martes, 22junio, 2021
23.9 C
Seville

El concepto machista de las fiestas de pueblo

Araceli Adalid Botia
Nací en 1988, el año de la primera Gran Huelga General que paralizó España, y eso marca. Me gradué en Ciencias Políticas y de la Administración Pública y cursé un Máster en Comunicación Política mientras transitaba la precariedad laboral, que me resisto a abandonar. Lucho contra ella y contra otras injusticias porque mis padres me educaron en la sensibilidad social. Sindicalista y militante en Izquierda Abierta, vivo enamorada de la vida, aunque a veces duela.
- Publicidad -

análisis

Casado, el del «no a todo», recurre los indultos ante el Supremo

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, el del "no a todo", continua con su delirio. El líder popular, lejos de buscar soluciones para...

La última de Casado: ahora va de víctima del terror indepe

Sin condición de perjudicado no se puede recurrir un indulto decretado por el Gobierno de España. De ahí que en las actuales circunstancias, ni...

Garamendi vuelve al redil tras sufrir la caza de brujas del PP y la caverna

En apenas un par de días, el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, ha pasado de defender los indultos a los presos soberanistas catalanes...

El país empieza a estar harto de la tabarra de Casado sobre los indultos

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de intentar un “cambio de régimen” en España. A su...
- Publicidad-

Ser feminista en un mundo machista es complejo por definición. Pero hay días, momentos y situaciones en que se hace muy cuesta arriba. La convivencia entre la forma de ver y vivir la vida de una mujer que cree y lucha por la igualdad es difícilmente compatible con la realidad.

Hace unos días salí con unas amigas a las fiestas de un pueblo. Hecho que en sí mismo carece de relevancia, ocioso por definición, un plan para pasarlo bien con las chicas. Hacía mucho tiempo que no salía de noche, al menos en modo festivo, y creo que esta circunstancia me hizo observar cada plano secuencia como no lo había hecho antes, o al menos reflexionar sobre ello. Lo fundamental es que, desde que llegué, no dejé de sentirme horrorizada, escandalizada por situaciones de lo más habituales y naturalizadas por una sociedad machista y misógina, con la que no me siento identificada y que me niego a calificar de “nuestra”. Básicamente, tres hechos centraron mi atención, teniendo en cuenta que íbamos a bailar y tomar unas copas al son de los ritmos de la orquesta de turno.

Sin embargo, la feminista que soy se sintió atacada. Nada más llegar al lugar del festejo, me doy de bruces con uno de los pecados capitales de esta sociedad patriarcal: la sexualización y mercantilización del cuerpo de la mujer. Con un frío de mil demonios, allí estaban medio desnudas las mujeres de la orquesta, mientras sus compañeros hombres sí tenían el derecho de protegerse de la bajada nocturna de temperaturas. Ofrecieron, en un 80% de su actuación, un espectáculo semi erótico cuya única finalidad parecía ser el deleite del público masculino. Para mayor irritación propia, pese a mostrar bastante más talento y mejores voces que los miembros masculinos de la orquesta, la misión femenina estaba relegada a una suerte de decoración escénica, despojadas de todo tipo de valor artístico más allá del de coristas con poca ropa. Carne, así eran exhibidas, como en el escaparate de una carnicería, pero con brillos y lentejuelas en los escasos centímetros de prendas que cubrían lo mínimo de su anatomía. Cosificadas, mujeres convertidas en cosas para el deleite visual de hombres.

Las letras de las canciones que allí se escuchaban me dieron la segunda bofetada de realidad. Nada más lejos del habitual repertorio de Los 40 Principales. En realidad, las mismas letras misóginas que nos inoculan diariamente mientras pensamos que “sólo escuchamos música”. Historias en las que la mujer encuentra el sentido de su vida gracias a la aparición de un señor que las completa. Incluso hay temas que incitan a la cultura de la violación. Se oyeron esa noche joyitas musicales que basta con encender la radio para escucharlas, del tipo «Si me has tentado, no puedes dar marcha atrás» de Alejandro Sanz o “Sí, yo hago la comida. Sí, yo me ocupo de la limpieza (…) Sí, tú eres el jefe y te respeto” de David Guetta.

Paso al tercer incidente de la noche, que calificaré como atentado del terrorismo machista. Las palabras son profundamente importantes, describen la realidad, y no me gustaría pasar por alto la agresividad que se desprende de lo que allí sucedió. Según pasaban las horas y sumando las copas, algunos varones se sentían con mayor derecho a violentarnos con sus obscenas e indiscretas miradas. Así, como si fuéramos un objeto de carácter público del que todo el mundo pudiera hacer uso. La cosa empeoró cuando las miradas dieron paso a las palabras y tuvimos que escuchar las valoraciones que algunos individuos hacían de nuestras personas, cómo si nos importara, cómo si alguna hubiésemos preguntado su opinión. El momento crítico llegó cuando un chico al que no conocíamos de nada decidió hacer uso “del derecho que le da su testosterona” para tocar físicamente a una de mis amigas. Quizás recordó a Maluma cantando “Estoy enamorado de cuatro babies, siempre me dan lo que quiero, chingan cuando yo les digo”. ¿Cómo se supone que debemos enfrentarnos a estas situaciones? Nos fuimos. Habíamos tenido suficiente “fiesta” por esa noche.

Sé que no soy solo yo y que lo que sucede, aún siendo habitual, no debería ser normal. Pero a veces me siento como niño del Sexto Sentido con sus fantasmas. En mi caso, por las noches veo mucho machismo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

6 Comentarios

  1. Pretende que los hombres sean todos asexuales, y entonces su lucha será porque ya no se las mira. Claro ejemplo de que el feminismo deja paranoicas e infelices a las mujeres.

  2. Mi más sincera enhorabuena a la autora de este artículo por la valentía demostrada en el mismo, denunciando una situación que ofende a muchos que la quieren normalizar.

    ¡Bravo!

  3. Mi más sincera enhorabuena a la autora del artículo por la valentía demostrada al denunciar una situación que algunos tratan de normalizar. Personas que seguramente se sientan ofendidas al leerlo.

    ¡Bravo!

  4. Que bueno, que hayas plasmado el día a día que sufrimos TODAS las mujeres, en fiestas de pueblos, al andar por las calles, esperando el autobús…Y así, se nos va la vida!
    Queda mucho por aprender y más viendo los comentarios dejados por «P» y «S» lloro y río a la vez.
    La lucha sigue Señorita Adalid, que nunca nadie le quite esa fuerza y esa valentía de decir lo que piensa en cada momento.

    Muy buen artículo, nos vemos en las calles!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Wimbledon a la vuelta de la esquina

Roland Garros se ha cerrado con una sorpresa que no lo es tanto. La parte sorprendente es que Rafa Nadal, el rey de la...

La pandemia más allá de las cifras 2021

Una visita al centro de la información internacional  de Covide en Baltimore. Necesita Seguro de Salud: Puede ser elegible para cobertura gratuita o de...

La respuesta de un Catedrático de Derecho sobre indultos a este reportero se hace viral en redes sociales

En este video aparece un reportero que pregunta, aparentemente al azar, en la calle, a un hombre sobre los indultos. Lo hace con mascarilla...

La prensa internacional apoya la decisión de los indultos

La prensa internacional, concretamente dos de los diarios más relevantes, han acogido con buen grado la noticia sobre los indultos a los presos políticos...
- Publicidad -

lo + leído

Wimbledon a la vuelta de la esquina

Roland Garros se ha cerrado con una sorpresa que no lo es tanto. La parte sorprendente es que Rafa Nadal, el rey de la...

La pandemia más allá de las cifras 2021

Una visita al centro de la información internacional  de Covide en Baltimore. Necesita Seguro de Salud: Puede ser elegible para cobertura gratuita o de...

La respuesta de un Catedrático de Derecho sobre indultos a este reportero se hace viral en redes sociales

En este video aparece un reportero que pregunta, aparentemente al azar, en la calle, a un hombre sobre los indultos. Lo hace con mascarilla...

La prensa internacional apoya la decisión de los indultos

La prensa internacional, concretamente dos de los diarios más relevantes, han acogido con buen grado la noticia sobre los indultos a los presos políticos...