetado y quién no? 2: ¿Hay mutua capacidad de respuesta? Ahí están los hechos objetivos desde diferentes enfoques: democrático, político, institucional, económico, social, cultural, histórico, identitario… Lo máximo, cada vez menos, que el estado español ofrece a Cataluña se aleja de lo inicialmente acordado y ahora no responde al mínimo que deseaba la sociedad catalana mayoritaria. Hoy ha subido mucho su exigencia. El conflicto hoy, es evidente, creciente, progresivamente grave.

¿Qué “ESTILOS” se observan en la resolución de conflictos…? Predominan…

EVASIÓN: No se aborda, Se prefiere “dejarlo dormir”. “El tiempo todo lo cura”. Se cree que se desactivará, se solucionará solo. La otra parte se cansará . En lugar de arreglarlo se toma “tiempo y distancia”. No se valoran los posibles efectos negativos. Si llegan, será un mal menor, asumible, controlable.

DEBILITAMIENTO: Se intenta disminuirlo, atenuarlo, paliarlo. Se ofrecen pequeñas o muy parciales concesiones, normalmente teóricas y no se ejecutan, que disminuyen, o se intenta, la presión de la otra parte. No se actúa sobre las “causas críticas” del problema. Por todos los medios, legales o no…, se intenta descalificar, mermar la imagen, fuerza, argumentos, del contrario.

TRANSACIÓN: Aquí hay intercambio de cesiones. Nadie queda satisfecho pero se acepta, o parece, positivo. Las dos partes creen haber ganado algo. Al menos: “tiempo” y conservar imagen. Tiene coste pero es asumible e, incluso, puede presentarse como victoria. Después, depende del grado de cumplimiento. El fuerte aplica la técnica de “dos pasos adelante y uno atrás”. Pero sigue avanzando en su favor y mermando a la otra parte.

AUTORITARISMO, AGRESIVIDAD: Quien se considere más fuerte utiliza este recurso cuando cree que puede aplicarlo porque su beneficio es superior al precio. Eso no soluciona el conflicto sino que lo acrecienta. Aquí se incorporan factores determinantes como las “actitudes, ideas, valores, principios…” del que inicia la agresividad o demuestra su autoridad. Se ve en estados que anteponen “sus leyes” a valores democráticos, éticos, de justicia universal. Y se utilizan recursos aparentemente objetivos: justicia, legislación, etc. O, como último recurso, la fuerza policial, militar. Montesquieu dijo: “No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia”. Patrick Henry, figura clave en la independencia estadounidense dijo: “La Constitución no es un instrumento para que el gobierno controle al pueblo, es un instrumento para que el pueblo controle al gobierno” . Nelson Mandela: “Un gobierno que emplea la fuerza para imponer su dominio, enseña a los oprimidos a usar la fuerza para defenderse”.

¿Por qué citas de personas de prestigio? La prensa internacional parece estar interpretando que en el conflicto con Cataluña el factor recurso “autoritario” es el que utiliza España. La BBC publicó que su corresponsal achaca la violencia a la policía. También porque muchos indicadores demuestran que este “estilo autoritario” es el que se ha impuesto y el que figura en los programas electorales de la mayoría de partidos españoles. Admito que el lector puede tener otras lecturas. Forma parte de la dinámica de la percepción psicosocial, política, ideológica. Incluso, identitaria. Como consultor, detecto que muy a menudo los “síntomas, los efectos, son, a la vez, la causa crítica”.

SOLUCIÓN. Es lo que debe ser la razón de ser de los protagonistas de un conflicto. Lo que debe ser el objetivo de los dirigentes españoles y catalanes, de las respectivas sociedades. Exige enfrentarse “al problema” no las personas entre sí. A menudo sucede que el conflicto son “las propias personas”. Y eso lo agrava. Se dice que “la política es el arte de lo posible”. Observando la realidad, se detecta lo contrario: “Ausencia de política o… la existente es para hacer imposible el acuerdo”. ¿Qué sugieren las frecuentes declaraciones de líderes políticos españoles…? ¿Comprenden SOLUCIONES “gano/ganas” o la alejan, impiden…?

Volvemos al principio:

1: ¿Cuál es la predisposición por parte del estado español, de la sociedad? ¿Qué demuestra la realidad, declaraciones, decisiones… con y ante Cataluña? ¿Y del parlamento catalán y su sociedad mayoritaria?

2: ¿Hay mutua capacidad de respuesta…? ¿Cuál es el mejor escenario que optimice la satisfacción de ambas partes? ¿Cuál es la mejor situación para un acuerdo libre, voluntario, aceptable mayoritariamente por las dos sociedades? ¿Existe…?

Si Chomsky lleva razón y España ha roto con Cataluña y los catalanes con España (no se sabrá sin un referéndum democrático)… y España sólo utiliza jueces y policías para resolver el conflicto que, cronológicamente, ha creado… ¿cuál es la solución? ¿Qué es previsible…?

¿Qué estilo cree el lector que aplica el estado español? ¿Efectos…? ¿Cuál debería aplicar?

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Reparaciones en tiempo récord
    ¿Cuánto tiempo tardamos en reparar tu ordenador? ¿Sabes por qué tu portátil se recalienta? Somos expertos en la reparación de ordenadores, por lo que no tenemos problema en responder a estas u otras dudas que te puedan surgir.

    Quizá lleves un tiempo preocupado por el rendimiento de tu ordenador de sobremesa o tu portátil, pero no te atreves con su arreglo por uno u otro motivo. No dejes pasar más tiempo, reparamos todo tipo de ordenadores en un tiempo récord.

    Puede que hayas detectado un comportamiento extraño en tu ordenador, tal vez tu portátil va muy lento y no has logrado dar con el problema, quizá el equipo se reinicia sin razón aparente. Todas estos y muchos otros motivos te llevan a dudar del rendimiento de tu equipo informático.

    Llama gratis al 900 831 274 o llena el formulario de contacto y nosotros te llamamos sin costo alguno en el horario que más te convenga.

    https://reparacionesdeordenadores.com/

  2. Sr.Manzano, no se porque se molesta en tanto análisis. Si una de las partes no quiere negociar, el Estado Español, no puede haber hay una solución del conflicto negociada. Si, ahora salen 100.000 trolls, a decir “no se supede negociar con los…” “no se puede negociar si antes no…” Eso es erróneo, no puede haber condiciones de partida. Expliquelo usted por favor, que lo sabe mucho mejor

    • D.Almazán. Pues… parece que no se cumple la primera premisa de Harvard: predisposición para el acuerdo. Es lo que intento explicitar cuando he intervenido como consultor. Hay muchas ocasiones en que se dice sí existe esa predisposición e, incluso, se llega a un acuerdo pero una de las partes, normalmente la más potente, no piensa cumplirlo. Dejo que el lector determine protagonistas. En cuanto a mi aportación y análisis. Creo que es una contribución útil tanto en el ámbito personal/social/profesional como en el ámbito “socopolítico”del posible lector que lea mis artículos. Intento aportar “lógica, racionalidad”, referentes rigurosos a un mundo en el que priman las fobias y filias, las actitudes o sesgos, los prejuicios, sobre el rigor objetivo, la lógica. Es otro consejo de la Universidad de Harvard. Pueden darse diferentes situaciones. Una de ellas es que no haya “predisposición” real. Suele aportarla el más fuerte o que se considera en esa posición. También quienes tiene menos “perspectiva”, visión “amplia y lejana” junto a “visión estratégica de estado”. En muchas ocasiones el fuerte evalúa sus fuerzas y las de su contrario y si cree que vencerá sin cesiones…, simplemente: no negocia. Eso también ha llevado a grandes errores. En seminarios que he dirigido sobre “negociación estratégica” suelo proponer a los asistentes casos reales para aplicar las pautas de Harvard. Los participantes proponen ejemplos y uno de ellos es el de la relación “Cataluña/España”. Le aseguro que ha sido muy útil. Los asistentes aprendieron mucho. No diré aquí cuáles eran sus conclusiones pero, de acuerdo con el método Harvard y si añade las características de los expertos en Excelencia… el dictamen era muy claro. No lo diré aquí pero es deducible. Una pista: Una buena negociación puede medirse por un resultado que ambas partes consideren satisfactorio y genere un clima que predispone favorablemente a abordar nuevas negociaciones que vayan estrechando relaciones de colaboración, integración. Ahora… decida Vd. Podría ampliar mucho sobre esto. (Si está interesado, le remito a una serie de artículos que escribí en Diario16 sobre el conflicto Cataluña/España según el método Harvard. Creo que podrá encontrarlo. En mi vida profesional como consultor en mltinacionales lo he impartido y aplicado mucho y siempre con una total aceptación. No tomo posición aunque sí tengo un diagnóstico claro: simplemente “sitúo al participante o al lector” ante el “modelo Harvard” y que sea él quien analice… diagnostique… pronostique… ¡actúe!. Son funciones directivas que… no sé si conoce bien muchos dirigentes. ¡Gracias por su comentario! Saludos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre