La tecnología encuentra su mejor aplicación cuando se utiliza como herramienta de resolución de problemas; por ejemplo, la “inmersión total” es una forma muy conveniente de acelerar el aprendizaje de un idioma porque es necesario utilizarlo constantemente para completar las actividades diarias. Sin embargo, no siempre es posible trasladarse a otro país.

La tecnología te permite experimentar algunos de los beneficios de la inmersión total: por ejemplo, gracias a la nueva generación de mensajes y redes sociales, puedes comunicarte con personas que dominan el idioma que deseas aprender. Veamos juntos cómo la tecnología puede ayudarte a aprender un nuevo idioma.

Personalización

Todo el mundo es diferente. Cada uno de nosotros tiene sus propios gustos, preferencias y formas de aprender cosas nuevas. Lo mismo ocurre con el aprendizaje de nuevos idiomas. Algunos prefieren un programa estructurado ya establecido, mientras que otros prefieren un curso flexible. Por ejemplo, plataformas como Preply facilitan la búsqueda de profesores nativos de todo el mundo y la creación de un curso de estudio personalizado.

Interactividad

Los instrumentos de colaboración fomentan un sentido de comunidad junto con actividades de aprendizaje interactivo, permitiendo a los estudiantes participar en las lecciones cuando les conviene y eliminando las barreras de espacio y tiempo. En general, las experiencias de aprendizaje basadas en la tecnología fomentan un compromiso más constante entre los estudiantes, dándoles acceso a ellas las veinticuatro horas del día y desde cualquier parte del mundo. Además, el sistema de incentivos, como la competencia, ha demostrado ser una forma eficaz de perfeccionar la comprensión del lenguaje. El juego, las puntuaciones y otros elementos similares ayudan a animar a los nuevos estudiantes a mejorar sus habilidades lingüísticas. Aplicaciones como Duolingo utilizan estos incentivos.

La tecnología también ofrece muchas herramientas para ayudar a los estudiantes en tiempo real. Los estudiantes pueden encontrar ejemplos reales y contemporáneos de los idiomas que están aprendiendo, en lugar de sólo ejemplos estáticos tomados de los libros de texto tradicionales. Facebook, LinkedIn, Instagram y Twitter ofrecen una visión general diaria de la práctica del aprendizaje de idiomas para los estudiantes que desean combinar el consumo de las redes sociales con la práctica del aprendizaje de idiomas.

Promueve la participación de los estudiantes

La tecnología puede hacer que el aprendizaje de idiomas sea más eficaz incluso en contextos tradicionales. Por ejemplo, los estudiantes pueden registrarse utilizando el idioma que están aprendiendo y llevar las grabaciones al aula para que los maestros las revisen y evalúen. Los estudiantes pueden utilizar la tecnología durante la lección para comunicarse entre sí a través del chat de texto, en lugar de hablar, lo cual es beneficioso para el proceso de aprendizaje del idioma porque permite a los estudiantes tener tiempo para pensar y revisar sus resultados.

Una verdadera ayuda para los profesores

No sólo los estudiantes se benefician de la tecnología para el aprendizaje. La tecnología puede permitir a los maestros monitorear el nivel de sus estudiantes en tiempo real, proporcionando datos valiosos sobre lo que los estudiantes necesitan practicar. Con esta información, los profesores pueden adaptar sus actividades de clase y su enfoque de enseñanza a las necesidades de los estudiantes, haciendo que todo el proceso sea aún más eficiente y eficaz. Por ejemplo, una maestra que sabe que todos sus alumnos tienen dificultades para escuchar diálogos que incluyen el tiempo futuro puede decidir revisar ese tiempo verbal en clase.

En resumen, como en cualquier contexto educativo, la tecnología puede ser una herramienta valiosa del enfoque integral del estudio de idiomas cuando se utiliza para resolver estratégicamente los problemas y/o enriquecer el proceso de aprendizaje.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre