Una ortodoncia es realizada con la finalidad de estudiar, diagnosticar, prevenir y, finalmente tratar cualquier tipo de problemática que pueda presentarse en la estructura de nuestros dientes. Principalmente las ortodoncias son realizadas con la finalidad de corregir la forma y la posición de la mandíbula, logrando así una sonrisa mucho más hermosa y unos dientes más saludables.

El problema de realizarse una ortodoncia es que entre el material que suele colocarse sobre los dientes pueden alojarse muchas bacterias que, finalmente, terminarán afectando nuestros dientes, encías y boca. Para evitar esto es importante realizarse una buena limpieza y cuidado de las ortodoncias.

¿Cuál es el mejor método para cuidar y limpiar las ortodoncias?

Tanto los dentistas como los expertos coinciden en que uno de los mejores métodos para cuidar y limpiar ortodoncias es el uso de irrigadores dentales, productos que se convierten en perfectos complementos para los cepillos dentales, para el hilo dental y para el enjuague bucal.

Pueden conocer mucho más sobre irrigadores bucales y cuáles son los mejores del mercado en esta web, en ella encontrarán una lista de los mejores 5 irrigadores con sus aspectos positivos, negativos e incluso una pequeña explicación del producto.

Un dato interesante sobre el cepillado de los dientes

Es posible que no lo sepan, pero el cepillado de los dientes solo logra deshacerse de un 60% de las bacterias alojadas en nuestros dientes, es decir, de la placa bacteriana (este porcentaje baja un poco cuando tenemos ortodoncias), esto significa que todavía un 40% (o más para el caso de las ortodoncias) de las bacterias seguirán alojadas en nuestros dientes.

Este dato demuestra claramente la necesidad de utilizar otro tipo de productos que puedan ayudarnos en nuestra limpieza bucal diaria y la verdad es que el enjuague bucal y el hilo dental son complementos muy buenos, pero, nada iguala los resultados de los irrigadores bucales.

Los irrigadores dentales son aparatos muy parecidos a los que utiliza el dentista, la finalidad de estos es expulsar agua a presión para lograr eliminar cualquier resto que pueda quedar entre nuestros dientes luego de cada comida. La ventaja de este producto es que puede utilizarse cuantas veces al día deseemos, siempre y cuando la limpieza se haga con mucho cuidado.

¿Cuáles son los tipos de irrigadores dentales que existen?

La verdad es que cualquier tipo de irrigador bucal funciona como un excelente complemento para personas con ortodoncia o simplemente para quienes queremos cuidar más nuestra salud bucal, pero, existen básicamente dos tipos de irrigadores dentales que pueden adaptarse de mejor forma a lo que puedan necesitar:

  1. Irrigadores portátiles. Los irrigadores portátiles son menos potentes pero mucho más sencillos de utilizar. No ocupan casi espacio y son bastante cómodos.
  2. Irrigadores fijos. Los irrigadores fijos son aparatos un poco más grandes, no suelen ser cómodos para espacios pequeños. A pesar de ello, suelen ser mucho más completos y pueden ser utilizados por toda la familia (usando un cabezal por persona), además traen diferentes cabezales para una mejor limpieza.

Nunca dejen de cuidar su salud bucal, mucho menos si tienen una ortodoncia para mejorar la forma y la apariencia de sus dientes y boca. Un irrigador dental es un producto muy económico para los resultados que puede ofrecer, incluso muchas personas dicen que se han evitado muchas visitas al dentista al tener estos aparatos en su hogar. Queda ahora en ustedes el decidir si vale la pena hacer una pequeña inversión en un producto de tanta utilidad para el uso diario.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Acabo de ponerme una ortodoncia y mi dentista me ha recomendado que me compre un irrigador bucal.
    Ahora ya sé lo que es, asi que compraré uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 4 =