Desde que se inició la crisis del Covid-19, se está hablando de cómo hemos llegado a esto, y nos basamos en y nuestros propios prejuicios para juzgarlo. Sin embargo para poder analizar qué ha pasado, hay que entender la responsabilidad de quien tiene que tomar las decisiones, evaluando según la información que se tiene en cada momento y sopesando el coste humano, social y económico de cada decisión.

Sin mirar muy atrás, sin hablar ni de la “Gripe Española” ni de las gripes asiáticas del 57 o del 68, las grandes referencias cercanas son seguramente la Gripe A, el SARS, el MERS y el Ébola.

En el caso de la Gripe Aviar (H5N1), desde la primera detección en Hong-Kong en 1997 hasta que aparece un subtipo de la Gripe Aviar en Europa pasaron dos años. La primera medida del Gobierno de Aznar, fuera de las medidas veterinarias convencionales, la constitución del Comité  Ejecutivo  Nacional  para  la  prevención,    el    control    y    el   seguimiento    de    la    evolución    epidemiológica   del   virus   de   la   gripe, se toma en el 2003. Habían pasado seis años.

La gran alerta internacional de la Gripe Aviar salta en 2005, con 94 casos confirmados. Sin ningún caso confirmado en España, el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, compra entre abril y octubre más de 7 millones de vacunas, se constituye una  Comisión permanente para el seguimiento y análisis de la Gripe A, se desarrollan los protocolos correspondientes. Desde 1999 que aparece hasta que llega a España en 2006 habían pasado nueve años (8 de ellos prácticamente sin ningún tipo de medida).

El SARS, un primo cercano del COV-19, aparece también en China en noviembre de 2002 con una tasa de mortalidad del 10% (por compararlo, el COV-19  tiene una tasa de mortalidad estimada entre el 0.7% y el 6,8%).  En el caso del MERS, que aparece en el 2012, el primer caso se produce el 8 de mayo 2013 en Francia y el primer caso importado en España en noviembre de 2013, realizándose un seguimiento del caso hasta su resolución.  Tanto el MERS, como el SARS y el ébola fueron contenidos mediante medidas estándar de salud pública establecidas por un desconocido en ese momento Fernado Simón.

¿Qué ha pasado con el COVID-19? El 31 de diciembre, se produce en Wuhan, China, el primer brote, con 27 afectados. El 8 de enero se detecta el primer afectado fuera de China, en Corea de Sur. Organización Mundial de la Salud en esos momentos, presionada por China, defiende la capacidad de contención de la enfermedad. Se entendía que no había una transmisión comunitaria sostenida, que el número de fallecidos no hacía pensar que fuera una enfermedad grave, según los datos chinos puestos hoy en duda. Los primeros casos en Europa se confirman el 24 de enero en Francia  y el 28 de enero  en Alemania, siendo los primeros focos europeos.

¿Qué se hace desde el Gobierno de España? ¿Qué hacen las Comunidades Autónomas? Recordemos que estamos en España, la competencia sanitaria está transferida a las Comunidades Autónomas.

Siguiendo los protocolos del Ministerio de Sanidad, se empiezan a extremar las precauciones para la detección temprana de casos y las primeras medidas de protección. El mismo día 24 de enero, el Ministerio de Sanidad aprobaba el protocolo de actuación frente a nuevos casos (¿nos acordamos de Aznar, 6 años antes de la primera medida?) la policía nacional empezaba a repartir mascarillas y guantes en todos los vuelos provenientes de China. Se indica que se extreme el seguimiento y control de posibles casos realizando análisis cuando haya sospechas de posible infección. El objetivo es controlar que el virus entre y en caso de que entre en España.

¿Qué había hecho Alemania? Activar sus medidas de control un día después de España, el 25, y pone carteles informativos en los aeropuertos mientras el Instituto Robert Koch (IRK), hace análisis a los casos que se detecten como sospechosos, y la agencia federal responsable comunica que  considera  «pequeño» el riesgo para las personas de la enfermedad respiratoria.

Durante todo el mes de febrero los sistemas de salud en España reciben tanto la información de la OMS como del Ministerio de Sanidad, y en su autonomía, toman sus decisiones y activan sus protocolos en coordinación con el Ministerio.  El 4 de febrero Salvador Illa convoca al  Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) en sede ministerial. Apenas 22 días  después de su toma de posesión, en base al art. 14 de la Ley General de Salud Pública asume la gestión de la alerta en coordinación con las Comunidades Autónomas y se crea el comité de coordinación de interministerial para el COVID-19. Madrid el 6 de febrero envía indicaciones para el manejo de posibles casos de coronavirus e informa de que han tomado las medidas necesarias. El Gobierno Andaluz, crea el día 10 un grupo de trabajo, presenta un plan de respuesta y formación y asegura que dispone de todo lo necesario para afrontar la crisis. Podemos encontrar medidas y declaraciones similares en toda España, ningún consejero habla durante febrero de la urgente necesidad de compras extraordinarias, de reclamar al Ministerio más medidas, ni de la escasa preparación de sus hospitales.

El día 19 de febrero el Valencia F.C. juega en Milán con el Atalanta ante 40.000 aficionados de Bérgamo. El día 20 de febrero se habían dado de alta los dos únicos casos detectados en España, ambos contagiados fuera de España (el ciudadano alemán de la Gomera y el británico de Palma). En Italia había 16 casos en el norte de Italia, 14 en Alemania, 7 en Francia, 5 en Reino Unido. Ningún país de Europa limita la libre circulación con Alemania, ni con Italia, ni con Francia ni con Reino Unido. Ningún país Europeo plantea controlar cualquier acceso realizado desde Alemania ni desde Italia, los dos países europeos más afectados (recordar que según el proyecto Nextstrain de análisis de genético, el virus se introdujo en nuestro país en tres mutaciones, dos que venían de China y Reino Unido y una tercera que procedía de Alemania vía Italia).

A mitad de febrero la Unión Europea traza un plan para realizar una compra conjunta de material a nivel internacional. El Ministerio de Sanidad dio el día 21 de febrero orden «urgente» para que le remitieran todas las comunidades las necesidades de material de protección para los centros hospitalarios, con el fin de proceder a la compra conjunta de la Unión Europea de más material de protección individual para hacer frente al brote de coronavirus.

 El hecho es que ningún gobierno europeo ha decretado las medidas que ha tomado el Gobierno de España con la antelación que éste lo ha hecho. Las primeras medidas de alejamiento se tomaron en España cuando los infectados detectados saltaron de 589 el día 8 de marzo a 1.200  el día 9 y el confinamiento con  4.231. Casos que se habían producido en febrero, pero que por el periodo de incubación de detectan en marzo. Italia decretó la cuarentena cuando contabilizaba 7.375 casos, Francia con 6.573, U.K. con 5.687 y Alemania ha recomendado medidas de alejamiento con 21.463 casos. Una cosa es la demagogia y el populismo, y otra los hechos. Se han cometido fallos, sin duda, estos siempre se van a cometer en la gestión de las crisis, pero la crisis lo que evalúa principalmente son protocolos y sistemas sanitarios. Las críticas son legítimas y necesarias, pero tendrían que tener una base en los hechos, no en los intereses políticos ni en los prejuicios de respecto de un gobierno que no ha cumplido 100 días. 

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorVicissituds
Artículo siguienteQué ocurre cuando la familia no tiene internet en casa
Consultor y abogado hispano-colombiano, ha desarrollado su carrera profesional en el ámbito del asesoramiento empresarial y el desarrollo local entre España y América Latina. Tras participar en distintas responsabilidades en entidades de la economía social en Andalucía, actualmente compagina su actividad profesional con la docencia y el desarrollo de proyectos de cooperación.

2 Comentarios

  1. Este periódico ha estado riéndose del covid durante todo el mes de marzo, diciendo que era una «aficionado» comparado a la gripe común y que, según vosotros, la gripe mata a 15000 personas al año (este dato no lo tenéis bien por cierto, son unas 6500). Aplicaros el cuento, la prensa también es culpable de la expansión de virus. Por cierto, este artículo proporciona muchos datos, pero oculta otros mucho más importantes. Lo fácil que es engañar a las personas. Si una persona ve los datos de todo Europa en estos momentos sin saber nada, ya me dirás qué pensaría sobre España, peor gestión de todo Europa con Italia? Pregúntate quién es el responsable de los miles de muertos que hay en residencias sin contabilizar. Ah cierto, que ese es Pablo Iglesias, si llega a ser otro partido no se hablaría de otra cosa

  2. Pequeño detalle, la competencia exclusiva de emergencias sanitarias es del ministerio de sanidad, al que avisaron el 30 de enero desde la ONU, entre otros, desaconsejando actos multitudinarios.
    Intentan repartir la responsabilidad, para que en el fondo no sea de nadie.
    Su pésima gestión nos está costando miles de muertos
    El responsable es el gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que no disimulen.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre