El Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid ha condenado a ocho años y cinco meses de inhabilitación a la actual alcaldesa en funciones de Gatón de Campos, del Partido Popular, Ana María Gago, por alterar el censo electoral en los comicios de 2015 para garantizarse la reelección, cuando, como así se comprobó a la postre, no hubiera necesitado de tal ardid puesto que su formación hizo ‘pleno’ de concejales. Otro “pucherazo” popular en Castilla y León

En la sentencia, el juzgador considera acreditado que la encausada cometió un delito de alteración maliciosa del censo electoral en concurso con otro delito de prevaricación por omisión, ya que la regidora hizo caso omiso a las advertencias de subsanación de las irregularidades que fueron advertidas por la Oficina del Censo Electoral, tras detectar un anómalo incremento del 40 por ciento en el número de personas empadronadas, primero el 3 de febrero y luego el 4 de marzo de 2015.

La condena impuesta, de ocho años y cinco meses de inhabilitación para el desempeño de cargo público de concejal y alcalde, apenas afectará a la condenada, ya que, posiblemente siendo sabedora del resultado que iba a tener la sentencia, ya no se presentó a la reelección en su Ayuntamiento el pasado mes de mayo.

Se trata de otro ejemplo de manipulación y corrupción del Partido Popular en Castilla y León, Comunidad en la que llevan gobernando 32 años y, si Ciudadanos no lo impide y repite alianzas como la de Andalucía o Madrid, seguirán campando a sus anchas.

Sin embargo, cabe destacar que los vecinos de Gatón de Campos, se deba al “pucherazo”, a la desinformación, o simplemente a la normalización que se haya provocado de estas situaciones absolutamente ilegales y que se llevan practicando desde hace años, han votado mayoritariamente, con un 86,36% de los votos, al Partido Popular y le han concedido otra vez una mayoría absoluta indiscutible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro − 1 =