Ya está, no ha podido ser, la ruta a seguir estaba programada por una cabeza responsable y metódica que olvidó que su cuerpo necesitaba otro plan.

La idea de organizar un verano con horarios era, en estos momentos de mi vida, casi una utopía. Supongo que no seré la única ilusa que pretendió semejante acrobacia, pero después de ver por las redes cómo está de chungo el panorama para la sanidad española, se me quitaron las pocas ganas que tenía de empezar.

He de agradecer antes de nada a la Consellería de Sanitat de la Generalitat Valenciana el que tarde tanto en convocar oposiciones, ya que muchos de mis compañeros se habrán jubilado felices antes de la siguiente a pesar de no haber tenido nunca una plaza en propiedad, reduciéndome así el número de competidores experimentados.

Con la vivienda parece que somos un país que nos gusta más comprar que alquilar, en el caso de los trabajos, lo de acabar tus días laborales en el mismo sitio que empezaste resulta casi un milagro, sobre todo para la generación que nos tocó ir pululando por no tener padrinos ni venir de “familia bien” a la hora de tener un poquito de estabilidad.

Rememorando aquellos años de sacrificio, lo intenté, incluso disfruté del gustazo de estar leyéndote la legislación, eso del Estatuto de Autonomía o las competencias de la Generalitat mientras el ventilador alegra tu cara y oyes a los grillos libres de ataduras. En esos momentos, te consuela pensar el calor que estarán pasando quienes están con el poniente en la playa, peor aún quienes se desloman para recoger melones, quienes van agobiados transportando nuestros chipirones mientras miramos el mar tranquilamente, quienes se achicharran arreglando asfaltos mientras los saludamos desde nuestros coches ventilados y tantas personas que sudan la gota gorda en contratos con punto y aparte porque no precisaban una oposición.

Como diría Chicote el cocinero: “Alucino pepinillos”, cuando compruebo la cara tan dura que tienen quienes sujetando esa Constitución Española que tanto se me atraganta, se dedican a vivir del cuento una vez finalizado su periplo por la vida política. Qué manera de denostar a las pobres puertas giratorias, con lo divertidas que resultan en la vida real; realmente pienso que quienes se aprovechan de sus sillones para seguir ganando mucha pasta dejando a sus conciencias en el rincón más oscuro de sus vidas, son simplemente unos/as sinvergüenzas y quienes se lo permiten, unos/as cobardes por no afrontar el tema con claridad y por no intervenir ante una injusticia que clama al cielo.

Cansada de ver cada año mensajes con recogidas de firmas para un bufete de abogados que se supone va a terminar con esas y tantas malas costumbres enraizadas en nuestra clase política. Debe tratarse tristemente de un bulo, pero estaría genial que pudiéramos “pegar la patada al culo” a quien no se merece su puesto, haya sido con oposición o sin ella, y que se ponga el delantal y se arremangue para trabajar de verdad aunque sea de otra cosa.

Me llena de orgullo y satisfacción comprobar cómo después de haber conseguido estudiar esta verano un tema y medio de legislación, estoy ya preparada para poder concursar en la tele. Desde aquí agradezco a todas aquellas instituciones que nos brindan la posibilidad de aumentar nuestras conexiones neuronales gracias al estudio. Preparar una oposición te hace fuerte, y si son más, imagina. Mientras algunas corriendo los 100 m ya consiguen méritos para vivir del cuento, otras seguimos teniendo maratones pendientes.

Generalmente se nos reconoce a las/los que nos dedicamos a la Medicina, el mérito de memorizar tantos nombres raros y ser una profesión que requiere de un esfuerzo y un sacrificio constantes, no siempre valorados. Yo admiro a quienes se dedican al “articulado” mundo de la legislación. No sé cómo se puede memorizar algo tan insulso (para mí) a sabiendas que no siempre se va a cumplir. Aún así, tienen la suerte de que en sus pruebas no les van a preguntar por las hormonas que intervienen en el ciclo menstrual ni tampoco sabrán si Treponema Pallidum es una bacteria o una india cherokee. Aunque no le vendría mal a nadie aprender unas mínimas nociones sobre la prevención y tratamiento de patologías leves evitando la saturación de las urgencias (esto merece otro artículo). Así que, como dudo que esto suceda, seguirá siendo más fácil para nosotras/os ganar el quesito verde del Trivial.

La verdad es que sin haber ni siquiera convocatoria para el examen después de 10 años de seguir viviendo de okupa, habría tenido mucho mérito haber estudiado la legislación y la informática para una plaza de médica de salud sexual y reproductiva, pero entre que me esperaban lecturas más gratificantes y la musa decidió que era el mejor momento para crear artículos, me dejé llevar.

Lo que más me apena es no haber meditado y realizado estiramientos y yoga cada mañana de mi paréntesis laboral, o haber cogido la bici cada tarde, probablemente estaría más serena y ágil, pero no se puede ser perfecta, el próximo lunes empiezo a desengrasar.

Apúntate a nuestra newsletter

5 Comentarios

  1. Cualquier percepción, es una responsable atención y, a su vez, un cumplimiento sin excusas de tu deber ético. En la vida, cualquier percepción tuya en irresponsabilidad la puedes dejar al dominio de las sinrazones; pero, si tu voluntad no quiere, pues ¡no quiere!, y no la dejas al servicio de las sinrazones ni en un pelo, claro, en tanto que tú eres el dueño de tu voluntad, ya sea de querer o de no querer meterte en una aceptación por tu complicidad de un mal. El Bien no se crea del aire o de la Luna o de dibujitos en el aire o de tener formas-adornos, sino se exige por la responsabilidad que tienes y se hace ante todo por ti en un ineludible deber ético. http://delsentidocritico.blogspot.com/

    • ¿De que habla usted? Su comentario suena a «meada fuera de tiesto» aleccionante y puritana , nada que ver con el articulo ..

      • Tú eres la que no tienes ni p. idea de lo que dices con eso de «aleccionante». Yo decentemente sí. Para que te enteres respondo, ante el tema de APROVECHADOS que habla la autora, con un deber ético para que no existan esos aprovechados y para que ni tú misma seas una aprovechada ignorando tu propia RESPONSABILIDAD. ¿Te enteras ya
        Y hablas como DICTANDO lo que hay que decir, siendo usted racista-intolerante con «lo puritano», ¡da asco!

  2. Jajaja, menuda reacción más irracional a mi comentario … pero bueno , entrando en su blog se entiende todo.. Pura palabreria confusa y farragosa con infulas santurronas..

  3. Una pena la discusión creada, lo siento José pero tampoco yo entendí muy bien su comentario, pero cada cual con sus opiniones y sus reflexiones. Gracias por las aportaciones.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre