Seguimos en la época en la que perdemos más cabello que en otros meses del año, como son los de primavera o verano, debido a que los rayos del sol ejercen un menor estímulo sobre el cuero cabelludo. En consecuencia, los especialistas aconsejan que debemos actuar de tres formas para volver a recuperar su fuerza y brillo habituales: buscando un corte de pelo favorecedor; escogiendo los productos de higiene para el cabello adecuados; y, sobre todo, sometiéndonos a algún tratamiento específico.

En cuanto al corte de pelo, los expertos lo tienen claro. «Cuando el cabello se cae en exceso siempre recomiendo llevarlo muy corto, de esta forma se manipula muy poco y se agrede menos«, asegura Carlos Fernandez, coach formador de Franck Provost. Sobre el segundo apartado, los productos de higiene, las opciones en el mercado son muchas, por lo que es importante acudir a un experto de confianza para que valore nuestro caso en concreto, si bien los expertos se atreven a recomendar determinados productos de forma generalizada.

«Para esta temporada de otoño, recomendamos aplicar ampollas para la caída para frenarla y favorecer la construcción de un cabello fuerte desde la raíz», afirma Moncho Moreno, director de su propio salón en Madrid. «Siempre recomiendo usar aminexil al menos dos veces al año para prevenir y alargar la vida del cabello», dice Carlos Fernández por su parte. «Hay algunos alimentos cómo pueden ser el germen de trigo y la ingesta de vitaminas B6 y B12 que nos ayudan de forma natural a fortalecer el cabello y favorecer su buen estado evitando la caída estacional de pelo», advierte Patrick Phelippeau, director de la marca Jean Louis David.

Phelippeau apuesta no solo por tratar el cabello con productos anticaída, sino también por trabajar la prevención a partir de la buena alimentación con una dieta rica en vitaminas y alimentos «ricos en carnitina ––carne de ternera, cerdo, bacalao o aguacate–– que complementen la acción de productos específicos eficaces, como el aceite de ricino, que nutre las raíces y las fortalece»; la del tratamiento reparador para el cabello, “fundamental para que luzca sano y brillante»; y también los efectos positivos de «un masaje en el lavado ––de dos o tres minutos–– para suavizar el cuero cabelludo de modo que se estimule la circulación y se oxigene la zona».

Y si estas medidas no tuvieran los efectos deseados en las seis semanas posteriores a su aplicación, Phelippeau recomienda acudir al dermatólogo porque «puede que exista otro agente perturbador además del cambio de estación (estrés, desorden orgánico, etc.)» que esté afectando a la caída del cabello.

También es importante elegir correctamente los productos con los que nos lavamos el pelo a diario, porque pueden tener un efecto directo sobre la caída del cabello. «Para el cabello débil y delicado se debe usar champú, acondicionador y productos de styling que contengan proteínas y aminoácidos que ayuden a reforzarlo», asegura Sandra Clavero, directora de formación de Cotril España, que insiste sobre todo en la importancia de que el champú escogido no seque el cabello y en la importancia de cómo aplicar el acondicionador para reforzar la fibra: «La salud del cabello empieza desde la raíz. Por eso, hay que empezar desde la raíz hacia la puntas y no al revés», aconseja.

Clavero insiste además que se debe huir de químicos, como los tintes, ya que pueden causar daños irreversibles en las fibras, y de las herramientas de peluquería que funcionen gracias al calor, porque pueden provocar la rotura capilar.

Finalmente, la ciencia ha desarrollado tratamientos específicos para recuperar la vida del cuero cabelludo. Un ejemplo son los famosos transplantes basados en aplicar un concentrado de plaquetas existente en el plasma ––estéril y acelular–– del propio paciente, como el que realizan en la madrileña Clínica de la Fuente. Desde dicho centro se explica que el tratamiento consiste en una preparación autóloga del plasma, con lo que se consigue que dentro de las plaquetas se alojen los factores de crecimiento con capacidad de reparar y regenerar los tejidos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorReducir opresiones
Artículo siguienteLugares
Licenciado en Historia, Escenografía teatral y con estudios de periodismo. Escribo en diferentes medios digitales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − quince =