Para empezar, debemos aclarar que son los ácaros. Estos pequeños organismos pertenecen al orden de los arácnidos y frecuentemente son extremadamente diminutos, llegando a medir tan solo 0.1mm.

Están presentes en todos los ambientes (terrestres y acuáticos) y en muchos casos son parásitos que puede diseminar y provocar numerosas enfermedades infecciosas y alergias, tales como la escabiosis (sarna), eccemas, asma bronquial, rinitis, entre muchas otras. Si sufres de algunas de esas afecciones, debes investigar acerca de los  síntomas de tener alergia a los ácaros, ya que podrían deberse a ellos.

Consejos para prevenir y eliminar los ácaros

Estos indeseables inquilinos están presentes en cualquier casa y suelen ser más abundantes  durante las estaciones de más calor o humedad elevada. Se ocultan particularmente en los dormitorios, en lugares como alfombras, moquetas, edredones, sábanas, colchones, almohadas y cojines de los muebles.

De hecho, las camas constituyen uno de los  ambientes ideales para los ácaros, debido al calor de nuestro cuerpo y las escamas de piel que se depositan en ellas, producto de la renovación natural de nuestra piel, y que forman parte de la dieta de muchos de estos microrganismo.

Aunque nunca los podamos eliminar del todo, hay diferentes métodos para minimizar su presencia y controlar su reproducción. Para que te deshagas de estos molestos arácnidos, te traemos unos consejos de cómo prevenir los ácaros en casa

  • Mantén aseado tu hogar: No solo disminuirás la presencia de ácaros, también eliminarás  otros alérgenos como el polen, caspa y pelos de animales, polvos inorgánicos, etc. Para ello es muy útil el uso de aspiradores con filtros HEPA y sistemas ciclónicos ya que garantizan una retención casi absoluta de todos estos agentes perjudiciales (hasta un 99.99%). Si quieres conocer más al respecto echa un ojo a www.mundoaspirado.com; allí encontrarás el aspirador que andas buscando para la erradicación de los ácaros de tu hogar.
  • Aunque el lavado no acaba por completo con su presencia, los ácaros son susceptibles al agua a una temperatura igual o mayor a 55°C (131°F), eliminándolos hasta en un 90%. Puedes usar detergentes especiales para su eliminación, lejía o desinfectantes. Se recomienda cambiar y lavar las sábanas y las almohada al menos una vez por semana. También puedes exterminarlos por congelación, lo que es ideal para ropa y lencería delicada o peluches. Luego deberás lavarlos igualmente.
  • Como ya hemos dicho, los ácaros (y otros alérgenos) prosperan en ambientes húmedos y cálidos. Unos de las recomendaciones para mantenerlos a raya es conservar la humedad relativa de tu hogar por debajo del 50 por ciento. Para ello puedes utilizar deshumidificadores o aparatos de aire acondicionado.
  • Asimismo, es recomendable el uso de purificadores y filtros de aire ya que eliminan heces y restos de ácaros que pueden estar flotando en el aire. No obstante, debes buscar equipos de calidad profesional con propiedades anti-microbianas para que sean realmente efectivos.
  • Cambia tus viejas sábanas, colchones y almohadas por versiones antiácaros y anti alérgicas.
  • Guarda tu ropa en sitios cerrados para evitar que se empolven.
  • También es recomendable el uso de vaporetas o aspiradoras con función de vapor para higienizar los pisos.
  • Al limpiar los pisos, puedes usar aceites esenciales antiácaros, tales como canela, hierba luisa, menta piperita, lavanda, etc.
  • Es conveniente aspirar o aplicar vapor periódicamente a todos aquellos sitios donde los ácaros puedan esconderse (alfombras, cortinas, muebles, colchones, almohadas tapizados, etc.). Las sustancias acaricidas pueden ser muy útiles.
  • Elimina todos aquellos objetos innecesarios de tu decoración, ya que contribuyen a la acumulación de polvo.

Recetas caseras para elaborar tu propio repelente de ácaros

Existen sustancias que pueden alterar el ambiente donde los ácaros proliferan, favoreciendo su eliminación o ralentizando su reproducción. En seguida te traemos algunas fórmulas que puedes hacer tú mismo en casa:

  • Mezcla 1 taza de bicarbonato de sodio (150 g) con 10 gotas de aceite esencial de árbol de té y espárcelo sobre muebles, cojines o colchones. Deja que actúe durante una hora, luego cepilla bien la superficie y usa una aspiradora para eliminar los restos. Es recomendable hacerlo una vez al mes.
  • Diluye ½ taza de vinagre blanco en ½ taza de agua (unos 125 ml). Luego puedes rociarlo sobre las áreas que quieras limpiar con un spray o atomizador, deja que haga efecto durante unos 5 minutos y retíralo con un paño. Si lo aplicas sobre tu colchón, es recomendable que lo dejes orear en un lugar ventilado durante varias horas. Se sugiere un uso de hasta 2 veces por semana, en caso de alergias graves o persistentes.
  • Haz una solución de 20 gotas de aceite esencial de eucalipto y 10 gotas de aceite de limón en ½ taza de alcohol etílico, colócalo en una botella atomizadora y agita bien hasta homogeneizar. A continuación,  rocíalo sobre colchones, edredones, cojines, almohadas, etc.
  • Coloca 2 cucharadas de anís, 1 cucharada de clavos de olor y 3 cucharadas de flores de lavanda  en 1 taza de agua (250 ml). Hierve la mezcla en una olla durante 5 minutos y déjala enfriar. Tamiza el líquido en un colador y guárdalo en un atomizador. Rocía tu cama, almohadas y edredones al menos 2 veces por semana.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre