En un brillante ensayo, Justo Navarro nos convidaba a reflexionar sobre cómo el sistema nos moldeaba y nos inculcaban sus principios y valores a través de algo tan anodino y desapercibido como lo son los videojuegos. Mediante un discurso muy lumínico y certero, nos advertía como se nos enseñaba los diferentes modelos que iban a dirigir y guiar nuestras vidas. Así conceptos como trabajo y recompensa -si consigues un determinado nivel, obtendrá un rédito determinado-. No cuestiones el orden -si sigues las reglas del juego, puedes ganar-. Aunque siempre nos ofrecía ese Game Over al final que nos dejaba exhaustos y destruidos al saber el tiempo que habíamos empleado para conseguir algo tan volátil y efímero que, al final, no servía para nada.

Pero los videos juegos son solo la punta del iceberg. En esta sociedad tan estructurada y controlado, estamos en la era del BIG DATA. La necesidad de atesorar información de los ciudadanos para saber cuáles son sus inclinaciones y necesidades. Cuáles son sus ilusiones y sus medios. Algunos sistemas de redes de información ya están catalogan los sentimientos en las reacciones a sus publicaciones. Ya no se conforman con saber si estás de acuerdo o no. Ahora quieren saber qué sientes, qué piensas, qué te conmueve. El objetivo es claro. Descifrar y controlar las emociones.

Para ello, no han escatimado en crear auténticas ciudades tecnológicas, donde deciden, entre pecado y pecado capital, secuestrarnos. La condición del ser humano es muy clara y sus puntos débiles, también-. Tinder, con la lujuria; Whatsapp, con la ira; Facebook, con la soberbia; Instagram, con la envidia; Twitter, con la pereza; Linkedin, con la avaricia; y Masterchef, con la gula –broma, aparte-.

La última ocurrencia de los poderes fácticos ha sido, siguiendo el modelo establecido por el miedo, empezar a inculcarnos la necesidad de aumentar la seguridad a la hora de acceder a nuestras cuentas corrientes por medio de las apps. No solo se conforman con la consabida contraseña y en enviarnos un código secreto vía móvil, sino que ahora, al parecer, quieren mejorar nuestra seguridad y desean implantar un tercer sistema de aseguración. Están entre el reconocimiento fácil, la huella dactilar y el marcador del iris. Aún lo están debatiendo, claro están. No saben a ciencia cierta cuando lo van a implantar –que lo harán-, ni tampoco cómo lo van a desarrollar –que ya lo habrá hecho-. Pero lo bonito y gracioso del tema es que ya se está debatiendo –aún no sé en dónde, habrá que buscar-. Y lo más ingenioso es que al final acabarán con salirse con las suyas. Total, somos sus rehenes y eso nadie lo va a cambiar. Llámelo usted dictadura, democracia o lo que su conciencia más se sienta feliz al articular la palabra clave. Pero les pertenecemos. Ahora solo hay que espera cuando logrará conseguir su objetivo final, controlar nuestras almas, si es que ya no lo han conseguido.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorAyuso es virus
Artículo siguienteInocente tras haber sido denunciado de malos tratos en el ámbito familiar
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre