La Audiencia de Málaga ha condenado a 20 años de prisión a los padres de una niña que murió por malnutrición severa con tres meses de edad y que ya fueron declarados culpables por un jurado popular.

La Audiencia los considera autores de un delito de asesinato concurriendo la agravante de parentesco.

La sentencia relata en los hechos probados que los dos condenados, pareja sentimental, tuvieron una hija en agosto de 2016, que nació con un peso de 3.680 gramos. A partir de ese momento y durante sus tres meses de vida, “dejaron de prestar a la menor los más elementales cuidados de forma deliberada y reiterada, siendo conscientes de que con tal falta de cuidados le podría provocar la muerte, lo que aceptaron”.

Así, la recién nacida no fue alimentada correctamente, pues sus padres le daban biberones que contenían una cantidad insuficiente de leche maternizada, lo que pasado el tiempo “provocó en la misma un estado de malnutrición severa, llegando a ser su peso, a los tres meses de edad, de 2.900 gramos”.

Aunque los padres no tenían la intención de provocar la muerte de su hija, “fueron conscientes de que le estaban proporcionando una alimentación insuficiente para que pudiera subsistir, de la situación de peligro en la que debido a ello se encontraba la menor, y también que ello podría provocarle la muerte, dada la situación de absoluta indefensión de la misma, por ser un bebé y por ser ambos las únicas personas que se encargaban de atenderla”.

 

Caída

Asimismo, la menor sufrió una caída a finales de octubre o principios de noviembre de dicho año, que le provocó un traumatismo cráneo encefálico, sin que los acusados, que estaban presentes cuando se produjo, la llevaran a ningún centro sanitario para que fuera reconocida.

La menor falleció en el domicilio familiar, “siendo la causa fundamental de la muerte la malnutrición severa que sufría, y la causa inmediata una bronconeumonía provocada por la falta de alimentación, pues ésta ocasionó una depresión del sistema inmune e infección terminal”.

Además, indica la sentencia, ayudó al resultado de muerte el citado traumatismo, por su localización en el sistema nervioso central.

La sentencia, que no es firme, puede ser recurrida a la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anterior¿La sombra del crash bursátil planea sobre Wall Street?
Artículo siguienteContra la realidad
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Puede haber algo más atroz, repugnante, inhumano y repulsivo que matar a un bebé? Cadena perpetua es poco.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre