El Juzgado de lo Penal número 2 de Bilbao ha condenado a una exconcejala de Urbanismo de Erandio a siete años de inhabilitación para ejercer un cargo público por un delito de prevaricación administrativa por permitir la actividad sin licencia de una chatarrería.

Llama la atención esta condena ejemplar a la ex edil del PNV, que bien podría sentar precedente para más de la mitad de concejales de Urbanismo de España. Todos los años, en todas las ciudades de más de 10.000 habitantes, se abre algún negocio en espera de la licencia de actividad, sin que eso suponga un problema para el propietario o empresa.

En la misma sentencia, se absuelve del mismo delito a su predecesor en el cargo y al alcalde de la localidad.

La única condenada, Itziar Koba, deberá además pagar una indemnización de 8.470 euros a la perjudicada, para sufragar los gastos del letrado que tuvo que contratar en el proceso que tenía por objeto demostrar que no se había inspeccionado la actividad de la chatarrería y que, por lo tanto, recibió un trato de favor por parte de la administración local.

De los tres acusados en este juicio, sólo Goikouria permanece a la hora de dictar la sentencia en su cargo como alcalde, ya que San Nicolás y Koba ya habían abandonado anteriormente el suyo al frente del área de Urbanismo, de manera que no tendrá repercusión en la composición de la administración local.

Artículo anterior“Los denunciantes de la corrupción vivimos en el desamparo institucional”
Artículo siguienteSeis años de cárcel para célula yihadista de Melilla
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre