Pedro Kam era periodista. También divorciado. Herido por dentro. Fracasado. Decidió probar suerte como reportero de guerra.

Un cambio.

Eligió Angola.

Una contienda larga. Célebre. Lejos de casa. No pretendía conseguir fama. Ni dinero. Sólo descubrir si había una bala con su nombre escrito. La había.

Ahora se pueden leer maravillas acerca de él. Su valor. La agilidad de sus textos. En todos los diarios. A los periodistas, pasa en todos los gremios, les encanta hablar bien de sus compañeros. Cuando están muertos.

 

(Relato, y capítulo, número 53 de El Año del Cazador, obra singular en la historia de la literatura que le regaló a Javier Puebla el título de primer escritor en la historia de la literatura en escribir un cuento al día durante un año. La mecanografía para esta edición en digital para Diario 16 ha sido generosidad de Walter Flores Delmal).

 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa hipocresía de los institucionales
Artículo siguienteLAVAPIES: No soy racista, tengo muchas amigas de color
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre