Hemos vivido y estamos viviendo una situación sin precedentes y que ni siquiera hace pocos meses habríamos podido imaginar y es por esto, que hay un gran interés social en saber si la experiencia tendrá consecuencias en nuestra salud mental, sobre todo por el confinamiento que hemos vivido y que no descartamos tener que volver a vivir si surgiese algún rebrote del virus.

La universidad de País Vasco, con la colaboración de otras universidades como la de Barcelona, Murcia, Granada, Miguel Hernández de Elche y la UNED, han llevado a cabo un importante estudio en España en el que han participado casi 7000 personas de entre 18 y 92 años y cuyo objetivo ha sido precisamente desgranar las consecuencias de la COVID 19 y el confinamiento a nivel psicológico.

Las principales conclusiones que refleja el informe son las siguientes:

  • El 46% de los participantes confirman haber experimentado un incremento de su malestar psicológico (este porcentaje aumenta en mujeres y jóvenes).
  • Un 78% de los encuestados destacan que han visto aumentar la incertidumbre con ansiedad y/o miedo. Este porcentaje es incluso mayor entre quienes han tenido síntomas o han contraído la enfermedad o los que han perdido su empleo de forma parcial o total durante esta crisis.
  • El 43% ha incrementado los sentimientos depresivos, pesimistas o de desesperanza.
  • Un 44% de las personas del estudio han visto decrecer su optimismo y confianza.
  • El 47% ha aumentado su irritabilidad y enfado.
  • El 40% de los participantes afirma que ha aumentado su consumo de alimentos de alto contenido calórico, a lo que se suma que el 46% redujo la práctica de ejercicio físico.
  • El 70% de las personas implicadas en el estudio han referido usar más las redes sociales, un 67% consumir más televisión y un 64% más videojuegos.
  • Los investigadores han establecido que pueden ser más de 100.000, las personas que podrían presentar problemas de complicación en el duelo en los próximos meses.

Las conclusiones de este estudio y de otros que se han realizado, han evidenciado que el coronavirus y todo lo que ha traído, además de suponer una amenaza para la salud física también ha puesto en jaque la estabilidad psicológica.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que el ser humano por naturaleza tiene un gran potencial resiliente, es decir, tiene la capacidad de salir fortalecido en condiciones adversas o traumáticas, afrontando eficazmente las crisis. Es por esto que la gran mayoría no va a necesitar apoyo profesional para superarlo.

Mis recomendaciones para aquellos que puedan estar en un momento de recuperación del bienestar emocional son las siguientes:

  • Reconocer y aceptar las emociones que estamos sintiendo en cada momento. Típicamente ahora, el miedo. Es una respuesta adaptativa y que nos previene de peligros pero que puede llegar a bloquearnos si no la gestionamos adecuadamente.
  • Apoyarnos y recibir el apoyo de familiares y amigos ya que esto es fundamental para superar las crisis. Las relaciones interpersonales son una fuente de bienestar psicológico y de prevención de patologías.
  • Reflexionar sobre nuestros pensamientos, a menudo son determinantes en la forma en que nos encontramos. Seamos amables con nosotros mismos, realistas, pero evitando entrar en bucle en pensamientos nocivos.
  • Cuidarnos y dedicarnos un tiempo todos los días para disfrutar de alguna actividad que nos guste.
  • La propia experiencia es una herramienta que muchas veces se nos olvida utilizar. Si repasamos las habilidades que ya hemos aplicado en el pasado para manejar otro tipo de circunstancias, seguro que encontramos múltiples herramientas para afrontar y tener bajo control nuestras las emociones.
  • Hacer ejercicio físico y/o aplicar técnicas de relajación.
  • Potenciar hábitos saludables (alimentación, higiene…).
  • Usar el sentido del humor, la risa puede ser una buena aliada.
  • Practicar la solidaridad y la gratitud. Dedicar todos los días unos minutos para tomar consciencia de un motivo por el que sentir agradecimiento o reconocimiento, esto nos ayuda a quedarnos con lo bueno.
  • Buscar ayuda profesional si la situación desborda y la persona no se vez capaz de superarlo con sus propios recursos.

Si tienes alguna duda y quieres contactar conmigo, puedes hacerlo enviando un email a pbellot.coach@gmail.com

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre