martes, 22junio, 2021
28 C
Seville

Condenado(s) a ostracismo

Manuel I. Cabezas González
Doctor en Didactología de las Lenguas y de las Culturas Profesor Titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada Departamento de Filología Francesa y Románica (UAB)
- Publicidad -

análisis

Casado, el del «no a todo», recurre los indultos ante el Supremo

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, el del "no a todo", continua con su delirio. El líder popular, lejos de buscar soluciones para...

La última de Casado: ahora va de víctima del terror indepe

Sin condición de perjudicado no se puede recurrir un indulto decretado por el Gobierno de España. De ahí que en las actuales circunstancias, ni...

Garamendi vuelve al redil tras sufrir la caza de brujas del PP y la caverna

En apenas un par de días, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha pasado de defender los indultos a los presos soberanistas catalanes...

El país empieza a estar harto de la tabarra de Casado sobre los indultos

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de intentar un “cambio de régimen” en España. A su...
- Publicidad-

Destierro para Jordi Cañas

El 19 de abril de 2014, en el digital desaparecido Diálogo Libre (DL), leí una noticia titulada “Piden el destierro para Jordi Cañas”. Según DL, el grupo musical Brams, en una de las canciones de su nuevo disco (2014), pedía el alejamiento de Cataluña para el entonces diputado de C’s en el Parlamento de Cataluña, Jordi Cañas. ¿Por qué tal condena musicalizada? Según los inquisidores del grupo Brams, Jordi Cañas debía ser expulsado de Cataluña por su defensa del español y por la denuncia de la inmersión lingüística catalana. Con su canción condenatoria del hoy diputado europeo Jordi Cañas, este grupo musical me ha hecho recordar la “ley del ostracida”, aplicada a partir de 487 a. C., en Atenas.

Ley del ostracida y democracia

Según esta ley, en Atenas, cada año (entre enero y febrero), una vez recogidas las cosechas, los ciudadanos se reunían en el ágora, en asamblea solemne (“catekklesía”). Y lo hacían para designar, democráticamente, la o las persona(s) que debía(n) ser condenadas a ostracismo (i.e. que debían ser desterradas). Para ello, los votantes escribían, con un punzón, sobre una fragmento de cerámica o sobre una concha de ostra (“óstrakon”, en griego; de ahí el nombre de ostracismo), el nombre o los nombres de aquellos ciudadanos o políticos cuyo destierro era necesario, porque ponían en peligro la democracia, el bien público y el bienestar social. Aquellos que obtenían mayoría de votos debían abandonar la ciudad, en un plazo de 10 días, y permanecer exiliados durante 10 años.

Con esta genuina práctica democrática, los ciudadanos de Atenas luchaban y se protegían contra la tiranía; contra el abuso, el beneficio propio, la omisión o la negligencia en el desempeño de los cargos públicos; contra la acumulación excesiva de poder; contra la corrupción; y contra el secuestro de las libertades públicas. La “ley del ostracida” era, por lo tanto, un arma democrática contra la casta política que representaba un peligro para la comunidad y para la democracia. Era un mecanismo de autodefensa popular del bien público. Era un voto de pérdida de confianza política. Se trataba, en suma, de un antídoto o medida preventiva contra las intrigas y conjuras de la casta política, que podían debilitar y/o anular la prístina democracia directa.

Según la sabiduría popular, el “homo politicus”, como la cabra, siempre tira al monte; y, según la sabiduría clásica, “homo homini lupus”. Por eso, incluso en la Grecia clásica, —cuna de la democracia, ejemplo en tantos campos y contribuyente neta al acerbo cultural occidental— la “ley del ostracida”, con el tiempo, también se desvirtuó y empezó a ser utilizada torticeramente para deshacerse de personajes incómodos e influyentes o de contrincantes políticos, así como para buscar chivos expiatorios. En efecto, el análisis grafológico de centenares de “ostraca” (conchas de ostra o trozos de cerámica) ha permitido constatar que los nombres inscritos en ellas sólo habían sido cincelados por una docena de manos diferentes. Esto denota que las “ostraca” se preparaban de antemano y se distribuían a los votantes, lo que implica que el voto estaba dirigido y/o manipulado. Ahora bien, este uso torticero no pone en entredicho la institución de la“ley del ostracida” sino, una vez más, el uso que de ella se ha hecho, también en la Grecia clásica, por parte de la casta política.

Democracia “formal” española

La “ley del ostracida” está en las antípodas de la llamada “democracia formal” actual española: aquella del “tú, vota y calla durante 4 años, hasta que vuelva a pedirte el voto para que yo pueda seguir amorrado a las ubres de los presupuestos del Estado”. En efecto, la denominada “democracia formal” española es una falsa democracia o una farsa, ya que la auténtica es aquella que no necesita ni uno, ni dos,… ni “ocho apellidos vascos” o catalanes o… La democracia auténtica, la genuina, no necesita ser adjetivada o calificada. Es democracia a secas y punto. La democracia con apellido (la formal) es un sucedáneo, una mala copia de la auténtica (la directa), que ha sido puesta en circulación en ese desprestigiado y fraudulent0 bazar chino en que se ha convertido la vida política española.

La regeneración del putiferio político español, a todos los niveles, sólo será posible si se instaura y se aplica rigurosamente el espíritu de la “ley del ostracida”: alejar de la actividad política a todos aquellos que llegan para servirse de ella en beneficio propio y no para servir a la sociedad y a los ciudadanos; a todos aquellos que llegan a ella sin haber comido y sin comer, y para poder comer. El poder no les ha corrompido, como se suele decir; son ellos los que han corrompido el poder. Por eso, es absolutamente necesario implantar las listas abiertas totales (votar a personas y no a partidos); y, como complemento imprescindible, poder no sólo revocar a los elegidos, sin esperar 4 años, sino también inhabilitarlos para la vida política (i.e. condenarlos a ostracismo), si no cumplen con el programa con el que se presentaron a las elecciones. Además, en los tiempos que corren, no es de recibo el aforamiento (el derecho de pernada político) del que gozan los de la casta política.

Por otro lado, habría que resucitar a Montesquieu y con él la división de poderes, para que se limiten mutuamente y no estén conchabados como sucede ahora. La separación de poderes es la base de la seguridad jurídica, que es a su vez el fundamento del Estado de derecho. Por eso, los ciudadanos españoles han perdido la confianza en la justicia, que es vivida como una injusticia (por lenta, por ser un producto de lujo para el ciudadano medio-bajo, por no ser ciega, por ser dependiente del poder ejecutivo, etc.). Para terminar, y sin ánimo de ser exhaustivo, quiero subrayar que es un imperativo vital el instaurar y el exigir la democracia interna en todos los partidos, incluso en aquellos que se pavonean de hacer política de otra forma (C’s, Podemos, etc.) y acabar con las amenazas testiculares de los Alfonso Guerra de turno, que utilizan el látigo amenazador que esculpe, en las mentes de los militantes, el siguiente mensaje conminatorio: el que se mueve no sale en la foto. 

Por todo ello y como escribí en otro lugar, no es una casualidad sino una causalidad que la casta política española tenga mala prensa, desde hace muchos años: es uno de los problemas más importantes para los españoles, según el CIS; sale del “todo a cien de los partidos”, según el verbo certero de una todóloga de pro; no es la solución de los problemas de España, sino parte de sus problemas, según José Saramago, que no es sospechoso de ser antidemócrata, cuando escribió que “sin política no se puede organizar una sociedad. El problema es que la sociedad está en manos de los políticos”.

Ahora bien, no pidamos peras al olmo. Como reza un aforismo mejicano, “estamos en una pocilga donde los cerdos no se dan dentelladas ni se comen unos a otros”. O, como dice la sabiduría popular, perro no come carne de perro.

La regeneración no caerá del cielo como el maná, cuando los judíos huían de Egipto y atravesaban el desierto. Esto sólo se conseguirá, si los ciudadanos les obligamos a ello. ¿Cómo? No asistiendo ni participando en eso que la casta política de todo signo llama “fiesta de la democracia” y que, en realidad, no es más que un contubernio en el patio de Monipodio, para repartirse el territorio de sus fechorías y el botín conseguido. Pensando en las elecciones del próximo 10N, yo me pregunto e invito a los lectores a que se pregunten, como lo hacía, muy atinadamente, hace algunos meses, J.J. Millás: “¿Quién iba a decirnos que el mejor modo de votar sería no hacerlo?”.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

2 Comentarios

  1. Democracia formal es lo que usted propone, no lo que hay ahora en España que es una oligarquía de partidos por consenso, además del jefe Monipodio que son los Borbones. Antonio García Trevijano explicaba muy bien lo que es democrácia formal que coincide con lo que usted propone.
    Por lo demás estoy totalmente de acuerdo con usted.

  2. Todos somos responsables de no utilizar la política PARA LA MENTIRA. Así es. Y TODOS SON RESPONSABLES DE LO QUE DICEN, DEL TERCO NO AYUDAR AL BIEN, DE LO QUE CONSIENTEN Y DE LO QUE HACEN.
    En esta vida tú puedes ACLARAR (no confundir, dar conocimientos correctos) o puedes ENTURBIAR (negar, confundir, desorientar, equivocar) las cosas. Y esto es factible para todos, pues solo necesitan VOLUNTAD (en una dilección). Además la misión de todo CONOCIMIENTO es aclarar lo que significa, o sea, hacer que la gente lo comprenda o, al menos, nunca jamás confundir en definitiva o ser frívolo en esto.
    Por eso, la gran RESPONSABILIDAD del que da una respuesta o un conocimiento es innegable, y esa gran responsabilidad solo puede servir al INTERÉS DE LA VERDAD. Pero algunos ¡no se enteran!, están con sus cadenas de mentiras, están en la Luna, en la terquedad de no ver porque no quieren ver o en el error constante. Ahí están, ¡y nada más! http://luchartieneunsentido.blogspot.com/

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Wimbledon a la vuelta de la esquina

Roland Garros se ha cerrado con una sorpresa que no lo es tanto. La parte sorprendente es que Rafa Nadal, el rey de la...

La pandemia más allá de las cifras 2021

Una visita al centro de la información internacional  de Covide en Baltimore. Necesita Seguro de Salud: Puede ser elegible para cobertura gratuita o de...

La respuesta de un Catedrático de Derecho sobre indultos a este reportero se hace viral en redes sociales

En este video aparece un reportero que pregunta, aparentemente al azar, en la calle, a un hombre sobre los indultos. Lo hace con mascarilla...

La prensa internacional apoya la decisión de los indultos

La prensa internacional, concretamente dos de los diarios más relevantes, han acogido con buen grado la noticia sobre los indultos a los presos políticos...
- Publicidad -

lo + leído

Wimbledon a la vuelta de la esquina

Roland Garros se ha cerrado con una sorpresa que no lo es tanto. La parte sorprendente es que Rafa Nadal, el rey de la...

La pandemia más allá de las cifras 2021

Una visita al centro de la información internacional  de Covide en Baltimore. Necesita Seguro de Salud: Puede ser elegible para cobertura gratuita o de...

La respuesta de un Catedrático de Derecho sobre indultos a este reportero se hace viral en redes sociales

En este video aparece un reportero que pregunta, aparentemente al azar, en la calle, a un hombre sobre los indultos. Lo hace con mascarilla...

La prensa internacional apoya la decisión de los indultos

La prensa internacional, concretamente dos de los diarios más relevantes, han acogido con buen grado la noticia sobre los indultos a los presos políticos...