La sentencia sobre el caso Julen acaba de conocerse: el juez de lo penal de Málaga número 9 ha condenado al propietario de la finca donde se encontraba el pozo sin cerrar, al que cayó el pequeño Julen y del que ya no pudo salir con vida.

La condena es de un año de prisión (aunque no entrará en la cárcel) y 843.000 euros en concepto de indemnización a los familiares del fallecido.

Ha reconocido su responsabilidad en los hechos y ha depositado 25.000 euros con la intención de expresar su intención, ya que por su condición de insolvente no puede hacer frente a los gastos que generó el rescate del pequeño ni a la indemnización de los familiares. Por eso abonará mensualmente una cantidad de 50 euros para ir, poco a poco, cumpliendo su condena.

El condenado ha pedido perdón a los padres del niño, tanto en el domicilio de la familia como en sede judicial. Precisamente no entrará en prisión, y la pena queda en suspenso al no tratarse de una persona peligrosa ni que tenga la intención de cometer delitos en el futuro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. O sea les deja gratis su terreno. Los padres dejan al rio que corretee sin vigilancia mientras ellos ha en una paella y el puro le cae el propietario del terreno? Ademas el habia mandado hacer las obras para cerrar el pozo y creia que estaba cerrado. Y los padres no tienen ningina responsabilidad? Por la caridad viene la peste…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − dos =