El Juzgado de lo Penal número 3 de Toledo ha condenado a Fernando Presencia Crespo a siete meses de prisión por un delito de calumnias con publicidad y contra la autoridad, cometido cuando era Juez Decano de los Juzgados de Talavera de la Reina, al denunciar públicamente la corrupción de su Superior, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco Rodríguez, para quien la sentencia contiene además una indemnización de 3.000 euros “por daños morales”.

Según ha informado ACODAP, la asociación contra la corrupción y en defensa de la acción pública liderada por el Juez Fernando Presencia, la condena guarda relación con una entrevista que le hizo en directo el programa de Antena 3 TV ‘Espejo Público’, que dirige Susana Griso, en la que el decano de los juzgados talaveranos confirmaba en abril de 2015 el intento de extorsión que había sufrido por parte de Manos Limpias, el pseudo sindicato cuyo secretario general, Miguel Bernad, acabaría ingresado en prisión acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal.

Las intervenciones de Fernando Presencia en los medios de comunicación -como la de Antena 3 y las declaraciones de los días siguientes a las agencias- estaban suponiendo que la guerra que el juez mantenía contra quienes consideraba que eran los responsables de la ‘trama de corrupción’ en los Juzgados Talaveranos se convertía en una noticia nacional.

Una guerra cuya penúltima batalla era precisamente la sentencia hecha pública hoy por el gabinete del CGPJ, de la que según ACODAP resulta una paradoja insalvable, y es que “en la misma se contiene una condena a pena de cárcel para el magistrado Fernando Presencia, por un delito de calumnias cometido cuando era Juez Decano de los Juzgados de Talavera de la Reina contra el presidente del TSJ, Vicente Rouco Rodríguez, para quien la sentencia contiene además una indemnización de 3.000 euros por daños morales, sin que sorprendentemente nadie le hubiera hecho antes el ofrecimiento de acciones al perjudicado, y sin que tampoco nadie le hubiera recibido declaración como testigo durante la fase de instrucción, aunque fuera solo para preguntarle si quería reclamar algo o no al juez Presencia”.

“Es como si a uno le dicen que le han tocado 3.000 euros en la lotería, y ni siquiera le piden el billete premiado. Es de locos”, explica en su comunicado la asociación liderada por Fernando Presencia, para quien la causa de este «disparate» se encuentra en la propia querella de la fiscalía, que no mencionó en ningún caso que la denuncia provenía de Vicente Rouco .

“La querella no mencionó nunca que el denunciante era el propio presidente del Tribunal Superior de Justicia, porque el denunciado era también otro Magistrado, y entre autoridades no cabe el desacato”. De esta forma, sigue diciendo ACODAP, “al no mencionarse en la querella que Rouco era el verdadero denunciante y promotor de la querella de la fiscalía, tampoco se le recibió declaración en el juzgado de instrucción, y por supuesto nunca se le hizo el preceptivo ofrecimiento de acciones del artículo 109 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, con lo que todo lo actuado durante la instrucción y después del juicio es nulo, y desde luego es nula también la condena”, termina diciendo la asociación, que ya anuncia la interposición del recurso de apelación cuando se notifique la sentencia.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. La justicia española a ciertos niveles es una cueva de corruptos. Me viene el recuerdo de hace muchso años cuando el alcalde de Jerez dijo :»la justicia en españa es una casa de pu…», se armò un revuelo a nivel nacional, se librò por poco de ser crucificado. Pues hoy dia esa frase no tendria ni la mas minima repercusiòn, es màs pasaria totalmente desapercibida. lo que no es de recibo es que la justicia precisamente sea un nido de corruptos al servicio del poder,

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre